Bolsa, mercados y cotizaciones

Chris Iggo (AXA IM): "Quizás en 2023 no haga falta que la Reserva Federal suba los tipos"

  • "Los mensajes del BCE tienden a mezclarse, Lagarde no está haciendo un gran trabajo en ese aspecto"
  • "La banca central no ha podido realmente estudiar la nueva dinámica de la inflación"
Chris Iggo, CIO Core Investments de la gestora AXA IM. Imagen cedida por Agencia comma.

Chris Iggo es CIO Core Investments de AXA IM, compañía a la que llegó hace ya catorce años. Pero su carrera profesional se remonta más allá: antes de formar parte de la gestora francesa trabajó en Cazenove Fund Management, Barclays Capital y en el Chase Manhattan Bank. Por eso afirma a este periódico con el aplomo de aquel que sabe de lo que habla que los mercados "siempre van a intentar adivinar los pasos de la Fed" y demás bancos centrales.

En una entrevista por videollamada este lunes con elEconomista.es, este experto criticó la 'torpeza' con la que los actuales responsables de los organismos monetarios se comunican con los mercados, especialmente la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. "No tiene la credibilidad que Mario Draghi tenía", aseguró. No obstante, Chris Iggo admitió que hay cierta "histeria" en las previsiones sobre las hojas de ruta de las entidades centrales, sobre todo en lo que se refiere a los tipos de interés, por la enorme incertidumbre que provoca la alta inflación.

Iggo tampoco obvió el enigma del momento: el desenlace (si lo tiene) del conflicto geopolítico en la frontera de Ucrania entre la OTAN y Rusia. De hecho, advirtió: si se desata un conflicto bélico la corrección en las bolsas podría ser "rápida" y profunda.

En un análisis reciente ha escrito que los tipos de interés en la eurozona son negativos y que "probablemente no necesitan serlo más". Pero Christine Lagarde declaró en una entrevista la semana pasada que una pronta subida de los tipos puede provocar una recuperación económica más débil y "poner en peligro el empleo". ¿Qué piensa al respecto?

Creo que todos los bancos centrales tienen en común que durante muchos años han orquestado la política monetaria para incrementar la inflación. Y ahora que tenemos una inflación alta, se están asustando un poco.

Desde un punto de vista puramente macroeconómico, tenemos inflación, un fuerte crecimiento del PIB, unos mercados laborales que están mostrando un bajo nivel de desempleo... Así que hay un argumento sólido para que los tipos de interés suban. Pero el problema que todos [los bancos centrales] tienen es cómo cambiar las cosas sin perturbar a los mercados y la economía.

Puedes ver que los mercados están siendo muy volátiles y tienden a descontar con mucha intensidad las subidas de tipos, lo que lleva a inquietudes sobre los activos de riesgo, crecimiento, desempleo, etcétera.

"Los bancos centrales necesitan ponerse manos a la obra y permitir que la gente se acostumbre a que los tipos van a ser un poco más altos"

Usando mi experiencia, pienso que, de hecho, lo que necesita la banca central es ponerse manos a la obra (...) y permitir que la gente se acostumbre a que los tipos van a ser un poco más altos. Porque la situación económica ha cambiado mucho, y mucho de lo que tenemos hoy, en lo que se refiere a los tipos de interés, se debe a la pandemia. Y afortunadamente la pandemia se está acabando.

Por tanto, ¿cuándo espera que el Banco Central Europeo suba los tipos?

Bueno, no estoy seguro. Nuestros economistas dicen que [podría incrementarlos] en diciembre, pero creo que fácilmente podría suceder antes. Depende mucho de lo que ocurra con la inflación en los próximos meses.

Si la inflación continúa siendo muy alta el BCE podría moverse antes de final de año. (...) En la última reunión parecía que los 'halcones' tenían definitivamente una posición más fuerte [en el Consejo de Gobierno del organismo], pero desde entonces Lagarde ha bajado un poco el tono hawkish y ha intentado introducir una visión más equilibrada en el mercado (...).

