elEconomista.es

Dime qué tipo de inversor eres y te diré lo que puedes ganar en la bolsa

Es difícil alcanzar una meta si no es realista, y esta máxima también es aplicable al mundo de la inversión. Según una encuesta publicada por Natixis IM este verano, realizada entre más de 9.000 inversores de todo del mundo, de los cuales 400 eran españoles, el 71% de ellos se ha marcado como objetivo conseguir una rentabilidad real (descontada la inflación) del 10,7% este año, tras vivir en 2018 uno de los ejercicios más difíciles de la década, y del 11,7% a largo plazo. Y los españoles, conservadores por naturaleza, con una parte significativa de sus ahorros en depósitos, que apenas rentan un 0,05%, y ladrillo, aspiran a rendimientos todavía más elevados, del 13,6%, imposibles de alcanzar sin asumir riesgo.

elEconomista.es

La FED debe hablar más claro

William Dudley, el expresidente inmediato de la Reserva Federal de Nueva York, creó recientemente polémica cuando pidió a la Fed que considerara el impacto de sus políticas en las elecciones de 2020. De hecho, Dudley mostró realismo al observar que la Reserva Federal puede influir en la política, a veces con profundas implicaciones para el curso de los Estados Unidos. Pero eso no significa que sus recomendaciones fueran acertadas.La lógica de Dudley era sencilla.

elEconomista.es

Sin armas frente a la desaceleración

La banca no es un buen negocio en tiempo de crisis. Pero su buena salud es esencial para el buen funcionamiento de la economía. Por eso quizá, Draghi fue condescendiente con las entidades financieras del euro, cuando el jueves anunció su plan de estímulos.

elEconomista.es

El BCE quita presión a la banca para evitar una recesión económica

Los bancos españoles han cogido cierto aire después de las medidas adoptadas el jueves por el BCE. El consenso en el sector es de relativo alivio en un momento crítico para su supervivencia futura, ya que las decisiones del organismo monetario les quita presión al ser más moderadas de lo previsto e, incluso, pueden llegar a ser beneficiosas.

elEconomista.es

La banca recurre a más comisiones, cobro de depósitos y ajuste de gasto para mantenerse en pie

Dentro de lo malo, lo menos malo. Este es el sentir general del sector financiero tras conocer las últimas medidas anunciadas el pasado jueves por el Banco Central Europeo (BCE). La banca auguraba un recorte más de tipos que no llegó y el endurecimiento de la facilidad de depósito de 10 puntos básicos se quedó por debajo de lo previsto. Las medidas no fueron buenas para el sector, pero sí menos opresivas dentro de un escenario de tipos bajos que lleva más de tres años presionando a la baja su rentabilidad. El BCE dio un respiro al sector, pero no una mejora de la situación. Las entidades ven cada vez más lejos el horizonte de la subida de tipos, "hasta que haya inflación", dijo el supervisor europeo, lo que puede significar hasta cuatro años más en el mismo contexto. La solución de la banca para mantenerse en pie pasa por cobrar a más clientes por los depósitos, aumentar las comisiones y seguir recortando gastos, según las patronales bancarias y altos ejecutivos del sector.

elEconomista.es

El tortuoso camino de los bancos para escapar de los infiernos a pesar de la ayuda del BCE

El pasado jueves Draghi firmaba un nuevo capítulo del enfrentamiento entre la banca -que se queja amargamente de los efectos nocivos de las políticas del BCE en el sector- y la entidad. El economista italiano lanzó una pulla al asegurar que debían ajustar su modelo de negocio a la digitalización, lo que sería "mucho más convincente que estar enfadados por los tipos negativos". Todo ello después de bajar la tasa de depósito nuevamente al -0,5% -10 puntos básicos menos- y con el mercado descontando un nuevo recorte antes de que acabe el año.

elEconomista.es

La 'cañería rota' de la banca y los estímulos del BCE

Cuando a un Banco Central le importa más no defraudar a los mercados en las expectativas que él mismo les ha creado previamente, no hay forma de tomar una decisión en términos racionales y fuera de las presiones de aquellos sectores y actividades que viven del dinero gratis. Pero es aún peor cuando se quiere dar una aparente sensación de independencia frente al consenso de mercado concediendo una parte y no todo lo que estaba descontado por los inversores, ya que esto alimenta todavía más la volatilidad y la ausencia de un escenario claro.

elEconomista.es

Los 'críticos' de Draghi y del QE II hacen mucho ruido, pero son muchos más los que apoyan los estímulos

La batería de estímulos aprobada este jueves por el Banco Central Europeo ha hecho más ruido que otra cosa. Aunque los 20.000 millones al mes se quedan cortos para los mercados, las críticas desde dentro del BCE y desde países como Alemania están haciendo mucho ruido. En las redes sociales se han visto comentarios de analistas tachando de "dictador" a Draghi, pero lo cierto es que la gran mayoría del Consejo de Gobierno apoyó la implementación de las nuevas compras de bonos.

elEconomista.es

El BCE endurece la tasa que cobra a la banca hasta el -0,5% y anuncia nuevas compras de bonos para reactivar la economía

Extensa batería de medidas aunque todas ellas con un alcance limitado. El Banco Central Europeo (BCE) ha endurecido la tasa que cobra a los bancos hasta el -0,5% y ha anunciado la vuelta del programa de compras netas de bonos (QE por sus siglas en inglés), por valor 20.000 millones de euros mensuales y que dará comienzo el 1 de noviembre. También se implementa un sistema de tramos para reducir la penalización que paga la banca por el exceso de liquidez (ese -0,5% de la tasa de depósito), aunque su efecto será reducido. En lo que a tipos se refiere, el banco central ha vuelto a disparar contra la facilidad de depósito que se queda en el -0,5% tras un recorte de 10 puntos básicos. Este ha sido el primer recorte desde marzo de 2016. El resto de tipos clave quedan inalterados, con el tipo principal de refinanciación en el 0% y el de facilidad de crédito en el 0,25%. Lea aquí el comunicado completo.

elEconomista.es

El BCE consume toda su munición

El BCE celebró el Consejo de Gobierno con mayor expectación de los últimos años. Llegó incluso a especularse con que sería comparable a la famosa reunión de 2012 cuando, en plena crisis de deuda de la Unión Monetaria, el presidente Mario Draghi se mostró dispuesto a hacer “todo lo necesario” para salvar el euro.

© Copyright Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies