Economía

Mazaly Aguilar (eurodiputada, Vox): "Al Pacto Verde Europeo hay que darle la vuelta como un calcetín"

Mazaly Aguilar, eurodiputada del grupo ECR y vicepresidenta de la AGRI (Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural), durante su entrevista con 'elEconomista.es' el pasado 28 de febrero. Imagen: Raquel Enríquez.
Estrasburgoicon-related

Todo mal. Con solo esas dos palabras se puede resumir la visión de Mazaly Aguilar sobre la gestión del sector primario en la Unión Europea (UE). Esta eurodiputada del grupo ECR (Conservadores y Reformistas Europeos), en el que está integrado el partido de ultraderecha español Vox, es asimismo la vicepresidenta de la Comisión parlamentaria de Agricultura y Desarrollo Rural, conocida en la jerga comunitaria como la AGRI. Este periódico le entrevistó a finales de febrero, durante el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo y en un momento marcado por las tractoradas y demás protestas de los agricultores y ganaderos en numerosos puntos del Viejo Continente.

  • Ha presentado una moción, junto con decenas de otros eurodiputados, para pedir que el Consejo de la UE, la Comisión Europea y la Eurocámara se abran a negociar la abolición del Pacto Verde Europeo. ¿Es necesario abolirlo por completo?

Absolutamente. La decisión fue en su momento de la Comisión Europea, de un señor que se llama [Frans] Timmermans, que afortunadamente dejó su puesto porque vamos a tardar muchos años en saber el daño terrible que ha hecho este señor con su "Europa será verde o no será". ¡Pues no será!

Ese Pacto Verde contiente una serie de estrategias que ya en 2021 un informe de un organismo que se llama JRC (que depende de la Comisión) dijo que iban a traer muchos problemas al agro europeo en general. ¡Era demoledor el informe! Con lo cual, ese Pacto Verde, que está por debajo de la Política Agraria Común, hay que quitárselo de encima.

  • ¿Es necesario abolirlo por completo? ¿No se puede modificar solo algunas partes y aprovechar otras?

El problema es que estamos hablando de un ecologismo de salón, de gente que intenta poner eso porque dicen que eso va a modificar el cambio climático, y no entienden nada de agricultura.

A ese Pacto Verde habría que darle la vuelta como a un calcetín. Y lo primero que habría que cargarse son dos estrategias: 'De la granja a la mesa' [o From Farm to Fork] y Biodiversidad. No han tenido más que problemas para la agricultura en general y para la, digamos, mediterránea. Portugal (aunque está en el Atlántico), Italia, España, Grecia... somos el núcleo duro de la agricultura en Europa y los más perjudicados por esos pactos.

La eurodiputada, respondiendo durante la entrevista que tuvo lugar en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

El Centro Común de Investigación (JRC por sus siglas en inglés) es una agencia dependiente de la Comisión Europea, tal y como comentó Aguilar durante su conversación con este periódico. Pero, aunque pueda parecer lo contrario por la forma en que ella se expresó, Bruselas pidió al JRC que analizara a fondo el conocido como Green Deal. Dicho de otra manera: el JRC no actuó por iniciativa propia para criticar los planes de la UE contra el cambio climático.

En otro estudio, con el título Informe sobre el impacto del Pacto Verde Europeo desde un enfoque de sistema alimentario global sostenible, profesores y expertos de universidades de España y de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se hicieron eco de las conclusiones del JCR y profundizaron en el análisis. Fue publicado también en 2021 por la Fundación Triptolemos y puede consultarse (en inglés) pinchando aquí.

Es cierto que el JRC concluyó que las estrategias del Green Deal provocarán una reducción sin precedentes de la capacidad de producción de la UE y de los ingresos de los agricultores. No obstante, su valoración no era exhaustiva: "El modelo utilizado tiene ciertas limitaciones para evaluar los complejos efectos de los objetivos que aborda", explicó hace tres años el organismo.

"Estas políticas pueden tener un impacto negativo en nuestra autonomía alimentaria estratégica, los precios al consumidor o la deslocalización de nuestra agricultura", aseveró por su parte la Fundación Triptolemos, que recordó asimismo que "el sector agrícola es causa del cambio climático", aunque igualmente "lo sufre y puede contribuir significativamente a reducirlo". Esta es una afirmación hecha en varias Conferencias de la ONU sobre el Cambio Climático (COP).

Sin embargo, la enorme influencia de la agricultura en el medioambiente (y viceversa) es algo que Mazaly Aguilar pasó por alto en su entrevista con elEconomista.es, aun siendo una de las claves a la hora de abordar la viabilidad del Pacto Verde de la UE. Además, la europarlamentaria de ECR mostró una percepción contradictoria sobre su papel como vicepresidenta de la AGRI (por el que, en teoría, debe trabajar a favor del interés público del bloque comunitario entero): si bien los problemas de los agricultores de toda la UE son "exactamente los mismos", los países de la Europa del norte "no tienen agricultura" y "les da igual" lo que pasa en el campo.

Fuente de la fotografía: web de Mazaly Aguilar (mazalyaguilar.eu).
  • En declaraciones a la agencia Efe, calificó de "paupérrimo" el resultado del Consejo de la UE de Agricultura que el lunes [26 de febrero] hubo en Bruselas. ¿Por qué? ¿Qué cree que tenía que haber hecho el Consejo?

Vamos a ver, ¿cómo es posible que después de cinco años que los agricultores están protestando solo se han movido el Consejo y la Comisión cuando se han puesto en pie de guerra?

Es verdad que en cada país ha sido una circunstancia diferente por la que ha explosionado [el sector agrícola]. Pero al final los problemas son ¡exactamente los mismos! No son rentables las explotaciones.

¿Por qué hablaba yo de paupérrimo? Porque, con la que está cayendo, ¿cómo es posible que lo único que se les ocurra decir es que hay que simplificar la burocracia? Que también. Pero, oiga, que hay problemas mucho más candentes. Por ejemplo, las cláusulas espejo para las importaciones que vienen con la competencia desleal. ¿Por qué no se acometen esos problemas que están teniendo con los costes operativos? ¿Por qué no se está pendiente de lo que está sucediendo, por ejemplo, con el cuaderno digital?

Cómo es posible que, en el Consejo, los ministros de Agricultura, que tienen en su mano poder (con los planes estratégicos) suavizar la situación de cada país, no lo estén haciendo. Y ahora que le ven las orejas al lobo, ¡porque todos ellos quieren repetir tras las próximas elecciones!, de repente empiezan a echar marcha atrás.

La señora Von der Leyen ya ha presentado su candidatura [para continuar como presidenta de la Comisión Europea] para el siguiente periodo. ¿Qué está haciendo? Echar marcha atrás: fitosanitarios, las tierras de barbecho, los ecosistemas... ¿Ahora?

  • Habla de la Comisión Europea, de Von der Leyen... Pero usted está en el Parlamento Europeo. ¿Qué se ha hecho desde su comisión en los últimos cinco años para mejorar la situación de los agricultores?

Lo que nos han dejado. Hemos estado poniendo y confrontando con la Comisión y el Consejo la situación que tienen nuestros agricultores. Pero, al final, la Comisión inicia, el Consejo [de la UE] aprueba o no, viene a la Eurocámara y se vota.

La gran mayoría de los miembros de esta comisión parlamentaria (excepto Los Verdes, que siempre están en contra de y son ecologistas, ecologistas y ecologistas y no hablan de otra cosa) estamos denunciando la situación que tienen todos nuestros agricultores. No importa que sean alemanes, italianos o griegos...

"A los países de la Europa del norte les da igual lo que está pasando en el campo, no tienen agricultura"

Es verdad que hay una gran diferencia entre la Europa del norte y la del sur. A la Europa del norte le da igual con tal de que sus lineales estén llenos de productos. Pero sus productos, los más baratos, vienen de fuera de Europa. Ellos no entienden que deberían estar defendiendo lo que nosotros estamos defendiendo. Pero, bueno, ellos no tienen agricultura. Y les da igual.

¿Viste lo que sucedió con la Ley de la Restauración de la Naturaleza? Los socialistas españoles dando saltos de alegría [tras su aprobación en el Pleno del Parlamento Europeo en febrero; la semana pasada varios Estados de la UE bloquearon la norma en el Consejo]. ¡No tienen ni idea de lo que han votado, ni de las consecuencias que eso va a tener en la agricultura española! Por eso estamos aquí: para defender primero lo nuestro, y luego el resto.

  • La lucha contra el cambio climático también beneficia, aunque sea a más largo plazo...

[Interrumpe] ¿Pero qué cambio climático, querida? Yo no estoy de acuerdo con el cambio climático. ¡Siempre ha pasado lo que está pasando! Y de repente ¿es lo único que interesa?

  • Usted es vicepresidenta de la Comisión de Agricultura a nivel europeo. ¿Le da más peso a la situación en España que a la de los demás países?

Yo soy española. Y lógicamente lo primero que tengo que defender es el campo de mi país. ¡Naturalmente!

La Política Agraria Común no es más que un paraguas con normas genéricas. Hay unos planes estratégicos con los que cada país tiene la posibilidad, la voluntad y la responsabilidad de acoplar dichas normas genéricas a la situación y al escenario que tiene cada uno. Noruega no tiene nada que ver con España, Alemania no tiene nada que ver con Italia... Entonces, esos planes estratégicos van de la mano de cada ministro de Agricultura.

  • ¿Cuáles son las tareas pendientes del Parlamento Europeo en el área de Agricultura de aquí al final de la legislatura?

Se han quedado muchas cosas en el tintero. Pero si me preguntas por lo más importante que se ha quedado por hacer: [la normativa de] las cláusulas espejo. No estamos en contra del comercio global, de lo que estamos en contra es de que las normas no sean iguales para todos. Yo opino que lo que venga de fuera debería cumplir la misma normativa que lo que están exigiendo a los nuestros, y que luego el consumidor con su dinero haga lo que le parezca bien y compre lo que quiera. Siempre y cuando la calidad, la normativa y la exigencia sea igual. Porque al final, insisto, lo que hay es competencia desleal.

"Se han quedado muchas cosas en el tintero, pero lo más importante que se ha dejado por abordar son las cláusulas espejo y la ley de bienestar animal"

La ley de bienestar animal. Es importante y, sobre todo, es muy conflictivo. Lo han dejado para el siguiente periodo. Es como una patata caliente. Lo único que se ha tocado es el tema del transporte. Dicen que cada 200 kilómetros hay que parar para que descansen los animales. ¿Tú te imaginas sacar a los cerdos, o a las gallinas, o a los toros bravos para darles un paseo? Por dónde, ¿por el campo? No tiene ningún sentido. La gente que legisla no tiene ni idea de lo que está hablando.

  • En relación con algo que acaba de decir: muchos agricultores sienten que el problema es que los que tomáis decisiones políticas no sabéis lo que es el campo. ¿Qué les diría?

Tienen muchísima razón. El 80% de la normativa que hay que cumplir en la UE sale de los despachos. No sale de aquí, del Parlamento Europeo. Solamente somos una cámara legislativa.

La Comisión es la que inicia, el Consejo dice 'sí le, no le', y nosotros lo único que podemos hacer son enmiendas. Lo que intentamos en la cámara es suavizar, o controlar, o decir no a lo que sale de esos despachos.

Los agricultores y ganaderos tienen toda la razón cuando dicen que estos señores, cuando están legislando, no saben lo que es el campo.

  • ¿Cree que el Parlamento Europeo debería tener más poder dentro de las instituciones de la UE?

Yo creo que sí. Somos los únicos 705 [máximos responsables de la UE] que estamos elegidos por la ciudadanía de sus respectivos países. Pero al final quien se lleva el gato al agua son ellos, no nosotros. Nosotros cambiamos cada cinco años, pero los funcionarios, cuando vienen de la Comisión Europea (de la DG AGRI o la DG SANTE), aguantan el chaparrón, nos escuchan, pero saben que nosotros nos vamos y otros vendrán y ellos continúan.

Ese es el problema, que esta cámara no es ejecutiva. Es una pena.

  • Las decisiones también se toman en el Consejo de la UE...

[Interrumpe] Sí, son los ministros.

  • ... que son los miembros de los Gobiernos...

[Interrumpe de nuevo]. Efectivamente. Son los ministros de cada país. Claro, claro. Ese es el gran problema.

  • ... elegidos también democráticamente en cada país.

Sí, pero ¿defienden los intereses de cada país? Porque a mí me gustaría que mi ministro de Agricultura hubiera defendido como un jabato lo que está sucediendo en el campo español. Pero no ha sido así.

Al final, son políticos de carrera. En este Parlamento no todos somos políticos de carrera, venimos a servir, no a servirnos. Es la diferencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud