Víctor Arribas

Periodista


víctor arribas

Lealtades y deslealtades en torno a Cataluña

Comenta

Como en toda buena manifestación española que se precie, su etapa final es la confrontación de las cifras de asistentes entre unas y otras tendencias. Lo peor en este clásico de la vida pública de nuestro país no es que no coincidan las apreciaciones sobre algo físico como es cuánta gente cabe en un espacio, sino la utilización de resortes públicos para retorcer la realidad, como está ocurriendo con las encuestas públicas desde hace algunos meses. Es un bochorno que la Delegación del Gobierno en una comunidad autónoma se convierta en impulsor de fake news, convenientemente amplificadas luego en portadas para las que el titular es un pinchazo pero curiosamente la foto elegida no hace alusión al mismo sino a la unidad de tres partidos políticos contra el gobierno. Otra de las estrategias clásicas es la de censurar en televisión los planos en perspectiva que dan una idea bastante real del éxito o fracaso de una concentración humana. Las asociaciones de la prensa, tan activas siempre, entrarán a buen seguro a valorar estas prácticas proponiendo un manual que podría titularse: 'Manifestaciones: cómo informar'. Cómo hacerlo sin fines distintos a los de contar la realidad.

víctor arribas

Controversias en torno a la situación de Venezuela

Comenta

Como en todos los asuntos que nos trae la actualidad, las dos Españas, los dos universos, han vuelto a salir a la superficie con la visceralidad a flor de piel y con argumentos discutibles o defendibles según los defienda una u otra parte. La España conservadora o liberal frente a la España progresista. No hay tema que se escape a los etiquetados habituales, y éste del juramento del nuevo presidente interino de Venezuela no iba a ser menos. Las verdades indiscutibles pueden ser discutidas, los dogmas se caen con una mínima revisión del pasado histórico y de la realidad más reciente. Por ejemplo, éstos:

víctor arribas

Agitación preelectoral en Madrid

Comenta

La joya de la Corona abre expectativas para todos. El panorama preelectoral en las elecciones municipales al Ayuntamiento de Madrid está tan abierto que resulta difícil vaticinar qué fuerza política ostentará la alcaldía de la capital el sábado 15 de junio, con la cifra mágica de 28 concejales que conformarían la mayoría absoluta como objetivo de todas ellas. Buena parte de los movimientos políticos que se están sucediendo en este mes de enero en la Villa y Corte tienen relación con los comicios que renovarán la corporación, porque siempre se ha dicho con razón que quien gana Madrid tiene un pie en La Moncloa.

La crisis de Venezuela retrata a todos los actores internacionales

Comenta

Una cascada de gobiernos, se dirá que todos ellos de ultraderecha, ha reconocido ya al autoproclamado presidente circunstancial de Venezuela. Entre ellos están Estados Unidos y Brasil, con sus dos presidentes odiosos a la cabeza, Trump y Bolsonaro. Se inicia un peligrosísimo camino hacia la democratización de una democracia maltratada por el socialismo del siglo XXI, hasta el punto de que se ha hecho pasar por un país libre a una nación atenazada por un puñado de dirigentes bolivarianos que han llevado al desastre a sus conciudadanos. Ahora se nos invitará a pensar que lo ocurrido es un golpe a la democracia venezolana, ejemplar en sus posiciones izquierdistas y liberadoras de un pueblo oprimido por el imperialismo. Todo eso que en relación a Venezuela llevamos años escuchando a este lado del Atlántico.

Víctor Arribas

La modernidad atenaza al sector del taxi

Comenta

La facción violenta de los taxistas madrileños que está llevando a cabo acciones de presión inaceptables pretendía insultar ayer a un dirigente político llamándole "moderno". Y de esa forma, descubrió inconscientemente la verdadera realidad de su lucha: un combate desigual contra la modernidad, ese dragón con muchas cabezas que al final siempre acaba imponiéndose frente a quien le planta cara. Ha ocurrido durante siglos y seguirá ocurriendo: el tren de lo moderno atropella a todo el que se coloca en su vía creyendo que utilizando su exigua fuerza podrá detenerle.

víctor arribas

Alfombras e impuestos, las claves del nuevo Gobierno andaluz

Comenta

Los ecos de la sesión de investidura de Andalucía aún no se han apagado y ya empieza la tarea de gobernar para el nuevo presidente. Desde hoy tendrá que demostrar sin pausa pero sin atropellos que la decisión de los andaluces al otorgar una mayoría novedosa y alternativa al socialismo no ha sido errónea, una tarea que se antoja complicada por el clima interno que hay en el grupo de tres partidos que van a apoyar a su Gobierno. Moreno Bonilla ya ha probado la medicina que le espera en estos próximos meses y años: convulsión social en las calles, arengas antifranquistas, deslegitimación de su derecho a gobernar y asociación de las políticas que llevará a cabo con la ultraderecha.

víctor arribas

Parlamentos rodeados selectivamente

Comenta

Preparémonos para una etapa de conflictividad política y social. ¿A nivel nacional? No, sólo en aquellos territorios donde el poder no esté en las manos que debe estar. Se esperan elecciones municipales y autonómicas en mayo y si los resultados permiten mayorías similares a la que ha alumbrado el voto en Andalucía, la media España que todos conocemos y que ha de helarte el corazón sacará a la calle sus protestas contra el resultado de las urnas. Todo barnizado de lucha por los derechos y las libertades para que no parezca lo que Susana Díaz ha escrito negro sobre blanco en lo que parecen las postrimerías de su actividad como dirigente política de primera línea: "No vamos a aceptar que nadie nos arrebate lo que es nuestro". Eso, dirigido a todos los andaluces, el millón que la ha votado a ella y los dos millones setecientos mil que no lo han hecho. La carta pública de la todavía presidenta andaluza la podría haber escrito Mariano Rajoy el uno de junio pasado, y se entendería a la perfección el cambio de papeles. Hagan el juego de releerla y descubrirán hasta qué punto esos papeles son intercambiables.

víctor arribas

Nace una mayoría alternativa en España

Comenta

El único hecho incontrovertible de los acuerdos alcanzados en Andalucía en las últimas semanas y días es que van a suponer el cambio político en una región española en la que nunca en democracia había existido ese resorte tan aconsejable que es la alternancia en el poder. Todo lo demás no sólo es controvertido sino que se está llegando a unos extremos de frentismo que confirman el actual y lamentable estado del debate público en España. Los maximalismos están de moda y arrastran a casi todos los actores políticos y mediáticos, con excepciones muy agradecibles que tratan de buscar la moderación y el entendimiento entre opiniones diferentes. El contexto político andaluz va a ofrecernos una buena piedra de toque para saber si la política entra en otra fase o sigue instalada en este marasmo de intereses personales y partidistas en que se viene moviendo desde hace más o menos un lustro.

Víctor Arribas

Inestabilidad antes de nacer para el pacto del taburete

Comenta

Lo ha dicho de forma gráfica el número dos de Vox: los taburetes con dos patas no son estables. Le ha puesto de esa forma al acuerdo de Andalucía una etiqueta que los rivales políticos emplearán para ridiculizarlo, pero lo peor de la metáfora es su grado de veracidad si nos atenemos a la realidad de los hechos: PP, Ciudadanos y Vox juntos se entienden con numerosas dificultades y se repelen entre sí en varias direcciones. Las peleas infantiles en los prolegómenos del pacto que hará presidente de la Junta a Juanma Moreno están demostrando que el taburete se tambaleará a la mínima, y que su zozobra causará una importante inestabilidad política en la comunidad andaluza y por extensión en la nacional. Eso, si no cambian las actitudes y no se hace más firme la voluntad de sacar a Andalucía del régimen de partido único gobernante de las últimas cuatro décadas.

víctor arribas

Siete meses, siete años: lo que va de Rajoy a Sánchez

Comenta

El balance del tiempo que lleva de mandato realizado por Pedro Sánchez ha dejado frases lapidarias, como acostumbra desde que llegó a la primera línea de la política nacional hace cuatro años y medio. Afirmaciones que no compartirían muchos de sus correligionarios y que de hecho no comparten muchos de sus votantes, como las encuestas más fiables (las privadas) desvelan de forma continua.


© Copyright Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies