Javier Santacruz Cano

Consejero Editorial de elEconomista América
ECONOMÍA

La crisis del coronavirus puede saldarse con un incremento de hasta 25 puntos sobre PIB de deuda pública. Este será sin duda la consecuencia de más largo recorrido que tendrá que gestionar una economía como la española, cuyo ciclo ya se estaba agotando con anterioridad a la pandemia ocasionada por el avance del Covid-19. Será clave, en esta tesitura, mantener a medio plazo una situación como la actual de tipos de interés reales negativos para poder estabilizar el nuevo nivel de deuda, pudiendo duplicar en apenas una década el nivel de endeudamiento límite marcado por los Tratados de la Unión.

Economía

El coronavirus daña principalmente al consumo y exportaciones, con lo cual, aquellas medidas que se tomen para sostener consumo y comercio exterior como reducir aranceles e impuestos indirectos, ayudan a que no se paralice la actividad de este trimestre y, en función de la duración de la enfermedad, sostener el crecimiento del próximo. En este mismo sentido, España se está quedando a la zaga en la toma de medidas que sostenga el consumo que ya han adoptado varios países siguiendo el ejemplo chino de contrarrestar el parón en el sector exterior y lo que afecta al suministro de bienes de primera necesidad a las familias.

ANÁLISIS

Hemos pasado en las últimas décadas de un sistema de control de precios a un control de márgenes, bajo el supuesto de que las autoridades reguladoras son capaces de calcular un "margen justo" para cada parte de la cadena alimentaria. Sin duda, este supuesto es un error económico, ya que igual de cambiantes son los márgenes que los precios, dado que están sometidos a la misma dinámica (en el caso agrícola, manifiestamente defectuosa) del mercado.

Análisis

¿Por qué el Gobierno vasco quiere quedarse con la gestión de un presupuesto como el de la Seguridad Social a sabiendas de que tiene uno de los mayores déficits de la caja territorializada y que así continuará durante muchos años teniendo una dinámica demográfica muy desfavorable? El interés por parte del País Vasco de gestionar la Seguridad Social está sustentado en sólidas razones de fondo que van más allá de los compromisos políticos de apoyo al actual Gobierno y también a lo acordado en los sucesivos traspasos de competencias contemplados en el Estatuto de Autonomía y en las rondas posteriores.

ECONOMIA

Los temores económicos sobre los efectos del coronavirus están claramente sobrevalorados. Es la conclusión a la que llegan diferentes informes de expertos, servicios de estudios e instituciones, los cuales comparan la situación actual con otras experiencias pasadas en las que enfermedades que estremecían al mundo, pocos meses después se traducían en un daño limitado sobre el crecimiento global y, en particular, sobre los países donde se habían originado.

El problema del campo

El sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero vive un lento pero inexorable declive en términos de contribución al PIB de España desde que se inició la industrialización. Si bien se parte de que era una consecuencia lógica del desarrollo -la agricultura da paso a la industria y ésta a su vez al sector terciario- la situación ha ido mucho más allá debido a factores tanto endógenos como exógenos, que han ido interactuando con el sector en los últimos cuarenta años.

salud pública

La Organización Mundial de la Salud ha declarado la emergencia internacional por el coronavirus chino una semana después de considerar, en una reunión con sus miembros divididos, que no era necesario. La decisión llega tras varias medidas de seguridad que han tomado diversos países por su cuenta (sin la coordinación que supone la declaración de la OMS) y con un balance de 7.711 casos confirmados y 170 muertos.

Comunidades Autónomas

Aunque algunas regiones como las forales, Cataluña o la propia Madrid registran extraordinarios incrementos de los costes laborales, no puede juzgarse esta noticia como algo totalmente bueno o malo per se si no se tiene en cuenta la evolución de la competitividad global.

ECONOMÍA

La contención de los costes laborales por parte de las autonomías menos desarrolladas como Murcia, Castilla-La Mancha o Andalucía durante la última década ha provocado un ensanchamiento de la brecha salarial entre las regiones más modestas y las más dinámicas que deriva un fenómeno sin precedentes en España: la ganancia de competitividad de las más desfavorecidas. Pese al repunte por encima del 2 por ciento de los costes laborales, de media en los dos últimos ejercicios, la moderación de estas regiones en los años anteriores ha provocado una ganancia de competitividad que acerca su desempeño económico al de las más boyantes.  provocado y recorte de la brecha con las más potentes.