Nacional

El 2020, de la A a la Z: todo lo que deja un año marcado por un virus

  • El coronavirus ha marcado el año en los social, político y económico
Foto: Getty

Este 2020 se resume con palabras que, de una u otra manera, están casi únicamente relacionadas con la pandemia. Por eso, este abecedario de repaso de las noticias del año en España tiene, en esta ocasión, muchas más sombras que luces pero no renuncia a mirar 2021 con esperanza tras los durísimos meses vividos. Así se resume, de la A a la Z, este 2020.

A de ALARMA: De los 366 días que ha tenido este año España habrá pasado 162 en estado de alarma por la pandemia de coronavirus. El primero -del 14 de marzo al 20 de junio, 98 días- fue el más duro. Los españoles se confinaron para tratar de contener los contagios y vivieron semanas marcadas por la tragedia de los miles de fallecidos, el trabajo sin descanso de los sanitarios, la saturación hospitalaria y un parón económico sin precedentes.

El segundo estado de alarma llegó el 25 de octubre, cuando la segunda ola de la pandemia era ya una realidad y porque era necesaria la cobertura legal para restricciones como el toque de queda. Se prolongará, de momento, hasta el 9 de mayo de 2021.

B de BROTE.- Cuando el país estaba en plena desescalada y en junio España salía del primer estado de alarma aparecieron los primeros brotes, que pronto se fueron extendiendo por toda la geografía.

Con la vuelta a una 'nueva normalidad', la llegada del verano, la apertura total de la hostelería -incluido el ocio nocturno, que después volvió a cerrar- los brotes se fueron multiplicando y al inicio del otoño eran ya una segunda ola que al Gobierno costó reconocer.

C de CORONAVIRUS.- Los coronavirus ya existían antes, pero tuvo que llegar el covid-19 para que nos quedáramos con esta palabra que, para nuestra desgracia, ha entrado en el diccionario de la RAE y ha protagonizado horas de directo.

Pero no es solo una palabra. Es el virus que ha provocado la muerte de decenas de miles de personas en España y el contagio de cientos de miles y que ha traído una durísima recesión. Que nos sigue amenazando y que ha cambiado nuestras vidas.

D de DISTANCIA.- En una sociedad como la nuestra, acostumbrada a la cercanía continua, a la intensa vida social, que se demuestra los afectos con abrazos y contacto, la receta para contener el virus era difícil de asumir. Pero el distanciamiento social es imprescindible. Sobre todo con nuestros mayores. Ha sido y sigue siendo durísimo.

E de EUTANASIA.- El último pleno del Congreso del año aprobó la proposición de ley que regula y despenaliza la eutanasia. Tras un duro debate sobre la vida, la muerte y el derecho de cada persona a poner fin a sufrimientos intolerables sin perspectiva de curación o mejoría, la iniciativa salió adelante con una holgada mayoría y el voto en contra de la derecha. Será aprobada definitivamente el año que viene tras su paso por el Senado.

F de FALLECIMIENTOS.- Según los datos del Ministerio de Sanidad, España superó este lunes los 50.000 muertos por covid-19 desde que comenzó la pandemia, cifra que, con ser escalofriante, se queda corta frente a los cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que a finales de mayo, entre confirmados y sospechosos, ya sumaba otros 19.000 fallecimientos a los del ministerio.

La inmensa mayoría de las víctimas mortales del coronavirus han sido personas mayores de 70 y las residencias el principal punto negro de esta estadística.

G de GOBIERNO.- Al inicio del año, Pedro Sánchez era investido presidente y conformaba el primer Gobierno de coalición de la democracia con el compromiso de PSOE y Podemos de desarrollar un programa que ya en marzo quedó relegado por la pandemia.

En este primer año, la coalición ha tenido que afrontar una situación excepcional y ha vivido numerosas tensiones con la oposición y con las comunidades autónomas a cuenta de su gestión.

No han sido las únicas, porque ha habido un tira y afloja constante entre los propios socios del Gobierno, sobre todo con las medidas económicas a tomar, pero también con el relato. Podemos ha presionado públicamente en numerosas ocasiones para pedir determinadas actuaciones o ha tratado de arrogarse muchas de ellas para que Moncloa no se apuntase todos los tantos.

H de HOSTELERÍA.- Todos los sectores se han visto afectados por la crisis que ha traído el coronavirus. Pero el de la hostelería ha sido sin duda uno de los más azotados, porque se ha visto obligado a parar varias veces -en el caso del ocio nocturno mucho más- para contener los contagios.

Y su crisis ha sido también una de las más visibles. El Consejo de Ministros aprobó el 22 de diciembre un plan de 4.220 millones de euros para ayuda al sector, que lo considera insuficiente por no incluir ayudas directas como sí ha habido en otros países.

I de INGRESO MÍNIMO VITAL.- Era la medida estrella de la legislatura, pero se aprobó en un contexto de todo menos triunfal, al inicio de esta crisis y cuando miles de hogares necesitan más que nunca esta prestación para dejar atrás la pobreza. 

Ha estado marcada por las dificultades en su implementación, y el Gobierno ha admitido que no llegará a su objetivo de 800.000 beneficiarios para este año: Hasta diciembre, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha reconocido a casi 160.000 hogares el Ingreso Mínimo Vital, de forma que la prestación llega a más de 460.000 personas, el 47 % menores.

J de JUAN CARLOS I.- En un año sin pandemia, la salida de España de Juan Carlos I hubiera copado, si cabe, incluso más portadas que en este aciago 2020, pero el caso es que, con virus o sin virus, el anuncio el 3 de agosto de que el rey emérito había abandonado el país para instalarse en Emiratos Árabes fue una de las noticias de los últimos años.

En la carta en la que le anunciaba a su hijo que se marchaba de España, aludía a la repercusión pública de "acontecimientos pasados" de su vida privada. La Fiscalía del Tribunal Supremo le investiga por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero a pesar de su regularización fiscal.

K de KILOS.- Lamentablemente, una crisis del calibre de la actual no se refleja solo en los datos macroeconómicos como la fuerte caída del PIB -del 11,2% en todo el año según la previsión del Gobierno-, el desplome del empleo o los millones de trabajadores que a lo largo del año han estado en Erte.

Se nota, sobre todo, en el aumento de la pobreza, y en imágenes como las colas interminables de personas vulnerables para recoger comida o las campañas de alimentos en los supermercados para animar a los ciudadanos a adquirir alimentos para los más necesitados.

L de LEVADURA.- En 2020 muchos españoles aprendieron a hacer pan. El confinamiento nos obligaba a salir a la calle lo menos posible, así que bien por necesidad bien por entretenimiento nos pusimos a cocinar, muchos por primera vez.

Si los rollos de papel higiénico fueron el bien esencial que antes se agotó, la levadura no tardó en desaparecer de los estantes de los supermercados, parecía que todo el país estaba amasando pan o preparando bizcochos. La fiebre, como todas las de este tipo, duró poco.

M de MASCARILLAS.- Todos las llevamos puestas, para nuestra seguridad y la de los demás, pero al principio de esta pandemia la mascarilla era un bien tan escaso que el Gobierno no pudo decretar su uso obligatorio.

Quirúrgicas, FPP2, FPP3, higiénicas, lisas, estampadas... Sin adornos de ningún tipo o creadas por diseñadores de moda. Las hay de todas las clases y siguen siendo, junto a la distancia y la higiene de manos, nuestro principal escudo frente al virus.

N de NUEVA NORMALIDAD.- Cuando el Gobierno utilizó por primera vez este concepto para definir cómo sería nuestra vida tras el (primer) estado de alarma muchos no sabían cómo tomárselo. Porque sería nueva, pero no era normalidad.

Ñ de ESPAÑA.- Con esta crisis España ha vuelto a estar entre los países con peores registros, tanto en las cifras de contagios y fallecidos como en el desastroso efecto de la pandemia sobre nuestra economía.

El Gobierno ha insistido en defender su gestión y ha apelado en todo momento a la unidad en estos tiempos difíciles, mientras ponía en valor el papel de España en negociaciones internacionales como la de los fondos europeos. La oposición, por contra, no ha dejado de insistir en que España ha llegado a todo tarde y mal.

O de OCHO DE LA TARDE.- Todos los días a esa hora, durante el confinamiento estricto, las ventanas se llenaron de personas aplaudiendo a los sanitarios; médicos, enfermeros, celadores, conductores de ambulancia... la primera línea de defensa contra el virus.

