Ya son 12 los estados miembros de la Unión Europea que están haciendo frente a cortes totales o parciales de suministro de gas ruso. Incluso Alemania se está preparando para posibles racionamientos de cara al invierno. Pero llegar a este extremo en un país como Alemania, motor económico de Europa, puede tener graves consecuencias para el mercado común y por eso la Comisión Europea está trabajando en un plan de emergencia par hacer frente no solo a los cortes ya existentes sino a futuras disrupciones: "Nos preparamos para lo peor", ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, al salir de una cumbre de líderes europeos marcada por la preocupación por la crisis energética y todas sus ramificaciones a nivel económico.

Ucrania y Moldavia ya son oficialmente candidatos para entrar a la Unión Europea. Un fuerte mensaje político para Kiev y también para Moscú, pero una decepción a su vez para la región de los Balcanes Occidentales, donde países como Albania y Macedonia del Norte llevan años esperando para que se les abran las puertas del club comunitario. "Siento pena por la UE, no esperaba de esta cumbre nada más de lo que he recibido", sentenció el primer ministro albanés, Edi Rama, a su salida del encuentro con los Veintisiete

Ucrania y Moldavia ya son oficialmente candidatos para entrar a la Unión Europea. Un fuerte mensaje político para Kiev y también para Moscú, pero una decepción a su vez para la región de los Balcanes Occidentales, donde países como Albania y Macedonia del Norte llevan años esperando para que se les abran las puertas del club comunitario. "Siento pena por la UE, no esperaba de esta cumbre nada más de lo que he recibido", sentenció el primer ministro albanés, Edi Rama, a su salida del encuentro con los Veintisiete.

"Estamos muy consumidos por la crisis en Ucrania", admitía una fuente diplomática anticipando la agenda que este jueves y viernes tienen por delante los 27 líderes de la Unión Europea reunidos en Bruselas. Los jefes de Estado y de Gobierno darán previsiblemente el visto bueno a la concesión del estatus de candidato al club a Ucrania y Moldavia, como recomendó la Comisión Europea la semana pasada después de estudiar a toda velocidad las dos solicitudes. A continuación, la segunda jornada del encuentro vendrá inevitablemente marcada por la preocupación por la situación económica, lastrada por las consecuencias de la invasión rusa.

Después de un primer intento fallido, los europarlamentarios han fijado este miércoles la posición de la Eurocámara ante la reforma del mercado europeo de emisiones de carbono y de la creación de un mecanismo de ajuste en frontera que penalice las importaciones más intensivas en CO2. Este paso parlamentario es indispensable para que tales reformas, pilares del plan climático europeo, se conviertan en realidad una vez se negocie con los Veintisiete.

La Comisión Europea sube el listón de la sostenibilidad en las negociaciones comerciales internacionales. A partir de ahora, en los futuros acuerdos de comercio la Unión Europea exigirá a sus socios que cumplan los estándares de sostenibilidad y laborales a riesgo incluso de ser sancionados. Bruselas prevé establecer un mecanismo sancionador para incumplimientos de estos requisitos que permita en última instancia imponer represalias comerciales como la suspensión de beneficios arancelarios al socio en cuestión.

Después de años de contención, los astros se están alineando para que los salarios suban en buena parte de las economías de la Eurozona. En varios países los aumentos ya son visibles, por ejemplo en las dos economías más grandes del euro, como Francia y Alemania, dónde los primeros trimestres del año se han registrado subidas en torno al 3%. Y los grandes sindicatos piden más, porque ven sus demandas reforzadas por la elevada inflación, la falta de mano de obra y los beneficios empresariales.

Después de obtener el apoyo público de los tres pesos pesados de la Unión Europea, Emmanuel Macron, Olaf Scholz y Mario Draghi, este viernes la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, ha dado el paso para otorgar a Ucrania el estatus de candidato a entrar en la Unión Europea. "Todos sabemos que los ciudadanos de Ucrania están dispuestos a morir por tener una perspectiva europea. Queremos vivir con ellos el sueño europeo", ha dicho Von der Leyen, que ha remarcado que Kiev tendrá primero que llevar a cabo profundas reformas.

El pasado otoño, 136 países acordaron aplicar un impuesto mínimo de sociedades del 15% para las grandes multinacionales. Pero ocho meses después la Unión Europea no ha sido capaz de aprobar su aplicación para que entre en vigor en territorio comunitario a partir de 2023, como fijaba el compromiso. Hasta ahora había sido Polonia quien impedía el acuerdo, pero la aprobación de su plan de recuperación ha servido para sumarla al carro. Sin embargo, este viernes ha sido Hungría quien ha torpedeado el acuerdo.

El mensaje está claro: es necesario sanear las cuentas públicas de los países más endeudados. El miedo a otra crisis de la deuda crece a pesar del movimiento del Banco Central Europeo (BCE) para frenar el incremento del coste de financiación de los países más endeudados. Por eso, en la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro este jueves, el mensaje se ha repetido varias veces. Por un lado, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha reconocido que en un momento de "aguas turbulentas" es necesaria una "política fiscal prudente especialmente en los países con mucha deuda". Por el otro, los halcones del norte han endurecido el tono: "Poned vuestras cuentas en orden", ha sentenciado el titular de Finanzas austríaco, Magnus Brunner.