Opinión

Atrapados en el presente

  • Una deuda pública equivalente al 120% no sitúa ya en una posición muy vulnerable
  • La alta tasa de paro continúa siendo uno de los grandes problemas estructurales
El crecimiento del pasivo en España, especialmente de la Administración Pública, resulta perturbador.

Cada cual a su manera y siempre bajo el yugo de las restricciones imperantes que nos han impuesto como única alternativa para combatir la pandemia, mientras andamos expectantes con esas prometidas vacunas cuya llegada se va demorando, celebraremos estos días de Semana Santa que, si habían perdido su tradicional mística, ahora, en 2020 y 2021, vuelven a ser jornadas profundamente espirituales al percatarnos, desde hace un año, de lo frágiles que somos cuando se desata una plaga.

En pleno siglo XXI, el de los avances imparables y las tecnologías disruptivas, la única arma resolutiva que las autoridades competentes esgrimen para hacer frente a las sacudidas pandémicas sigue siendo propia de la usanza medieval: que vivamos más o menos enclaustrados y con nuestros movimientos bajo estricto control, con un estado de alarma "sine die".

Bajo ese contexto afrontamos el segundo trimestre de 2021, con datos bastante perfilados sobre el cierre de nuestra situación económica y financiera al concluir 2020. El cuadro que se pergeña es poco atractivo, penosamente esperanzador y más bien desolador, aunque siempre hagamos gala de esos ánimos positivos que nos hacen confiar en que durante los próximos meses y gracias a las vacunas, la evolución sanitaria y consecuentemente económica, el complicado rumbo actual se enderezará.

¿Cuál es la composición de lugar sobre nuestra economía y nuestras cuentas públicas al finalizar 2020?

La caída del PIB ha sido monumental: un -10,8%, situándose en 1.121.698 millones de euros, cuando en 2019 crecimos al 2% y el PIB sumó 1.244.772 millones. Ese desplome, que se cobra numerosos mártires empresariales y laborales, es atroz. A las desapariciones de tantas y tantas empresas y autónomos, se ha de sumar una tasa de paro superior al 15%, unas expectativas peliagudas para este año (17%) y para 2022 (15,1%) y 2023 (14,1%), que confirman unos de los graves problemas estructurales de la economía española.

Con todo, el sesgo que toman nuestras cuentas públicas al cierre de 2020 agrega más recelos sobre la capacidad de regeneración económica. Por lo pronto, la magnitud del déficit público en 2020, ya comentada, casi bate récords en clave negativa, con esos 113.172 millones de euros de pérdida que equivalen al -10,09% del PIB. Y los vaticinios del Banco de España para 2021, con un déficit público estimado en el -7,7% del PIB y del -4,8% para 2022 y del -4,4% para 2023, nos colocan en una encrucijada resbaladiza cara al futuro.

Fuerte dependencia exterior

De igual manera, la deuda pública que computa según el Protocolo de Déficit Excesivo cierra 2020 con un saldo de 1.345.570 millones de euros, que supone el 120% del PIB. Si la amenaza de tal volumen de endeudamiento público nos empuja a una posición muy vulnerable, con fuerte dependencia a que desde el exterior nos sigan financiando - lo que tarde o temprano exigirá que nos lean la cartilla-, todavía hay algo más perturbador: la suma de los pasivos en circulación de las Administraciones Públicas, esto es, los pasivos totales o la totalidad de la deuda del conjunto del Estado, lo que podríamos denominar deuda bruta, incluyendo también deuda comercial y otras cuentas pendientes de pagar, que al finalizar 2020 asciende a nada más y nada menos que 1.990.130 millones de euros, constituyendo el 177,42% del PIB.

Éste sí que es un dato escabroso, máxime si atendemos a su evolución desde 2007, año previo a la crisis financiera de 2008, cuando tales pasivos en circulación sumaban 513.038 millones de euros, 47,70% del PIB, hasta los antedichos 1.990.130 millones. 

En el transcurso de esos años, por ende, los pasivos en circulación de las Administraciones Públicas han crecido en 1.477.092 millones de euros, incremento más que alarmante que denota la desatinada vulnerabilidad de las finanzas públicas españolas.

A mayor abundamiento, sobre el montante de 1.990.130 millones de euros de pasivos en circulación de las Administraciones Públicas aún cabe añadir la deuda de las Administraciones Públicas propietarias de las empresas públicas no incluidas en el sector de Administraciones Públicas y que al acabar 2020 se eleva a 38.607 millones de euros. Así que, en total, la deuda bruta de todo el Estado se dispara a 2.028.737 millones de euros, que es el 180,86% del PIB de 2020.

No queremos amargar este Viernes Santo y estos días propios de la reflexión y el retiro que son los de la Semana Santa con tanto juego de cifras. Lo indudable, a la vista de cómo se saldan las cifras de la economía y de las cuentas públicas de España en 2020, es que nos encontramos atrapados en un presente muy embarazoso y que el futuro inmediato se atisba excesivamente comprometido.

comentarios12WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 12

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Prof Gay, por favor, soluciones.
A Favor
En Contra

Prof Gay, hoy, primer día de mes y de trimestre, la única Bolsa del Planeta que ha cerrado la sesión en rojo ha sido la española, la única. La frase de cierre del artículo, se atisba un futuro excesivamente comprometido, significa que España ya ha pasado el punto de no retorno, estoy de acuerdo, pero cómo se sale de este embrollo sin pasar por otra guerra civil ? Los comunistas seguramente ya están procurándose armas, siempre lo hacen, mire al comunista Enrique Santiago, qué le parece, Prof Gay, que está preparando ? Prof Gay, por favor, soluciones.

