SP 500: gráfico en tiempo real y la información más relevante del principal índice bursátil de Estados Unidos

Image

Autor

Autor: Redacción de Servicios de comparación financiera

Actualizado: 27 de febrero de 2024, 08:30

El S&P 500 es uno de los principales índices bursátiles del mundo, el más representativo de Estados Unidos y uno de los más populares entre los inversores de acciones y ETF). Esa preeminencia responde a su sólida trayectoria desde hace años (con especial dinamismo a finales de los 90 y a partir de 2012) y la fortaleza de las empresas que lo componen (casi todos los gigantes tecnológicos del momento).

A todo eso ahora se suma, además, el buen momento que atraviesa el índice desde la primavera de 2023, momento en el que inició una espectacular escalada que le llevaría a cerrar el año con un crecimiento de su cotización de casi el 21%. Y la cosa no queda ahí, puesto que las previsiones para 2024 son más que positivas al respecto y, por el momento, la evolución de su valor acompaña a esos análisis: sólo durante el mes de enero de este año creció más de un 5%.

De esta forma, su popularidad tradicional y el buen momento que atraviesa han llevado a muchos inversores a interesarse por este índice bursátil y a preguntarse si es buen momento para invertir en el S&P 500. En este artículo trataremos de ayudarte a encontrar la respuesta con datos en tiempo real, información histórica y reciente sobre su evolución y previsiones de expertos, entre otros.

S&P 500: gráfico en tiempo real

Siga los mercados en TradingView

Los mejores brókers para invertir en el S&P 500

XTB

categoríaInformación
Depósito mínsin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 3000
Retirar fondos

2 días

Image

Regulado y registrado por

KNF, CNMV, FCA, BaFin, CMVM

Invertir implica riesgos. Acciones: Riesgo 6/6/. Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo del menor riesgo y 6/6 del mayor riesgo

Freedom24

categoríaInformación
Depósito mínSegún el plan elegido
Instrumentos ofrecidos+ 40000
Retirar fondos

1 - 3 días

Promoción

Recarga tu cuenta en abril y consigue hasta 20 acciones como regalo, valoradas desde $3 hasta $800 cada una:

  • 3 acciones de regalo por recargar entre 5.000€ y 19.999€ (código: APRIL5)
  • 10 acciones de regalo por recargar entre 20.000€ y 49.999€ (códigos: APRIL20 y APRIL5)
  • 20 acciones de regalo por recargar 50.000€ o más (códigos: APRIL50, APRIL20 y APRIL5)
Image

Regulado y registrado por

CySEC

Invertir en la bolsa conlleva riesgos: el valor de las inversiones puede subir o bajar y es posible que recibas menos de lo que invertiste originalmente.

eToro

categoríaInformación
Depósito mín50 $
Instrumentos ofrecidos+ 1000
Retirar fondos

1 día trámite. 1-8 de ingreso (según forma de pago)

Image

Regulado y registrado por

FCA, CySEC, ASIC...

eToro es una plataforma de inversión de múltiples activos. El valor de sus inversiones puede subir o bajar. Su capital está en riesgo.

Trade Republic

categoríaInformación
Depósito mín10€
Instrumentos ofrecidos+ 9000
Retirar fondos

1 - 3 días

Image

Regulado y registrado por

BaFIN

Invertir en la bolsa conlleva riesgos: el valor de las inversiones puede subir o bajar y es posible que recibas menos de lo que invertiste originalmente.

Scalable

categoríaInformación
Depósito mín1 €
Rentabilidad4% anual por el dinero no invertido
Instrumentos ofrecidos+ 10000
Retirar fondos

 3 - 5 días laborables

Image

Regulado y registrado por

BaFIN

La inversión conlleva riesgos. El valor de tus inversiones puede bajar o subir y puedes recuperar menos de lo invertido. Los resultados pasados, las simulaciones o las previsiones no son un indicador fiable de los resultados futuros.

DEGIRO

categoríaInformación
Depósito mínsin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 1000
Retirar fondos

 2 - 4 días laborables

Image

Regulado y registrado por

FCA, CySEC, ASIC...

Invertir conlleva riesgos de perder su dinero.

Lightyear

categoríaInformación
Depósito mínSin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 3500
Retirar fondos

1 - 2 días laborables

Image

Regulado y registrado por

FCA, EFSA

Capital en riesgo El proveedor de servicios de inversión es Lightyear Financial Ltd para el Reino Unido y Lightyear Europe AS para la UE. Términos aplicables: lightyear.com/terms. Busque asesoramiento cualificado si es necesario.

¿Qué es el S&P 500?

El S&P 500 (Standard & Poor’s 500) es uno de los índices bursátiles más importantes del mundo, y es considerado por muchos expertos e inversores como el más representativo de la economía de Estados Unidos. Forman parte de él las 500 empresas de mayor cotización del país norteamericano, entre las que se encuentran casi todas las compañías más poderosas y valiosas del planeta, tales como Apple, Amazon, Microsoft, Meta (Facebook), Alphabet (Google), Nvidia o Tesla, entre muchas otras.

Al aglutinar a las 500 empresas con mayor cotización de Estados Unidos, el S&P 500 siempre ha sido un importantísimo índice a nivel mundial, dado que los norteamericanos son la mayor potencia económica del mundo desde hace décadas. Pero de unos 30 años a esta parte, y en especial a partir de 2012, ha experimentado un crecimiento espectacular gracias a muchas de esas compañías que nombrábamos antes: los gigantes tecnológicos que han revolucionado el mundo de la mano de internet y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que en pocos años han obtenido ganancias mil millonarias.

Además de sus buenas cifras, su trayectoria y la solidez de sus empresas, los inversores confían en este mercado por lo exigentes y excluyentes que son los requisitos para entrar a formar parte de él. La principal condición para que una empresa sea aceptada en el S&P 500 es que su capitalización supere los 14.500 millones de dólares. Esta cantidad no siempre ha sido tan alta, sino que los responsables del índice la van aumentando con el paso del tiempo para adaptarla a la evolución del valor creciente de las compañías de Estados Unidos y poder, así, mantener su rigurosidad.

Otra de las condiciones es que al menos el 50% de las acciones de la empresa tienen que estar en el mercado y cualquier persona se pueda hacer con ellas. Asimismo, la compañía debe acumular cuatro trimestres de beneficios consecutivos, su cotización principal debe estar en Estados Unidos y debe tener un capital flotante mínimo del 10%.

Un comité de expertos del S&P 500 evalúa constantemente a las grandes empresas estadounidenses tanto para comprobar si alguna que está fuera cumple con las condiciones para entrar como para revisar si las que ya están dentro siguen satisfaciendo los requisitos. En caso de no hacerlo, pueden ser expulsadas para dar paso a otras que sí los cumplan.

¿Es buen momento para invertir en el S&P 500?

El S&P 500 está viviendo un momento dulce a principios de este 2024. Ya venía de un muy buen 2023, en el que se recuperó de los problemas que atravesó en 2022, cuando su valor cayó casi un 20% a consecuencia de los efectos negativos de la pandemia de coronavirus y la guerra de Ucrania, y todo parece indicar que va a seguir esa senda de crecimiento. El año pasado acabó con unas cifras de cotización con las que se recuperaba prácticamente por completo de ese 2022 tan malo, con un incremento cercano al 20%, y en el presente ejercicio sus números siguen al alza. Tanto es así que en últimos días de enero de 2024 ha superado su máximo histórico, fijado hasta ahora en algo menos de 4.800 puntos (alcanzado en diciembre de 2021), al rozar los 5.000 puntos.

Los analistas ya eran optimistas a finales de 2023 con la evolución del S&P 500 a lo largo de 2024 por varios motivos, y, por el momento, sus previsiones se están cumpliendo. Fundamentalmente, basaban la positividad de sus análisis en la más que previsible consolidación de la recuperación económica de Estados Unidos durante este año, en el que se espera que la inflación se siga reduciendo y se relajen paulatinamente las medidas financieras que se impusieron para frenar la escalada de precios, en particular la subida de los tipos de interés.

Al plantear el análisis de la evolución del S&P 500 para este año, los expertos se dividieron entre los que pensaban que sería un ejercicio de crecimiento moderado y los que consideraban que seguiría una trayectoria similar a la de 2023, con un incremento más pronunciado. Los primeros, más precavidos, pronosticaron un aumento del 5% durante todo el año. Cuando llevamos algo más de un mes de 2024, la cotización del S&P 500 ya ha crecido más de un 5,5%.

Los analistas más optimistas, por su parte, situaban el crecimiento del S&P 500 para todo 2024 entre el 9 y el 10%, cifras más moderadas que las de 2023 pero, aun así, muy interesantes. Por el momento, el índice bursátil parece que está comportándose como estos últimos pronosticaron. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el año acaba de empezar, por lo que en los próximos meses las cosas pueden cambiar, a pesar de que el comienzo de 2024 haya sido de lo más esperanzador.

En cualquier caso, la mayoría de las previsiones son optimistas con la evolución del índice bursátil para el presente año, con un crecimiento estimado de entre el 5% y el 9%, en especial porque se prevé que la Reserva Federal de los Estados Unidos comience a bajar los tipos de interés a lo largo de 2024, por lo que el dinero se abaratará y particulares y empresas dispondrán de más capital para invertir, lo que beneficiará al incremento del valor de las acciones.

No obstante, siempre hay que tener en cuenta que los pronósticos se hacen con datos y hechos que se pueden anticipar, pero los mercados también están sometidos a las consecuencias de circunstancias imprevistas que les pueden afectar positiva o negativamente y dar al traste con todos esos análisis.

Por lo tanto, a pesar de que los pronósticos sean positivos y el año haya empezado muy bien, nunca hay que descartar la posibilidad de que el S&P 500 se vea afectado por algún hecho fortuito que provoque pesimismo entre los inversores y hunda su valor. Antes de operar en este índice bursátil hay que tener siempre presente que comprar y vender activos financieros comporta importantes riesgos y que las posibilidades de perder dinero con ellos son altas. Es muy recomendable que el usuario evalúe detenidamente los pros y contras de este mercado, su situación personal y lo dispuesto que está a poner en peligro sus ahorros antes de lanzarse a comprar acciones y ETF del S&P 500.

¿Cómo invertir en el S&P 500?

Los usuarios que estén interesados en invertir en el S&P 500 pueden hacerlo tanto a través de la compra directa de acciones de las empresas que integran el índice bursátil como mediante ETF que replican su cotización. En ambos casos es necesario darse de alta en un bróker (https://www.eleconomista.es/finanzas-personales/trading/mejores-brokers-en-espana/) que trabaje en España para poder adquirir los activos. Cabe recordar que los brókers son intermediarios autorizados de productos financieros de inversión que facilitan las transacciones de estos instrumentos entre los interesados en venderlos y quienes quieren comprarlos. También proporcionan espacios seguros para almacenarlos y herramientas para analizar los distintos mercados. A cambio de todos estos servicios, suelen cobrar comisiones.

Si el usuario está interesado en comprar acciones de empresas del S&P 500 lo primero que debe hacer es encontrar un bróker que lo permita en nuestro país. No hay de qué preocuparse porque son varias las plataformas que ofrecen activos de aquel índice bursátil en España. Una vez dado de alta, tan sólo tendrá que buscar los títulos de las compañías en las que esté interesado y adquirirlos.

eToro

categoríaInformación
Depósito mín50 $
Instrumentos ofrecidos+ 1000
Retirar fondos

1 día trámite. 1-8 de ingreso (según forma de pago)

Image

Regulado y registrado por

FCA, CySEC, ASIC...

eToro es una plataforma de inversión de múltiples activos. El valor de sus inversiones puede subir o bajar. Su capital está en riesgo.

En lo que se refiere a los ETF (exchange-traded funds, fondos de inversión cotizados en español), lo más habitual es que los activos de este tipo relacionados con el S&P 500 traten de replicar su evolución con el objetivo de igualarla o superarla y, de esta forma, conseguir beneficios para sus inversores. Para lograr esto, compran y venden acciones de empresas de este índice bursátil, o productos derivados de esos títulos.

XTB

categoríaInformación
Depósito mínsin depósito mínimo
Instrumentos ofrecidos+ 3000
Retirar fondos

2 días

Image

Regulado y registrado por

KNF, CNMV, FCA, BaFin, CMVM

Invertir implica riesgos. Acciones: Riesgo 6/6/. Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo del menor riesgo y 6/6 del mayor riesgo

S&P 500 histórico: evolución a lo largo del tiempo de este índice bursátil

Al observar el gráfico histórico del S&P 500 se puede comprobar que este índice ha mantenido un crecimiento de su cotización constante desde que, en 1957, se empezasen a incluir en él a las 500 empresas de mayor valor de Estados Unidos. Con anterioridad, cubría sólo a 233 compañías de aquel país. Esa evolución al alza a largo plazo, no exenta de puntuales hundimientos (como los de las crisis del petróleo en 1973 y 1979 o el lunes negro de 1987), empezó a mostrar signos de aceleración desde principios de los ochenta y continuó en la década siguiente hasta que, a mediados de los noventa, se disparó.

Aquella fue la primera ocasión en la que internet y las compañías vinculadas a esta tecnología empezaron a mostrar no sólo su potencial, sino todo el valor que podían dar al S&P 500. Aquel periodo fue el conocido como la burbuja puntocom, en el que hubo un auténtico boom de compañías que basaban sus negocios en la red de redes y en las TIC. Por aquel entonces se empezó a hablar de “nueva economía” ante el potencial extraordinario de esta herramienta y los inversores se lanzaron en masa por las acciones de dichas organizaciones.

Ese interés de los inversores por las nuevas compañías de internet, que se empezaron a crear en grandes cantidades, y la gran disponibilidad de capital de riesgo dieron lugar a un periodo de aproximadamente cuatro años, entre 1996 y 2000, en el que los índices bursátiles de todo el mundo experimentaron un enorme crecimiento, en especial el S&P 500 debido a que muchas de esas empresas eran estadounidenses, como Amazon o Cisco.

Pero la burbuja explotó. Los modelos de negocio de muchas de esas empresas demostraron con los años que no eran viables, el precio de las acciones de bastantes de ellas estaba hinchado a causa de la especulación y expertos y empresarios reputados empezaron a expresar sus dudas sobre la “nueva economía”, lo que hizo que cundiera el pánico entre los inversores y se lanzasen a vender. En consecuencia, el S&P 500 perdió un 45% de su cotización en poco más de dos años, pasando de los algo más de 1500 puntos en septiembre del 2000 a los menos de 850 en el mismo mes de 2002.

Pero el S&P 500 se recuperó y volvió a alcanzar las cifras máximas conseguidas durante la burbuja puntocom, superando los 1500, en 2007. Poco después experimentaría de nuevo una importantísima caída como consecuencia de la crisis económica de 2008 causada por el estallido de otra burbuja, en este caso la inmobiliaria, en Estados Unidos en 2006. Debido a que el punto de partida de este acontecimiento, que tuvo réplicas y profundas consecuencias a nivel mundial, se desató en el país norteamericano, el S&P 500 pronto se vio afectado y entre el verano de 2007 y la primavera de 2009 su cotización se hundió más de un 55%.

De nuevo, pese al importantísimo batacazo, el S&P 500 dio señales de su fortaleza y comenzó a recuperarse de forma sostenida a finales de ese mismo 2009 para experimentar un especial acelerón a partir de 2013 de la mano de compañías tecnológicas como Alphabet (Google), Amazon, Apple, Microsoft o Facebook (ahora Meta). Ahora sí, internet se había consolidado como la tecnología revolucionaria que estaba llamada a ser y las empresas que basaban su negocio en la red de redes tenían negocios sólidos que generaban ingresos multimillonarios.

En este periodo de auge, que se prolongó salvo alguna caída de mayor o menor importancia hasta 2020, el S&P 500 creció un 500%, superando los 3.300 puntos en febrero del citado año. Sin embargo, ese crecimiento acelerado y sostenido en el tiempo se vio cortado de forma abrupta pocos días después con la irrupción a nivel mundial de la pandemia de coronavirus, que provocó una gran desconfianza entre los inversores y les llevó a vender acciones en masa.

Esto hizo que, para el 20 de marzo de 2020, pocos días después de decretarse confinamientos en numerosos países de todo el mundo, la cotización del S&P 500 cayese hasta los 2.300 puntos. Sin embargo, el índice bursátil volvió a dar señales de su fortaleza en estas circunstancias y en agosto de ese mismo año ya había recuperado su valor.

Tras esto, su cotización volvió a escalar de forma notable y para diciembre de 2021 alcanzó su máximo histórico hasta ese momento, rozando los 4.800 puntos. El año 2022, en cambio, fue complicado para el S&P 500 debido a los problemas económicos que se derivaron de las consecuencias de la pandemia de coronavirus y la inestabilidad provocada por la guerra de Ucrania. Ese año el índice bursátil perdió un 20% de su valor.

No obstante, en 2023 el S&P 500 volvió por sus fueros y empezó a escalar de nuevo hasta cerrar el año con una recuperación casi total que volvió a rozar máximos históricos, en buena medida gracias a la recuperación económica que se fue dando a lo largo de ese ejercicio, con la reducción de la inflación a nivel global y la superación de muchos de los problemas que provocaron tanto la pandemia de coronavirus como la guerra de Ucrania.

En el presente año 2024 ese crecimiento ha continuado, salvo por un pequeño bache, y en febrero el S&P 500 ha celebrado un nuevo hito: ha superado su máximo histórico de 2021, fijado en algo menos de 4.800 puntos, al rozar los 5.000 puntos. Al cierre de esta información la cotización del S&P 500 no había superado los 5.000 puntos, pero no se descarta que esa evolución continúe al alza y que en las próximas semanas se rebase ampliamente dicha cifra.

Como vemos, la historia del S&P 500 está llena de caídas más o menos breves y escaladas paulatinas pero constantes, con alguna excepción como el aumento acelerado que experimentó entre mediados de 2020 y finales de 2021. Estos datos nos hablan de un índice bursátil sólido que, a pesar de estar sometido a las fluctuaciones del mercado, como es natural, siempre se repone con relativa rapidez y es capaz de recuperar su cotización a medio o largo plazo.

Los mejores brókers: ¿qué se ha tenido en cuenta?

  • Variedad: cantidad de instrumentos a elegir para formar la cartera
  • Depósito: cantidad de dinero mínima necesaria para poder comenzar a invertir
  • Otros: herramientas disponibles, comisiones, regulaciones y autorizaciones, plataformas aceptadas, etc.

En octubre de 2023 hemos estudiado los productos disponibles en el mercado con el fin de crear un listado que ofrezca a los usuarios información directa y fácil de comparar para que puedan encontrar el producto ideal. Para hacerlo, nos hemos centrado en las características que pensamos que el cliente valorará más y, siempre bajo nuestro criterio, hemos clasificado los productos de la manera que el usuario pueda encontrar primero el que más características positivas reúne.

Antes de elegir un producto no se debe olvidar que la decisión final depende del usuario y que esta debe tomarse teniendo en cuenta sus necesidades y los factores que sean importantes para cada uno de ellos.

Otros artículos que pueden interesarte

A continuación podrás descubrir más artículos financieros para solicitar productos de crédito según tus necesidades, gestionar tu dinero en las mejores cuentas bancarias e invertir en activos del mercado financiero con los mejores brókers online.
Image

¿Dónde invertir en 2023?

Image

Préstamos online en el acto: financiación rápida en pocos pasos

Image

Tarjetas de crédito de fácil aprobación: sin trabas ni papeleos

Image

Préstamos rápidos de 300 euros: los créditos al instante para emergencias de cualquier tipo