CULTURA Y NEGOCIO

A quién o a qué miraba un autoretratado Diego Rodríguez de Silva y Velázquez en Las Meninas supone uno de los mayores enigmas que custodia el Museo Nacional del Prado, tenedor de esta joya del Siglo de Oro español; y que, a buen seguro, quedará ad eternum sin descifrar. No en vano, hallamos otro 'secreto' que concierne a esa obra y las otras 1.722 de las 121 salas de exposición enmarcadas en los 90.000 metros cuadrados sitos en Ruiz de Alarcón, 23, de Madrid y que acciona el latir del lugar. Se trata del área financiera, a la cual también hay que echarle arte por los cuatro costaos. Sólo en la superficie crematística del Prado nos topamos con un dato extraordinario: la contribución dineraria directa e indirecta del Museo a la economía patria es de 745 millones de euros, esto es, multiplica por 16 su presupuesto anual. Desvelamos los números de la pinacoteca por excelencia con la ayuda de Marina Chinchilla, su directora adjunta de Administración, quien atiende a elEconomista.es en plena desescalada por el coronavirus. Del trastoque de la procelosa pandemia a los planes de la institución, daremos cuenta unas líneas más abajo.

Pandemia

El doctor Padilla, médico en el centro de salud Fuencarral (Madrid), no viste capa, sino bata y batalla. Mucha. En febrero de 2019 era una de las voces de un amplio reportaje publicado en este medio sobre el estado de la Atención Primaria en donde denunciaba, junto con otras compañeras, la "sobrecarga asistencial y bajos salarios" en el sector. Por aquel entonces, Javier Padilla sostenía "acabar la jornada con dolor de cuello por el volumen de trabajo". Apenas 13 meses después, el COVID-19 ha arreado un sobresaliente viraje a la vida de todos en general y a la de los sanitarios en particular. Hace apenas unas horas que la primavera, cuyos gorjeos escucharemos desde los balcones, ha rubricado su entrada más taciturna revestida de un impostado invierno entre guindas amargas. El rastro del coronavirus en España deja en el amanecer de este 20 marzo alrededor del millar de muertos y casi 20.000 contagiados, situándonos como el cuarto país más afectado por la pandemia tras China, Italia e Irán (pudiendo superar hoy a este último), amén de los hospitales hipertrofiados y sus consecuencias. Al otro lado del teléfono, Padilla atiende a elEconomista para prestarnos sus ojos con el fin de pulsar la última hora de la 'primera línea'. Asegura que "ahora mismo, vivimos en una sensación de cambio constante y de que lo peor siempre está por venir". No en vano, lanza también rayos de esperanza; "la gran mayoría de la población mejora".

Despoblación

"¿Papá, cómo será mi vida cuando me tenga que ir a trabajar fuera y no viva más aquí?" Esta duda amarga la planteaba, hace tan sólo unas fechas, Julia, una niña de 13 años, a su padre, Roberto Miguel Gil; a la sazón, presidente de la Asociación Empresarial Andorra-Sierra de Arcos, comarca de nueve municipios y 11.000 habitantes, aproximadamente. Hace unos días Endesa anunciaba el cierre de la central térmica, toda vez que la eléctrica se plantea invertir 1.487 millones en un 'megaproyecto' renovable para sustituirla. El último suspiro se hará efectivo al compás de la duodécima campanada y acarreará 400 despidos de las subcontratas, afectando al 80% del PIB de la zona y al 40% de la provincia de Teruel. Julia ve su territorio ganado "por el gris".

Corrupción

El Día de los Inocentes de 2013, UGT-Andalucía presentaba una querella contra Roberto Macías, extrabajador del sindicato durante seis años. Le imputa "robo de información y revelación de secretos", a la par que le pide, como acusación particular, 60.000 euros de multa y cuatro años de cárcel; la Fiscalía se queda en tres. Macías se reclama como alertador, que no denunciante, en la 'Operación Cirene' o caso de las facturas falsas de UGT-A, cuyo presunto fraude, con subvenciones de la Junta mediante, alcanza, según el peritaje, un desvío de 41,7 millones de euros, cifra que podría incrementarse hasta los 60. El juicio, previsto para este jueves a las 9.30, se ha suspendido tras la renuncia formal del letrado del querellado apenas hace 48 horas. Sevilla, que hace nueve días vivió de primera mano la sentencia del mayor caso de corrupción de la democracia, los ERE fraudulentos, tendrá que esperar ahora en otro proceso que acapara también sus miradas.

¿Lucha contra la ludopatía?

"Es el impuesto más dulce para el Estado, que se obnubila por el rendimiento fiscal de esta actividad", sentencia tajante, en relación al juego, Juan Lamas, director técnico de FEJAR (Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados), para elEconomista.es, quien lleva trabajando en ludopatía desde el año 89; mientras Hacienda se defiende. Lamas ya vivió el boom de las máquinas tipo B (coloquialmente conocidas como tragaperras) y asiste ahora a una suerte de "reedición de este mal" con las apuestas deportivas. Lo que ha cambiado en este lapso de tiempo es el perfil del usuario. "Ahora hablamos de chavales de 20 en busca de un empleo y sin patrimonio; si bien un 94% de la sociedad española participa de algún juego de azar". Según datos que arroja el Estudio de Mercado de Juegos de Azar, este sector mueve sólo en España 45.000 millones de euros al año. ¿Por qué la Administración Central sí establece recursos en drogadicción? ¿Son tan fieros los tentáculos de los operadores? ¿Por qué hubo sobre aviso en la 'Operación Arcade'? A lo largo de estas líneas, desmenuzamos las particiones del pastel y responderemos a interrogantes clave, sin olvidar la parte del alma. De ese lado, Bayta Díaz, psicóloga experta en adicciones, afirma que "la mayoría piensa en el suicidio". Las asociaciones les construyen 'escafandras' para evitarlo a toda costa.

Despoblación

El silencio también comunica. Y por tan poderosa y noble arma ha optado esta vez la Coordinadora de la 'España Vaciada', que aúna a 121 plataformas repartidas a lo largo y ancho de la geografía nacional, que luchan contra la despoblación; y que abraza a 1.360 pueblos con menos de 100 habitantes. En el oxímoron han hallado una nueva forma de reivindicar su causa, de pintarse visibles y verdes; en su suma, de bramar en el mutismo. Este viernes se convocaron paros simbólicos de cinco minutos a las puertas de los ayuntamientos y plazas mayores. Según los convocantes, el requerimiento cosechó el respaldo de alrededor de 300.000 almas calladas, pero mirando de frente a las administraciones. Por unos momentos esa España menesterosa de latido se paró. ¿Y si ocurriese definitivamente? "Acarrearía graves consecuencias para todo el país. Basta con pensar en el sector primario", sostiene Juan Manuel Polentinos, gerente de la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (COCEDER) para elEconomista.es.

Economía

¿Cuánto vale enfrentarse al fuego? ¿Cuánto vale sofocar el impacto de un incendio en nuestros bosques? En suma, ¿cuánto vale una vida? Eso se preguntan los 555 brigadistas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF), repartidos a lo largo y ancho del territorio nacional en 10 bases, cuando las llamas calientan a más de 70ºC. El riesgo de esta profesión desprende mucho calor, pero los ingresos en la cuenta corriente hielan. Hasta el 19 de julio del presente ejercicio apenas veían reflejados en el neto de sus nóminas 900 euros, más un complemento de 3,80 por jornada "que cubría peligrosidad, disponibilidad y turnicidad", según explica, para elEconomista.es, Pablo González Moreno, presidente de la ATBRIF, la asociación de los trabajadores. Desde hace unas semanas, este cuerpo, pagado por la empresa pública Tragsa, subcontratada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), tras años de protestas y huelgas de más de 100 días, han conseguido ser mileuristas rasos, gracias a un incremento del 11% en sus salarios. Es el "escaloncillo", que expresa, con cierto pesar, González. Las reivindicaciones por unas condiciones dignas siguen incandescentes.

Energía

"Estoy seguro de que en España hay mucha gente que actualmente paga bastante más en luz de lo que el mercado ofrece". Son palabras de Fernando García, director de una startup cuya factura eléctrica se ha visto reducida notablemente en los últimos tiempos "en prácticamente 800 euros al año, un 30% menos; me supone casi el sueldo de un mes". Andrea Mulinacci es responsable de un restaurante especializado en lasaña en Pozuelo. En su caso, el ahorro se ha producido tanto en el local como en su casa, en donde ha logrado economizar "hasta 50 euros al mes", y añade, a modo de clave introductoria, que "la falta de tiempo nos hace aceptar la factura". No ha sido magia. Su nexo es una comparadora de luz española. "Contamos con casos documentados reales de consumidores domésticos con un 40% de ahorro en su factura de la luz", exponen desde una de ellas, Watiofy, a elEconomista.es, mientras que desde Selectra argumentan que "llevamos más de 14 millones de euros ahorrados a nuestros clientes en la Península Ibérica durante el año pasado".

La mente y el voto

¿Qué misterios esconde la mente humana? Vestido puede ir también este interrogante de exclamación. Descifrar sus vericuetos es objetivo eterno de la fuente de sed de la ciencia. Y mientras, nos encontramos en una primavera en que las urnas han brotado antes que el buen tiempo definitivo. Queda aún un segundo asalto a una triple cita, este domingo 26 de mayo. Muchos ya han definido su posición toda vez que pisen el colegio electoral; otros dudan, y algunos aguantarán hasta última hora para ejercer su decisión. Pero sobre todos ellos sobrevuela la misma pregunta: ¿qué influye para votar?

La desertización rural

Hace nueve años Isabel Sánchez Tejado decidió dar un viraje de 180 grados a su vida. Cambió el asfalto por las estrellas. Una mala racha profesional tras trabajar en la dirección de ventas de multinacionales como IBM o PwC terminó por decantar la mudanza de Madrid a Gredos, concretamente a un pueblo de su sierra de 380 habitantes. Se adentraba de lleno en el cosmos rural. Un entorno que acusa una fuerte crisis demográfica. Es la 'España vacía', que se argumenta, por ejemplo, en que el 16% de los municipios, concretamente 1.360 pueblos, no llega a 100 habitantes. Hoy, Sánchez Tejado, absolutamente asentada, es cofundadora de Repueblo, una iniciativa en forma de think tank, nacida hace cuatro meses en el Startup Weekend de Google, para zurcir los territorios deshilachados del mapa nacional.