P de PRESUPUESTOS.- El pasado 22 de diciembre el Senado aprobaba definitivamente los Presupuestos Generales del Estado para 2021 y las cuentas elaboradas por Cristóbal Montoro durante el Gobierno del PP dejarán de estar en vigor el próximo 1 de enero. 918 días después.

Antes, en el Congreso, las cuentas del año que viene salieron adelante con una mayoría holgada y superior a la de la investidura, porque partidos como ERC y Bildu, que se habían abstenido entonces, los apoyaron, mientras Ciudadanos -como quería Podemos- salía de la ecuación. Una nueva mayoría que afianza al Gobierno mientras la derecha denuncia la injerencia del independentismo en la política de Estado.

Q de (Toque de) QUEDA.- Si en la primera gran oleada de la pandemia el confinamiento fue la medida principal para atajar el virus, en esta segunda parte lo está siendo el toque de queda junto con los cierres perimetrales.

No en vano, el Gobierno tuvo que recurrir de nuevo al estado de alarma para poder decretar el toque de queda nocturno y limitar así los movimientos para evitar entre otras cosas que los españoles se contagiaran en bares o fiestas.

R de RESIDENCIAS.- Las residencias de ancianos han sido las más castigadas por la pandemia. La expansión y la mortalidad del virus hizo que la situación se descontrolara en muchos de estos centros.

Según los datos oficiales, solo en la primer ola murieron en las residencias 20.268 personas. En abril se hablaba de 12.200.

Los mayores han sido los que más han sufrido en este horrible año. Y no solo la enfermedad, también la soledad provocada por el aislamiento. Ahora, por eso también, son los primeros en recibir la vacuna.

S de SIMÓN.- Fernando Simón se convirtió en la cara de la pandemia, despertando amores y odios casi a partes iguales. Este médico aragonés omnipresente en las televisiones día tras día ha tenido aciertos y ha cometido errores; ha hecho incluso comentarios por los que ha tenido que disculparse, aunque nadie puede negarle un tono sereno y tranquilo, bastante alejado de lo que se estila entre los portavoces políticos.

T de TRABAJO.- La pandemia se llevó en sus meses más duros un millón de empleos en España, de los que se han recuperado la mitad. La tasa de desempleo sigue siendo muy elevada y según el último dato de la EPA, el del tercer trimestre, estaba en el 16,4%.

Esta crisis provocó también que hasta 3,4 millones de trabajadores estuviesen suscritos a expedientes temporales de regulación de empleo (Erte). En la actualidad están en esta situación 750.000 personas

Son algunos de los datos de empleo y desempleo que se han registrado en este año tan duro que también obligó a cambiar nuestros usos y costumbres laborales, con el teletrabajo como fórmula más habitual en numerosos sectores.

U de UE.- Si en la anterior crisis económica la Unión Europea fue vista como la bestia negra que obligaba a los recortes y las medidas drásticas para salir de la recesión, en esta ocasión -aunque no sin obstáculos- ha sabido dar una respuesta unitaria para ayudar a los estados miembros a salir de este agujero.

España se beneficiará de los fondos de recuperación europeos, de los que recibirá la segunda mayor inyección -140.000 millones de euros, de los que la mitad serán ayudas directas- y también de la acción coordinada para recibir, al mismo tiempo que el resto de socios, las vacunas destinadas a acabar con la pandemia.

V de VACUNA.- Decían que no llegaría hasta 2021. Pero la ciencia ha superado cualquier récord imaginable en esta carrera y ya se están suministrando las primeras vacunas. España, como el resto de la UE, empezó este domingo.

El momento en que Araceli, una anciana de 96 años residente en el centro de mayores Los Olmos de Guadalajara, recibió la vacuna es una de las imágenes de este 2020. Probablemente la más esperanzadora de todas.

W de WUHAN.- A muchos nos hubiera gustado no saber nunca dónde está Wuhan, la capital de la provincia china de Hubei, en el centro del país, donde apareció el SARS-COV-2. Así llamábamos al coronavirus al principio, el virus chino o el virus de Wuhan, cuando pensábamos que aquella epidemia se quedaría a 10.000 kilómetros.

Contiene la X: EXPERTOS.- Este país  se ha visto obligado a volver su mirada hacia la ciencia en busca de respuestas ante el virus. Y aunque por un lado se ha reconocido la necesidad de tener una comunidad científica fuerte, por el otro se ha puesto en duda el trabajo de muchos expertos, sobre todo los que asesoraban al Gobierno. O como ha hecho la oposición, se ha reclamado insistentemente su identidad, que fue desvelada hace unos días.

Contiene la Y: AYUSO.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha personificado la falta de entendimiento que el Gobierno ha tenido en muchas ocasiones con las comunidades autónomas a la hora de gestionar la pandemia y de poner en práctica su tan defendida cogobernanza.

Pero ella ha ido más allá que otros presidentes con una calculada estrategia en la que ha criticado a cada paso todas las medidas del Ejecutivo, o ha hecho denuncias recurrentes como la del "coladero" de transmisión en Barajas.

Z de ZOOM.- Nadie imaginaba en 2019 que este año iba a tener una entrevista de trabajo, una reunión de la oficina, el aperitivo del domingo o la fiesta de cumpleaños a través de la pantalla del ordenador.

La tecnología ha sido nuestra mejor amiga en el confinamiento y una herramienta imprescindible para una economía rendida al teletrabajo por obligación y ha llevado a Zoom Video Communications a multiplicar por 58 su beneficio este año que cierra.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Andrés
A Favor
En Contra

Por si no lo sabes, ponerse una vacuna desarrollada con tecnología nueva, nunca utilizada antes en la fabricación de vacunas basada en ingeniería genética del ARN que involucran modificar o manipular el material genético de virus, incluso usan adenovirus del chimpancé que ha sido modificado, o células dendríticas modificadas con vectores lentivirales, tiene riesgos importantes y desconocidos.

Por de pronto este tipo de nueva tecnología nunca utilizada antes en el diseño de una vacuna, me causa, como poco "preocupación" y reservas.

En cambio las vacunas que hay hasta ahora de cualquier clase (difteria, tétanos, poliomielitis, rotavirus, sarampión, viruela, etc) son convencionales y se centran en el uso de virus vivos atenuados, virus inactivados o fragmentados. Estas sí me producen más tranquilidad.

Hay una vacuna contra el SARS-CoV-2? (covid19) que emplea tecnología "convencional" y que es la CoronaVac actualmente en Fase III.

Tú decides qué tipo de vacuna ponerte.

Pero la gente es muy libre de vacunarse o no.

Las Administraciones no tien que amenazar a nadie por no querer vacunarse (¿se vacunan nuestros políticos y gobernantes los primeros?), como están haciendo con gerocultores que no quieren vacunarse diciendo que si no se vacunan del Covid19 es imcompatible con su trabajo en las residencias. Por si no lo sabes, ponerse una vacuna desarrollada con tecnología nueva, nunca utilizada antes en la fabricación de vacunas basada en ingeniería genética del ARN que involucran modificar o manipular el material genético de virus incluso usan adenovirus del chimpancé que ha sido modificado o células dendríticas modificadas con vectores lentivirales, tiene riesgos importantes y de momento desconocidos sobre nuestra salud.

Por de pronto este tipo de nueva tecnología genética, nunca utilizada antes en el diseño de una vacuna, me causa, como poco "preocupación" y reservas.

En cambio las vacunas que hay hasta ahora de cualquier clase (difteria, tétanos, poliomielitis, rotavirus, sarampión, viruela, etc) son convencionales y se centran en el uso de virus vivos atenuados, virus inactivados o fragmentados. Estas sí me producen más tranquilidad.

Hay una vacuna contra el SARS-CoV-2? (covid19) que emplea tecnología "convencional" y que es la CoronaVac actualmente en Fase III.

Tú decides qué tipo de vacuna ponerte.

Pero la gente es muy libre de vacunarse o no.

Las Administraciones no tienen que amenazar a nadie por no querer vacunarse (¿se vacunan nuestros políticos y gobernantes los primeros?), como están haciendo con gerocultores de centros sociosanitarios que no quieren vacunarse, diciendo que si no se vacunan del Covid19 es imcompatible con su trabajo en las residencias. La legislación actual ampara el derecho del trabajador a escoger si quiere vacunarse o no. Además la Administración debe de ofrecer a la ciudadanía, no solo las vacunas de tecnología genética, también aquellas que son convencionales y que ahora están en Fase III, para poder elegir.

Puntuación 1
#1