Puntuación 15
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Qué soluciones puede dar un economista que se escuda en los números para no mencionar que siete años de políticas de austeridad no han ayudado a bajar la deuda sino todo lo contrario, que 35mil millones de deuda son del invento de la Sareb de los economistas del Gobierno del pp? Que no se tomaron medidas necesarias con las pensiones con Rajoy, quienes ya nos engañaban diciendo que estaban garantizadas porque siempre estaba la Deuda? Los economistas. los academicistas, por mucha carrera que tengan, no pueden dar soluciones.

Puntuación -27
#2
VIO
A Favor
En Contra

Efectivamente, el cierre de empresas lleva consigo el aumento del paro laboral, pero no hay de qué preocuparse, profesor Gay de Liébana. La abogada marxista comunista Yolanda Díaz Pérez, amiga íntima de Pablito Iglesias y de Irene Montero, nos dará la solución. Pese a su reducido bagaje intelectual y profesional, es nada menos que Ministra del Paro y desde hace poco Vicepresidenta 3ª del gobierno. Es evidente que los dos puestos le vienen grandes, pero ella los ha asumido con valentía, ya que en un ejecutivo de mediocres no desentona para nada. Imbuida desde pequeña de las ideas comunistas de su familia, desconoce que la lucha de clases ya está desfasada, pero le ha sido muy útil para conectar con Pablito Iglesias y sus huestes renqueantes. Como ministra del Paro parece que va a alcanzar el récord de 7 millones de parados, que no es poco, pero ella no se arredra y lo achaca a los empresarios, a los que hay que ir repartiendo caña. Se rumorea que si supera esa cifra está juramentada con Pepe Álvarez de UGT, y Unai Sordo de Comisiones, para dimitir conjuntamente. Pero estoy seguro que cuando llegue el momento, estará tan aferrada a su cargo, que no lo hará. Los podemitas hablan mucho, pero estamos viendo como estrujan los cargos públicos hasta el final. Al fin y al cabo es su forma de vida, y ante eso las ideas no cuentan.

Puntuación 24
#3
Noooooo!!!
A Favor
En Contra

#2 No, jo.der, no me lo puedo creer, Karlos del 7 de kutxilleria aquí también; que te pagues un psiquiatra cooo.ñooooo !!!.

Puntuación 7
#4
Carmen
A Favor
En Contra

3. Añado a los prejuiciosos.

En España el problema no es solo el paro, es la pobreza que ha aumentado con las políticas de derechas realizadas por gente que se cree superior y no valen un pimiento. Aún recuerdo a Báñez alardeando de una normativa que iba a crear centenas de miles de contratos indefinidos y se tuvo que morder la lengua. No, no vale cualquier trabajo y no vale darle todo el poder al empresario.

Puntuación -27
#5
Carmen
A Favor
En Contra

4. Desconozco qué trauma tendrás tú con un tal Karlos, pero me alegra ver que soy tu peor pesadilla jaja.

Puntuación -20
#6
VIO
A Favor
En Contra

Al #2, #5 y #6. Carmen, hazte autónoma y empieza a trabajar por tu cuenta. Es lo que ha hecho, en un momento dado, cualquier empresario. La verdad es que da vértigo.

Puntuación 18
#7
Carmen
A Favor
En Contra

7. No puedo descartarlo, pero de momento no quiero ayudar a lo que considero un lastre y no una ventaja: las pymes.

Puntuación -18
#8
Nicaso
A Favor
En Contra

Sr. profesor muy acertados sus planteamientos pero a un pueblo de dura cerviz como el nuestro no hay quien lo enderece, salvo que el del palo venga del exterior. Acostumbrados a gastar más de lo que producimos cualquier medida que pase por embridar al pais no goza del aplauso popular.

La única solución para continuar con esta vida alegre es que nos conmuten al menos la mitad de la deuda. Otra solución es un ajuste traumático, pero no hay político con valor para hacerlo. Podemos continuar vendiendo nuestro patrimonio hasta darnos cuenta que nada de España es nuestro. Tambien podremos embarcarnos en nuestra propia patera e irnos de emigrantes a cualquier otra parte del mundo. En fin, D. José María que Dios nos coja confesados porque el final de nuestro país se me antoja próximo.

Saludos virtules.

Puntuación 14
#9
Usuario validado en Facebook
Pepe Cristiano
A Favor
En Contra

Pero en que país que vaya mínimamente de serio tienen a un rata chepuda criptcomunista y agitador callejero, una nulidad total, de Vicepresidente? venga ya... el hostionazo está merecido de sobra.

Qué el último tire de la cadena. España un fracaso total con un régimen político que la ha sentenciado a muerte.

Puntuación 6
#10
Manuel d
A Favor
En Contra

Coincido con #10

Con la actual clase política (habló en general, hay algunas honrosas excepciones), este país no aguanta. Si nunca pasa nada, por mal que se hagan las cosas, si lo único que se nos ocurre en medio de una pandemia es confiar todo al bálsamo de las ayudas UE (cuando todavía no hemos devuelto las de la crisis suprime), cuando el gobierno dispendia sin que haya mañana,...

Esto no se aguanta

España, país de chiste.

Puntuación 1
#11
Los falsos datos del paro
A Favor
En Contra

Sobre el paro, la mitad de los que están ahí apuntados tienen ingresos por otro lado, o están trabajando en B.

Puntuación 0
#12