Las expectativas sobre los tiempos del BCE van a seguir muy volátiles. Y, personalmente, no me sorprendería si tenemos un alza en junio.

Hablando de la inflación, ¿cree que ya ha tocado techo en Europa o en Estados Unidos?

Probablemente no. Pero debería hacerlo en dos o tres meses. Depende mucho de lo que pase con los precios de la energía porque continúan siendo muy altos. Normalmente, en esta época del año según avanzamos hacia la primavera veríamos algo de alivio, con los precios de la energía bajando. Pero aún no lo hemos visto y la situación con Rusia [en la frontera de Ucrania] lo hace muy difícil en el corto plazo.

"Las cifras de inflación deberían empezar a descender en marzo a lo sumo"

No obstante, en la comparativa interanual, las cifras de inflación deberían empezar a descender en marzo a lo sumo. Y pienso que eso sería esperanzador para los mercados porque, si hablamos figurativamente en el caso de EEUU, con la Fed subiendo tipos en marzo, la inflación tocando techo en marzo... La gente estaría más cómoda con la idea de que los bancos centrales están haciendo lo correcto.

Ha atraído mi atención algo que escribió recientemente: "Sería útil que los actuales responsables de los bancos centrales hubieran estudiado un poco la visión de Alan Greenspan sobre la comunicación en los mercados". En su opinión, ¿quién es peor comunicador? ¿Christine Lagarde o Jerome Powell?

Desafortunadamente, creo que lo es Christine Lagarde. [Ríe]

¿Por qué?

No tiene la credibilidad que Mario Draghi tenía, por ejemplo. Probablemente porque no es economista, es abogada. Parece que ahora hay muchas diferencias dentro del Consejo de Gobierno del BCE, y eso requiere una voz muy fuerte que controle todos esos puntos de vista y comentarios. Y no creo que esté haciendo un gran trabajo en ese aspecto. Los mensajes [del BCE] tienden a mezclarse un poco.

"Los mensajes del BCE tienden a mezclarse, Lagarde no está haciendo un gran trabajo en ese aspecto"

Tampoco creo que Powell sea genial [comunicando]. (...) Me parece que ambos se mueven lejos de la idea de dar al mercado una hoja de ruta muy clara. Draghi era muy bueno en eso porque era capaz de establecer un marco. [Janet] Yellen era igualmente buena. Pero los actuales responsables [de los bancos centrales] tienen menos experiencia en comunicar, especialmente a unos mercados volátiles, y eso añade un poco de incertidumbre a los inversores.

Daniel Moss, columnista de Bloomberg, publicó un artículo en noviembre en el que decía que "los banqueros centrales están comunicando en exceso". ¿Podría ser este el problema?

Sí, posiblemente. He tenido esta mañana un debate sobre esto con algunos compañeros. Durante muchos años la inflación era muy baja y eso era una preocupación. Se hicieron muchas investigaciones dentro de los bancos centrales para tratar de entender por qué la inflación era baja. Si tenía que ver con la demografía, con la tecnología... Y de repente la inflación es mucho más alta y [los bancos centrales] no han tenido realmente la oportunidad de estudiarlo para entender las [nuevas] dinámicas.

"Los bancos centrales no han tenido realmente la oportunidad de estudiar las nuevas dinámicas de la inflación"

El mercado piensa que la inflación volverá a ser baja a medio plazo. Pero la realidad es que no lo sabemos. Y no creo que los bancos centrales lo sepan tampoco. Hablan mucho de diferentes escenarios y eso puede ser bastante confuso.

¿Es realmente posible para los bancos centrales encontrar un punto de equilibrio entre comunicar y no convertirse en rehenes de los deseos de los inversores?

El mercado intenta todo el tiempo adivinar [las futuras decisiones de] los bancos centrales. He hecho este trabajo desde hace mucho tiempo y recuerdo cuando la Fed ni si quiera te decía cuáles eran sus objetivos para los intereses de los fondos federales (fed funds rates). [Ríe] Tenías que adivinarlo a través de sus operaciones en el mercado.

Pero los mercados siempre van a intentar adivinar los pasos de la Fed. La semana pasada, la gente decía que la Fed iba a cometer un error de política monetaria, porque el mercado estaba descontando siete subidas [de tipos en 2022]. ¡Pero eso lo decía el mercado, no la Fed! (...) Pienso que hay mucha histeria en la narrativa torno a las previsiones sobre la política monetaria de los bancos centrales. Muchos economistas, traders, inversores... han vivido gran parte de su carrera profesional con tipos de interés muy muy bajos.

Respetaré que es muy complicado para la banca central dar un mensaje muy claro, sobre todo cuando hay tanta incertidumbre.

¿Pero es posible dar un mensaje claro sin provocar esta "histeria" en los mercados?

Si Powell hubiera dicho hace un mes: "Nuestra visión es que la inflación tocará techo en primavera, con suerte los precios de la energía bajarán y lo que descuentan [los mercados] respecto las subidas de tipos es suficiente", hubiera sido un mensaje muy sólido. Pero no lo fue. De ahí la incertidumbre.

Ya ha hablado del 'número mágico' de la Fed: siete aumentos de tipos. ¿Cuántas alzas espera para 2022?

Mis economistas piensan [que habrá] cuatro, pero yo creo que probablemente seis. La Fed necesita mandar un mensaje firme sobre la inflación, de que tiene la situación controlada. Eso debería ser suficiente. Quizás eso [seis subidas] y en 2023 nada.

En un análisis reciente, ha señalado un riesgo de corrección del 20% en la bolsa de EEUU. Si Rusia invade Ucrania, ¿la corrección podría ser aún mayor?

Sí, la corrección podría suceder muy rápido.

¿Podría producirse rápidamente o ser más profunda?

Ambas. Mucha gente lo vería como una oportunidad de compra porque las valoraciones pasarían a ser inmediatamente más atractivas. La incertidumbre si hay un conflicto [bélico] sería en qué medida afectaría a la economía global. (...) Podría tener implicaciones significativamente negativas primero para Europa, pero en general para la economía global.

Tienes que pensar en cómo los mercados podrían recoger eso dado que supondría un crecimiento del PIB más bajo, menores beneficios empresariales, mayor aversión al riesgo entre los inversores...

Ha escrito que los mercados más "baratos" y con "el menor riesgo en una devaluación global" son los de China, Reino Unido y Japón. Entre estos tres, ¿cuál cree que será el más alcista en 2022?

Probablemente China. No es que la economía china lo esté haciendo genial, pero ya están suavizando la política monetaria y dando pasos para apoyar el crecimiento. Además, la bolsa de China es más barata en comparación con otras. Asimismo, en cuanto al conflicto [en Ucrania entre Rusia y la OTAN], China no está directamente involucrada, por lo que no tiene el mismo impacto negativo sobre las acciones chinas.

Por último, pero no menos importante, ¿qué consejo daría a los inversores para encarar la actual incertidumbre en el mercado?

Probablemente diría que necesitan ser pacientes y buscar una oportunidad de compra que puede venir de los mercados cayendo un poco más, o cuando las cifras de inflación empiecen a bajar y haya más claridad sobre los bancos centrales. Todas estas cosas pueden pasar muy pronto, en primavera. Pero que no se precipiten a invertir ahora porque hay mucha incertidumbre.

El otro consejo es que se aseguren de que sus inversiones son verdes, quiero decir, ESG. Cuando dejemos de hablar de inflación y tipos de interés, pienso que el ESG va a ser un tema principal en los mercados. (...) Habrá algunas oportunidades interesantes en esta temática a largo plazo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin