Javier Santacruz Cano

Consejero Editorial de elEconomista América
opinión

El empeoramiento de estimaciones macroeconómicas de los principales organismos internacionales supone una advertencia seria sobre la evolución de la economía española en los próximos trimestres frente a una cierta complacencia instalada en la política y la comunidad económica subrayando que "lo peor ha pasado". La mayor parte de los análisis y previsiones parten de los hechos más recientes, donde se puede observar una recuperación notable en la mayoría de los indicadores adelantados tras un hundimiento sin precedentes de sus niveles en los meses de marzo y abril. Obviamente su trayectoria ha estado condicionada por las tres decisiones políticas clave de los últimos tres meses: el decreto de confinamiento de la población, el decreto de paralización de las actividades no esenciales y el decreto de desescalada.

El que fue el principal motor de la economía española, ahora es muy probable que no pueda acompañarla. Según las previsiones presentadas esta semana por la Comisión Europea, la demanda exterior se mantendrá muy débil y contribuirá negativamente al crecimiento de la economía española, concretamente un -0,1 puntos para 2020 y no supondrá una fuerza importante para el crecimiento en el rebote que se espera para 2021 (+0,3 puntos), muy lejos de las contribuciones que ha ido haciendo a lo largo de los últimos años.

análisis

La muerte de Julio Anguita supone la desaparición del que quizá sea el último marxista económico en nuestro país con relevancia pública, no solo en las ideas sino también en su proceder durante más de tres décadas de actividad política. Pocas personas como Anguita podían discutir con una metodología definida, unos argumentos claros y un razonamiento teórico llevado hasta sus últimas consecuencias, respaldado en multitud de lecturas que iban desde la tradición marxiana (es decir, desde la filosofía del primer socialismo) hasta el comunismo que rebrota en diferentes países, a pesar de la caída del Muro de Berlín. Así lo demostró durante más de una década en la columna que escribía en este periódico. A pesar de encontrarme en las antípodas de su pensamiento económico, siempre encontré en las líneas que escribía Anguita profundidad en el análisis y el intento de generar una discusión práctica, pero fundamentada en unas bases teóricas, algunas veces sólidas y otras veces más endebles. Cada vez es más difícil encontrar economistas, pensadores, filósofos o simplemente profesionales o académicos con los que poder confrontar argumentos en una atmósfera de cordialidad, sin tener que esperar del adversario ataques 'ad hominem' y donde cada debatiente debe tener valor que, como decía Unamuno en el epílogo a la "Vida y Escritos del Dr. José Rizal", 'tiene más de cerebral que de testicular'.

Subida de impuestos

La llegada al poder de Pedro Sánchez detuvo el proceso de la consolidación fiscal. Entre 2018 y 2019, la tendencia de reducción del déficit presupuestario se quebró, primero frenando la reducción del déficit en 2018 (recién aprobados los Presupuestos del PP) en medio punto porcentual hasta el 2,5% del PIB, y en 2019 disparando el déficit ocho décimas con respecto al objetivo renegociado por el propio Gabinete Sánchez.

Análisis geopolítico

La primera economía ahorradora del mundo ha puesto en marcha la maquinaria para incrementar significativamente su influencia en el mundo aprovechando la crisis del coronavirus, la cual está sumiendo en un momento de extraordinaria debilidad a las democracias occidentales, especialmente las europeas.

ECONOMÍA

La crisis del coronavirus puede saldarse con un incremento de hasta 25 puntos sobre PIB de deuda pública. Este será sin duda la consecuencia de más largo recorrido que tendrá que gestionar una economía como la española, cuyo ciclo ya se estaba agotando con anterioridad a la pandemia ocasionada por el avance del Covid-19. Será clave, en esta tesitura, mantener a medio plazo una situación como la actual de tipos de interés reales negativos para poder estabilizar el nuevo nivel de deuda, pudiendo duplicar en apenas una década el nivel de endeudamiento límite marcado por los Tratados de la Unión.

Economía

El coronavirus daña principalmente al consumo y exportaciones, con lo cual, aquellas medidas que se tomen para sostener consumo y comercio exterior como reducir aranceles e impuestos indirectos, ayudan a que no se paralice la actividad de este trimestre y, en función de la duración de la enfermedad, sostener el crecimiento del próximo. En este mismo sentido, España se está quedando a la zaga en la toma de medidas que sostenga el consumo que ya han adoptado varios países siguiendo el ejemplo chino de contrarrestar el parón en el sector exterior y lo que afecta al suministro de bienes de primera necesidad a las familias.

ANÁLISIS

Hemos pasado en las últimas décadas de un sistema de control de precios a un control de márgenes, bajo el supuesto de que las autoridades reguladoras son capaces de calcular un "margen justo" para cada parte de la cadena alimentaria. Sin duda, este supuesto es un error económico, ya que igual de cambiantes son los márgenes que los precios, dado que están sometidos a la misma dinámica (en el caso agrícola, manifiestamente defectuosa) del mercado.

Análisis

¿Por qué el Gobierno vasco quiere quedarse con la gestión de un presupuesto como el de la Seguridad Social a sabiendas de que tiene uno de los mayores déficits de la caja territorializada y que así continuará durante muchos años teniendo una dinámica demográfica muy desfavorable? El interés por parte del País Vasco de gestionar la Seguridad Social está sustentado en sólidas razones de fondo que van más allá de los compromisos políticos de apoyo al actual Gobierno y también a lo acordado en los sucesivos traspasos de competencias contemplados en el Estatuto de Autonomía y en las rondas posteriores.

ECONOMIA

Los temores económicos sobre los efectos del coronavirus están claramente sobrevalorados. Es la conclusión a la que llegan diferentes informes de expertos, servicios de estudios e instituciones, los cuales comparan la situación actual con otras experiencias pasadas en las que enfermedades que estremecían al mundo, pocos meses después se traducían en un daño limitado sobre el crecimiento global y, en particular, sobre los países donde se habían originado.