Tecnología

De Meninas y latidos: la tecnología, en la vena del arte

  • ¿La tecnología ha venido para evolucionar o cambiar el arte?
  • El papel de las nuevas herramientas se centra en las emociones
  • ¿Qué opinan en el Museo del Prado sobre las obras digitales?
Latido. Imagen: cedida
Madridicon-related

¿Qué rostro pondría Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, nacido en el último suspiro del siglo XVI, si le hablásemos de NFT (token no fungible)? Esa respuesta quedará en el interrogante perpetuo. Aunque sí se puede contestar a cómo la tecnología, actualmente, ha calado en los veneros del arte. La irrupción de esta herramienta en la belleza es toda una realidad cuyo techo está aún por avistar. No en vano, las posibilidades digitales ya han iniciado un surco en las emociones brotadas de la experiencia de percibir las obras. Así, según ha conocido de primera mano elEconomista, por ejemplo, se han inmortalizado los latidos del artista mientras actúa. ¿Pero esta 'revolución' es abrazada en el Museo de Prado de Madrid? La argumentación que realizan desde una de las mejores pinacotecas mundiales para este medio supone un enfoque muy enriquecedor en esta disruptiva.

moool, startup española con sede en Barcelona, pretende con su nombre "como el arte, ser abstracto". Pues, según declara su fundadora y CEO, Guiomar Roglán, a este periódico, "la idea es que cada cual lo interprete y pronuncie a su manera". Su madre "era coleccionista de arte" y fue inspiración para un proyecto con la meta de democratizar el arte. Siempre me ha gustado el arte y que la gente tuviese un original por precios asequibles. A partir de 150 euros ya hay obras originales y únicas. Javier Mariscal (diseñador de Cobi, mascota de los JJOO del 92) dibujaba siempre el original en una tableta de los años 80, pero no se lo podía dar a nadie porque no se podía vender al no haber un registro de la propiedad digital que protegiera esa obra. Con el Blockchain, se puede certificar y registrar la autoría de una obra o activo digital". 

"Antes había VHS y hoy plataformas. Queremos evolucionar el coleccionismo  en el arte"

¿La tecnología ha potenciado o cambiado el arte? Para Roglán, "ambas cosas. Antes había VHS y hoy plataformas". Su objetivo es "evolucionar el arte a través de las nuevas tecnologías". Para ello, narra el trabajo de moool con Alejandro Sanz. "Le pusimos un Holter para registrar su latido en el escenario. Hemos convertido su emoción en 15 obras de arte digital. La idea es la inmortalidad. Estará a la venta para antes de estas Navidades". Sobre los NFT, agrega que "es una tecnología brutal, aunque si se utiliza mal, como subir una foto de un cubata, ensombrece su potencial. En cualquier caso, las nuevas tecnologías y su potencial inmenso generan obras evolutivas ofreciendo otra experiencia y valor añadido", expone la CEO de moool.

Otra muestra de los nuevos tiempos se halla en Bilbao, con motivo del 25º aniversario del Museo Guggenheim, en la instalación de "Artetik: From the Art", desarrollado por Google Arts & Culture. Pamela Peter-Agbia, portavoz, explica a elEconomista que la "relación simbiótica" entre arte y tecnología es "vital para para nuestro trabajo, que reúne a artistas e ingenieros".

La piedra filosofal es el "atlas de las emociones". En palabras de Peter-Agbia, "lo veo como una memoria colectiva de la experiencia del museo y una forma de que los visitantes exploren las emociones que ellos y otros sienten al interactuar con su colección. Nos interesaba explorar cómo las percepciones de la colección de un museo pueden cambiar con el tiempo, como reflejo de los diferentes grupos. Se desconoce, en gran medida, la naturaleza de las experiencias estéticas evocadas por el arte. Como punto de partida, estaba la investigación de los científicos de la Universidad de California en Berkeley en la que identificaron 25 emociones. Por primera vez, nuestra colaboración con el Guggenheim Bilbao aplicó esta investigación a toda su colección". De manera personal, la portavoz indica que "he disfrutado mucho reflexionando y nombrando algunas de las emociones aparentemente abstractas que he sentido al admirar la colección del museo. Al pasear por la instalación de Richard Serra, he identificado sorpresa, asombro y sobrecogimiento, por ejemplo, y descubrí que muchos otros visitantes han experimentado justo las mismas". Finaliza alegrándose de que "hasta el momento, más de 20.000 visitantes han contribuido a la instalación".

¿Las Meninas 'caben' en el metaverso?

Carlos Chaguaceda, jefe de Comunicación del Museo del Prado, es muy claro al transmitir a este medio la posición de la institución sobre las últimas ventanas abiertas por la tecnología. En su explicación, se sirve de una joya sempiterna. Óleo sobre lienzo del siglo XVII: las Meninas. "Todo esto es una burbuja ilimitada. Aquí hay obras icónicas. Nuestra consideración se basa en un principio filosófico: el valor único y original de lo que está aquí y eso se pierde cuando haces obras digitales. La colección se puede descargar de la web. En cuanto a experiencias de subastas de otros museos, ninguno ha asaltado la banca. Aquí conservamos las meninas históricas. ¿Por qué un ciudadano va a tener una copia única de lo que es de todos? Hemos recibido muchas llamadas de empresas y nunca hemos pasado de ahí. Somos el museo con más seguidores en TikTok. La tecnología nos ofrece mucho, pero no tenemos que hacer todo", reflexiona Chaguaceda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud