Víctor Arribas

Periodista


Víctor Arribas

CGPJ: el PP acepta el juego del cubilete

Comenta

La sociedad española ha sido siempre tendente a colocar etiquetas a sus miembros, de forma que sus perfiles y trayectorias quedan marcados mientras dure su actuación, sea en el ámbito que sea. Las etiquetas ideológicas que se impone a los jueces que trabajan en el ámbito judicial son seguramente de las más lamentables. No hay procedimiento polémico alguno que salte al primer plano de la actualidad en el que no se defina al jurista profesional que lo lleve, desde los medios y desde la política, colocándole en el territorio partidista de rigor, bien sea para ensalzarle o para todo lo contrario. Los magistrados y jueces quedan así marcados como las reses, o mejor aún como los periodistas, un gremio que también soporta el peso de la etiqueta escorada aunque como en el caso de la justicia bien merecido lo tenga por su querencia a la proximidad con el poder político y sus afluentes. Tanto jueces como periodistas han jugado demasiado tiempo al juego de los políticos, con lo que las marcas que llevan a sus espaldas tienen algo de consecuentes.

Festín populista contra un impuesto con 25 años de antigüedad

Comenta

Pedro Sánchez ha cambiado en tan sólo 24 horas su hasta ahora inamovible percepción sobre un posible adelanto electoral. No se trata de pensar que caerá en la tentación de disolver las Cortes en un futuro inminente, porque siguen siendo mayores el riesgo de perder la presidencia y su apego al poder, lo que ha visto satisfecho al poco de doblar la cuarentena. Pero tendrá a buen seguro sueños húmedos pensando en cómo rentabilizaría de inmediato su última aparición en el escenario: el presidente que liberó a los españoles del diezmo confiscatorio del que nadie habló durante sus 25 años de existencia, y que de repente se ha convertido en el demonio repudiado por todos.

El destino le ha proporcionado una oportunidad pintiparada para salir a la arena y envolverse en la capa de justiciero social y defensor de los futuros españoles hipotecados. De los hipotecados del pasado no sólo no se acordó durante años, sino que el partido al que pertenece les castigó creando primero y subiendo después el denostado impuesto de Actos Jurídicos Documentados, con la ayuda de su socio preferente, que también se suma a la fiesta de la hemorragia demagógica con su vuelta a las manifestaciones callejeras ante instituciones democráticas como el TS.

Víctor Arribas

O Presupuestos o elecciones

Comenta

A estas alturas del mandado insospechado de Pedro Sánchez se ha convertido en un deporte nacional buscar sus declaraciones, escritos originales o no, tuits y gestos del pasado lejano o reciente, para demostrar sus flagrantes contradicciones. La evolución política del presidente ha consistido en mutar muchas de sus consideraciones sobre los más importantes asuntos, lo que ha permitido acuñar la teoría monclovita de que hay que juzgar a Sánchez sólo por aquello que haya hecho o dicho desde que prometió su cargo, e ignorar lo anterior como si fuera obra de un extraño que pasaba por allí casualmente. Entre las perlas de mayor valor escuchadas jamás en una rueda de prensa en la sede presidencial se encuentra ya la defensa de Carmen Calvo de la existencia de dos Pedros Sánchez, el actual con su peso institucional y otro anterior cuyas opiniones deben quedar sepultadas en el limbo de la historia.

víctor arribas

Ciudadanos, el partido sin tierra

Comenta

Son días convulsos para la formación naranja. El giro estratégico que Ciudadanos ha anunciado en relación a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado requiere de una explicación convincente y apoyada en argumentos sólidos, cosas que hasta ahora en las horas transcurridas desde su anuncio no ha ocurrido. La oposición por parte del partido de Rivera y del PP a que se modifique el reglamento de tramitación de la Ley de Estabilidad es algo plenamente legal, tan legítimo como la moción de censura que aupó al PSOE al gobierno, y mantenerla era una forma de contrapesar la mayoría Shelley del Congreso en la Cámara Alta. Las leyes hay que cumplirlas y en el juego de los equilibrios parlamentarios el ejecutivo tiene un problema con este asunto, derivado de su propia precariedad.

víctor arribas

Bolsonaro: un nuevo demonio nace en Brasil

Comenta

A estas alturas nadie va a arrebatarle ya la presidencia de Brasil al candidato ultraderechista, ex militar, xenófobo, machista, homófobo y aniquilador de las minorías y los pobres, según el catálogo de epítetos que hemos leído y escuchado en las últimas semanas sobre Jair Bolsonaro. Las urnas y los votos de los brasileños han obrado el milagro, que lo es pese a estar cantado, de convertir en trigésimo octavo jefe de Estado del país más poblado de Latinoamérica al candidato vapuleado por los medios de comunicación del mundo entero, por los partidos de la izquierda mundial que parece se jugaban mucho en el envite... e incluso por sus propias declaraciones populistas y autoritarias que han lastrado su imagen y puesto en bandeja la caricaturización a la que hemos asistido de alguien que ha cautivado a los brasileños por su proyecto. La democracia tiene esta curiosa grandeza: acepta incluso a quienes repudian sus resultados cuando no alumbran lo políticamente correcto, que por supuesto es lo que ellos piensan y defienden.

víctor arribas

Sánchez-Casado: nada más que hablar

Comenta

La sesión parlamentaria del 24 de octubre de 2018 va a ser recordada en las crónicas históricas del Congreso como una de las más esclarecedoras de lo que políticamente va a ocurrir en el país en los meses venideros. Todas las posiciones quedaron fijadas con nitidez, con extrema nitidez incluso, ya que se llevan los extremos a la hora de calificar. Pablo Casado le propinó un golpe inesperado al presidente, pero fue esclarecedor en relación al tono que ha elegido para su labor de oposición al gobierno. Tono duro, en el que muchas cosas que no le gusta escuchar a Pedro Sánchez en su burbuja monclovita tendrá que escucharlas cada miércoles en el hemiciclo. Pudo ser excesiva la afirmación de que es responsable y partícipe del golpe que se intenta desde hace un año en Cataluña, porque en realidad el presidente es partícipe a título lucrativo del voto de conveniencia de los partidos que están llevando a cabo ese golpe. El matiz es importante, aunque la realidad no le resta un ápice de gravedad a la forma en que se condujo Sánchez para alcanzar el poder.

víctor arribas

La gira de Iglesias anticipa el horizonte político

Comenta

Visita a la cárcel donde se encuentra Junqueras, conversación telefónica de casi una hora con Puigdemont, y reunión en Ajuria Enea con Urkullu. En sólo tres días, Pablo Iglesias ha tomado las riendas de la negociación política, sin estar autorizado por el gobierno pero sin haber sido desautorizado desde Moncloa. Ya pueden los ministros y el presidente repetir de forma reiterada que Iglesias no representa al ejecutivo, que no lograrán convencer más que a los convencidos. El resto sabe bien lo que ha planteado el líder de Podemos a sus interlocutores, por mucho que se repita que "la negociación en nombre del gobierno la hace el gobierno"

víctor arribas

Los desnudos y los muertos de Cataluña

Comenta

Hasta ahora en los seis años que dura ya la exacerbación del sentimiento independentista en Cataluña pocas veces se ha utilizado el recurso de los muertos sobre la mesa como argumento para discutir la viabilidad del proceso. Siempre había sido empleado desde las posiciones separatistas: el 1 de octubre por aquellas cargas policiales en cumplimiento de una orden judicial que estaba siendo vulnerada, y tangencialmente, en las bravuconadas altisonantes de dirigentes catalanes como Tardá cuando mencionan la que sería indeseable presencia de tanques en las calles de Barcelona, una imagen que a fuerza de repetirse ha parecido incluso dejar de ser para ellos indeseable.

víctor arribas

Los dos bloques políticos definen sus posiciones

Comenta

La elaboración de los Presupuestos ha permitido que los españoles, que serán los que paguen la fiesta del aumento del gasto público, comprueben el estado de salud de los dos bloques ideológicos que hay actualmente en el espectro político del país: el de la mayoría de izquierdas, nacionalista e independentista, y el de la minoría de centro y conservadora que perdió el poder el pasado junio. Mientras unos pactan y llevan al Congreso las primeras cuentas del post marianismo, los otros discuten sobre quién hace mejor la labor de oposición. Y todo ello con el horizonte inmediato de unas elecciones en Andalucía y unas municipales, autonómicas y europeas en la próxima primavera que pondrán a prueba el estado de los materiales en uno y otro bando.

víctor arribas

El presidente que prestigiaba al Senado

Comenta

Ese podrá ser uno de los hitos por los que en el futuro se recuerde la presidencia, corta o larga, de Pedro Sánchez como séptimo jefe de gobierno en la democracia española. El presidente que salvaguardó el prestigio de la Cámara Alta al negarse a comparecer, como le solicitó la mayoría de senadores representados en la Mesa. Haber comparecido ante los representantes de los ciudadanos, la mayoría de ellos elegidos en ese foro por el voto directo de los electores poniendo cruces en sus apellidos, habría sido un desprestigio para la noble institución, necesitada de que alguien sin intereses espurios la mantenga a salvo de la ciénaga que supone llevar allí a un presidente a contestar preguntas.


Copyright 2006-2018, Editorial Ecoprensa, S.A. | Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Cloud Hosting en Acens | Ajustes de cookies