Javier Santacruz Cano

Miembro del think tank Civismo y consejero Editorial de elEconomista América
Economía

La evolución económica prevista para los próximos trimestres, unida a la actual política económica del Gobierno Sánchez-Iglesias, aboca a España a una nueva etapa próxima de austeridad que devuelva al sector público a la senda de la estabilidad presupuestaria y el control de la Deuda Pública, dando cumplimiento al principio constitucional establecido en 2011 mediante la reforma del Artículo 135 de la Constitución Española, gracias al cual se pudo salvar un rescate total de España pero no evitó un rescate parcial en 2012 al provocar el Gobierno Rajoy la quiebra de las cajas de ahorros fusionadas.

ANÁLISIS

Ni las urgencias del momento ni las modas, ni tan siquiera ciertos temas políticamente correctos. La Real Academia Sueca de Ciencias Sociales, fiel a su estilo, ha continuado la senda de los últimos años concediendo el Premio Nobel de Economía a académicos dedicados a la investigación aplicada con relevancia tanto social como en las políticas públicas. Es el caso de los galardonados este año: los profesores de la Universidad de Stanford Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, los cuales han dedicado la mayor parte de su carrera investigadora al diseño de mecanismos para toma de decisiones tanto individuales como sociales, siendo el más destacado de ellos la subasta.

Lo que parecía un riesgo improbable de materializarse en una grave crisis mundial, como una epidemia, no sólo se ha producido, sino que está a punto de llevarse por delante casi un 5% del PIB mundial en menos de un año. Sin duda, en el año de la más grave pandemia del último siglo, los académicos y profesionales de la Ciencia Económica han intensificado su trabajo sobre las consecuencias de esta crisis, especialmente algunos redirigiendo sus líneas de investigación hacia campos como la resistencia de las economías a graves imprevistos, los efectos de largo radio de graves crisis inesperadas o el cambio de paradigmas económicos en partes importantes del mundo, empezando por Asia.

El Fogasa dispone de un presupuesto de 796 millones de euros, el cual sólo daría para cubrir el 25% de las indemnizaciones por despido si prosperara la propuesta de la patronal madrileña CEIM de que el Fondo de Garantía Salarial y la empresa paguen a partes iguales el coste de despedir a alrededor de medio millón de trabajadores actualmente bajo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) -de un total de 773.000- que con alta probabilidad pasarían a Ere y, por tanto, al paro.

política

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez intentará hasta el último momento no emprender el mismo camino al que se vio obligado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en mayo de 2010, ante una situación fiscal que se complica cada semana que pasa. Los últimos registros de ejecución presupuestaria que revelan un desplome de la recaudación y un aumento sin precedentes del gasto público, unidos a los malos datos de coyuntura macroeconómica, la imposibilidad de que se conceda anticipo alguno del nuevo Fondo de Recuperación y Resiliencia europeo (los 140.000 millones a los que optaría España) y las necesidades financieras que se acumulan a final de año, harán muy difícil que el Gobierno pueda mantener la actual hoja de ruta, teniendo que asumir una moderación en las pretensiones de Pedro Sánchez y en las de su socio de Gobierno.

Madrid es el principal motor económico de España no sólo por su contribución al crecimiento del PIB nacional sino muy especialmente por ser el nudo de empresas, comunicaciones y factores productivos que hacen posible la articulación de la actividad económica en el conjunto del país.

La crisis sanitaria aún no resuelta hasta que surja y generalice una vacuna eficaz que dejó a la mayor parte de los españoles confinados en sus casas durante más de tres meses, ha supuesto la ruptura de dinámicas tan importantes como la educativa. Volver al curso normal en los diferentes grados de enseñanza está siendo una tarea compleja por los rebrotes masivos que se están produciendo a las puertas del comienzo del Curso Académico 2021-2022.

ECONOMÍA

El más que probable alza fiscal para los trabajadores que en este año han pasado por un Erte por el impacto de la pandemia en la economía y el mercado laboral, dado que se verán obligados a hacer la declaración de la Renta al año siguiente por haber tenido dos pagadores con percepciones base superiores a 12.450 euros, también se producirá para miles de nuevos pensionistas que este año se jubilarán y, por tanto, saldrán de la población en edad de trabajar.