Opinión

El discurso histórico que no ha hecho el gobierno

Felipe VI, en un momento de su discurso televisado en Nochebuena. Imagen: EP.

Ni empezó por lo que quieren sus enemigos, ni le dedicó el tiempo que pretendían los antimonárquicos, los del gobierno y los de fuera del gobierno. El asunto de las informaciones sobre el Rey emérito, que para el 0,3 por ciento de los ciudadanos españoles supone una grave crisis institucional que obliga a cambiar urgentemente el modelo de Estado, mereció para Felipe VI una sola frase, de enorme contundencia y significación, pero solo eso: una frase que todos compartimos sobre los principios éticos que obligan a todos los ciudadanos sea cual sea su linaje, su familia o su condición.

Hasta Rufián debería compartirlo, aunque él y sus semejantes hayan empleado las programadas críticas de cada 25 de diciembre. Y es que sólo ese porcentaje, 0,3 de cada cien españoles, siguen el juego a Podemos, los independentistas, los nacionalistas y el nuevo PSOE de Pedro Sánchez en su acoso e intento de derribo de la Corona y la Jefatura del Estado, más fuertes desde anoche gracias a un discurso navideño histórico por su llamamiento a la esperanza, la unidad y la confianza en el país que compartimos.

El discurso que durante once meses eternos se ha esperado del jefe de gobierno y que ha brillado por su ausencia. El discurso que sí ha pronunciado la canciller Merkel en varias ocasiones durante la pandemia.

La Moncloa había pedido al Rey que su discurso fuera "suficientemente explícito" y tranquilizador para ese grupo minúsculo de contrarios a la monarquía parlamentaria que nos dimos en la Transición. Se habrá quedado satisfecha pero sólo en parte, porque la alusión a su padre ni fue directa ni fue extensa, ni fue en absoluto lo más importante de cuantos asuntos analizó el monarca. Tanto da. Las acciones de hostilidad hacia él continuarán en los próximos meses y años, mientras dure esta legislatura de la mayoría absoluta multicolor.

Lo dicho por el Rey, que se ha colado en millones de hogares, vale para don Juan Carlos, para los socialistas condenados por el expolio del dinero de los parados andaluces, es válido contra los caraduras que anidaron en el principal partido conservador llevándoselo crudo durante años, o contra la S.A. de la corrupción montada por el nacionalismo catalán y personificada en la familia Pujol. Sería interesante imaginar cuán diferente habría sido el mensaje de Navidad de un presidente republicano como Pablo Iglesias, y comprobar si habría tenido suficientes alusiones a las presuntas corruptelas de su partido con agencias que según la prensa han desviado dinero inconfesable fuera del país. La Moncloa habría exigido igualmente un discurso "suficientemente explícito" y tranquilizador. Seguro.

Los principales enemigos del Rey de España están dentro de España, y son españoles. Aunque no consigan un respaldo social a sus posiciones rupturistas. Según el CIS, la preocupación o "alarma social" de los españoles por la Corona alcanza un 0,3 por ciento

El Rey ha pedido que el desánimo y la desconfianza no minen nuestras capacidades de futuro. Ha hecho una defensa, también inédita en las alocuciones presidenciales, de las empresas y los autónomos que deben liderar la recuperación, más allá del previsible reparto privilegiado que se producirá con los fondos europeos. Felipe VI ha pedido, con la credibilidad que da su figura engrandecida en los malos momentos, un gran esfuerzo colectivo nacional para que juntos superemos esta situación terrible.

Pero los principales enemigos del Rey de España están dentro de España, y son españoles. Aunque no consigan un respaldo social a sus posiciones rupturistas. Según el CIS de esta misma semana, la preocupación o "alarma social" de los españoles por la Corona alcanza ese 0,3 por ciento, la nada despreciable cifra de 138.000.000 ciudadanos de un total de 46 millones. Una cifra considerable en términos absolutos, pero muy relativa.

Hagamos la abstracción de que fueran todos ellos votantes de Pablo Iglesias y las distintas siglas con que su partido se presenta en los diferentes territorios. Si tomamos el total de votantes de Podemos en las últimas elecciones generales del 10-N, esos 138.000 supondrían un 4 por ciento de su electorado menguante. Resumiendo, sólo cuatro de cada cien votantes de Podemos manifestarían una preocupación grave por la existencia de la monarquía parlamentaria según esta abstracción empírica.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Que si hombre, que los chanchullos del Emerito solo incrementan el apoyo popular a la monarquia. Suerte que somos una monarquia seria y no republicas bananeras como Alemania, Francia, Canada, Estados Unidos.....

Puntuación -8
#1
La democracia
A Favor
En Contra

está en franca decadencia, se ha institucionalizado la mentira como algo normal en la vida pública por parte del gobierno, ya nadie se cree nada de lo que dicen, es una pena que cuando salen en los medios ya la gente no preste atención a lo que dicen, porque seguro que será otra mentira, sólo nos queda Felipe VI a que agarrarnos.

Puntuación 9
#2
Isabel II
A Favor
En Contra

Canadá es una monarquía

https://www.canada.ca/en/canadian-heritage/services/royal-family/queen.html

Puntuación 3
#3
Diego tabarnés
A Favor
En Contra

No soy especialmente monárquico, pero no entiendo que a algunos les moleste tanto vivir en una monarquía parlamentaria y no teman un gobierno desmembrado con reinos de taifas, caciquillos comunistoides, perroflautas, embusteros, contrabandistas, ladrones, recaudadores de impuestos injustos y arbitrarios, chorizos, maleantes, vagos, vividores...

"Querido Sancho, compruebo con pesar cómo los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fuí defensor de Reyes, pero peores son aquellos que engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca les darán. País éste, amado Sancho, que destronan Reyes y coronan a piratas pensando que el oro del Rey será repartido entre el pueblo, sin saber que los piratas sólo reparten entre piratas."

El Quijote. Miguel de Cervantes. (Sabiduría popular y atemporal).

Puntuación 7
#4
A Favor
En Contra

Por lo menos, con un presidente de la República, se sabe que el presupuesto destinado es para él y su pareja.

Con el sistema actual, chupan del bote: las amantes, los primos de Grecia sin trono, el otro primo de Bulgaria, los aspirantes al de Francia, sus amigotes, los sin trono de media europa, todas sus asociaciones y fundaciones parasitarias y "que hay de lo mío" , en fin la lista es eterna y claro la pasta se acaba...

Puntuación -8
#5
A Favor
En Contra

Por lo menos, con un presidente de la República, se sabe que el presupuesto destinado es para él y su pareja.

Con el sistema actual, chupan del bote: las amantes, los primos de Grecia sin trono, el otro primo de Bulgaria, los aspirantes al de Francia, sus amigotes, los sin trono de media europa, todas sus asociaciones y fundaciones parasitarias y "que hay de lo mío" , en fin la lista es eterna y claro la pasta se acaba...

Y digo esto, sin ánimo de ofender ni crear controversia, faltaría más.

Puntuación -9
#6
A Favor
En Contra

Lo que es evidente es que la monarquía , sigue teniendo respaldo social, está por ver cuánto...con lo cual.. ahí seguirá.

Puntuación 7
#7
A Favor
En Contra

... aunque lo apuntado en #6, quizás sea una percepción errónea... porque tampoco parece que haya un movimiento electoral de un calado tal como para pensar en lo contrario..

Puntuación 0
#8
A Favor
En Contra

Al #6, pero queda claro que todo eso es una hipótesis, y no se sustenta en ningún caso de los aparecidos hasta ahora.... así que tranquilidad, y todo seguirá igual.

Puntuación 0
#9