Finanzas personales

Préstamos fáciles y rápidos: consigue el dinero que necesitas sin complicaciones

cuentas bancarias
Podrás tener el dinero en tu cuenta en pocas horas
Autor

elEconomista.es

19:15 - 18/7/2024

Nadie está a salvo de un gasto imprevisto que trastoque su economía, tanto doméstica como profesional. Estos desembolsos suelen ser repentinos y a veces se convierten en un verdadero quebradero de cabeza para quien tiene que hacerles frente, en especial si no dispone de recursos propios para cubrirlos, ya que conseguir un préstamo no suele ser ni sencillo ni rápido. Y es que muchas entidades bancarias llevan a cabo un largo proceso de estudio de las solicitudes de esta naturaleza, que puede demorarse incluso semanas, y exigen una gran cantidad de requisitos para comprobar que el interesado va a poder afrontar los pagos del crédito sin problemas.

Sin embargo, las personas que se encuentren en una situación así y necesiten dinero rápido y fácil no tienen porqué preocuparse, ya que existen productos específicamente pensados para estas situaciones. Las entidades que los comercializan entienden que hay ocasiones en las que los usuarios no pueden esperar, por lo que se especializan en préstamos rápidos y sin papeleos para que el afectado pueda tener los fondos que necesita cuanto antes.

A continuación te explicamos cómo son los préstamos fáciles de conceder, quiénes pueden pedirlos, dónde encontrarlos y cuáles son los mejores para ti.

Los mejores préstamos fáciles de julio 2024

{li class="lenderlist-tablerow"} {div class="listitem-wrapper"} {div class="listitem-toprow"} {span class="listitem-header"}{/span} {figure class="listitem-logo"} {a href="#"} {img src="" alt=""} {/a} {/figure} {div class="listitem-rating listitem-rating-mobile"} {span class="listitem-rating-stars"}{/ul} {p class="listitem-rating-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-amount"} {span class="listitem-valuetitle"}Cantidad Solicitada{/span} {p class="listitem-amount-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-rent"} {span class="listitem-valuetitle"}TAE{/span} {p class="listitem-rent-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-loanperiod"} {span class="listitem-valuetitle"}Plazo{/span} {p class="listitem-loanperiod-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-paymenttime"} {span class="listitem-valuetitle"}Pago{/span} {p class="listitem-paymenttime-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-nonpayment-mobile"} {span class="listitem-valuetitle"}Acepta ASNEF{/span} {p class="listitem-nonpayment-mobile-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-icons"}{/div} {div class="listitem-apply listitem-apply-desktop"} {a href="#" class="listitem-button" target="_blank" rel="nofollow noopener noreferrer"}{/a} {/div} {/div} {div class="listitem-btmrow"} {div class="listitem-rating"} {ul class="listitem-rating-stars"} {/ul} {p class="listitem-rating-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-footnote"} {/div} {div class="listitem-apply listitem-apply-mobile"} {a href="#" class="listitem-button" target="_blank" rel="nofollow noopener noreferrer"}{/a} {/div} {div class="listitem-readmore listitem-readmore-mobile"} {a href="#" class="listitem-readmore-link"}Mindre information{/a} {/div} {/div} {/div} {div class="listitem-details"} {div class="listitem-details-wrapper"} {div class="listitem-details-actions"}{/div} {div class="listitem-description listitem-description-padding"} {/div} {div class="listitem-readmore listitem-readmore-center listitem-readmore-padding"} {a href="#" class="listitem-readmore-link"}Mindre information{/a} {/div} {/div} {/div} {div class="listitem-corner"}{/div} {/li}{svg class="listitem-banner" xmlns="http://www.w3.org/2000/svg" width="105.094" height="83.094" viewBox="0 0 105.094 83.094"} {defs} {linearGradient id="a" gradientTransform="rotate(45)"} {stop offset="0%" stop-color="rgba(0,0,0,0)"}{/stop} {stop offset="50%" stop-color="rgba(0,0,0,0)"}{/stop}{stop offset="100%" stop-color="rgba(0,0,0,.3)"}{/stop} {/linearGradient} {/defs} {path class="listitem-banner-bend" d="M0 77.094h4v6z" fill-rule="evenodd" fill="[fill]"}{/path} {path class="listitem-banner-flag" d="M105.081 18.186L0 79.094v-24l94.58-55.1.3 12.529z" fill-rule="evenodd" fill="[fill]"}{/path} {path class="listitem-banner-flag-shadow" fill="url(#a)" d="M281.081 850.092L176 911v-24l94.58-55.1.3 12.529z" transform="translate(-176 -831.906)"}{/path} {text class="listitem-banner-text" transform="rotate(-30 106.229 -70.683)" font-size="12" fill="[textcolor]" text-anchor="middle"}{/text} {/svg}

¿Qué se consideran préstamos fáciles de conceder?

Los préstamos fáciles de conceder son aquellos que tienen pocos requisitos, por lo que el interesado debe cumplir menos condiciones para recibir una respuesta positiva por parte del banco que con otros créditos más convencionales. Al tener menos papeleo, además, las entidades dan una respuesta mucho más rápida y el usuario puede disponer del dinero mucho antes.

No existe una categoría de préstamos fáciles y rápidos como tal, sino que hay distintos productos que cumplen con estas características de sencillez y velocidad, fundamentalmente préstamos personales online, préstamos rápidos y microcréditos. Al tratarse de instrumentos diferentes, cada uno de ellos tiene particularidades propias que los pueden hacer más indicados para un caso u otro, por lo que conviene revisar en qué consisten antes de decantarse por uno u otro.

Características de los préstamos fáciles y rápidos

Como hemos comentado, los préstamos fáciles de conceder pueden ser de distinto tipo, pero todos ellos comparten una serie de características comunes que los hacen indicados para las personas que necesiten un crédito pronto y sin trabas. A continuación te explicamos cuáles son:

No tienen muchos requisitos: una de las principales propuestas de valor de estos productos es ofrecer dinero de forma rápida y ágil para, de esta manera, cubrir una necesidad a la que los créditos tradicionales no llegan. Con el fin de conseguir esto, las entidades que los comercializan eliminan buena parte del papeleo que habitualmente requieren los bancos convencionales y, con ello, rebajan ostensiblemente la cantidad de requisitos solicitados.

Estudio y concesión rápidos: en relación con lo anterior, la poca cantidad de requisitos que piden las entidades que conceden préstamos fáciles hacen que el estudio de la solicitud, la respuesta y el ingreso en cuenta, en caso de ser aceptada, sean bastante más rápidos que con los créditos convencionales. En algunos casos, de hecho, es posible que el usuario reciba el dinero el mismo día que lo pidió.

Intereses más altos: al reducir requisitos para acelerar el proceso de estudio y concesión, las empresas que ofrecen préstamos fáciles y rápidos asumen mayores riesgos que los bancos convencionales, pues al tener menos información sobre los solicitantes no pueden trazar con la misma precisión el perfil financiero del usuario para saber con exactitud si podrá hacer frente a los pagos de las mensualidades. Y, para compensar ese mayor riesgo, lo que hacen es cobrar unos intereses más altos por sus créditos.

Cantidades ajustadas: los préstamos fáciles de conceder no suelen ofrecer sumas de dinero muy elevadas. En general las cantidades oscilan entre los 100 y los 5.000 euros, aunque algunos productos, en especial los créditos personales, pueden llegar hasta los 50.000 o 60.000 euros, pero son los menos comunes.

Periodos de devolución cortos: los préstamos fáciles de conceder suelen tener periodos de devolución cortos, en general de entre 30 y 120 días, aunque en algunos casos pueden llegar a varios años. Este es un aspecto muy importante que tener en cuenta, porque si el solicitante no va a tener liquidez en un periodo corto de tiempo podría incurrir en impagos y agravar su problema.

Tipos de préstamos fáciles de conceder

Los bancos no tienen una categoría específica de préstamos fáciles de conceder, lo que existe en el mercado son una serie de créditos que, por sus características, se adaptan a esta definición. A continuación te explicamos cuáles son:

Préstamos rápidos

La principal característica de estos préstamos es su velocidad. Se trata de créditos pensados para ofrecer dinero a sus solicitantes en cuestión de horas, lo que hace inevitable que las entidades que los comercializan exijan pocos requisitos, por lo que su concesión es relativamente fácil.

Se trata de préstamos que suelen ofrecer cantidades moderadas, generalmente de entre 1.000 y 10.000 euros, con periodos de devolución que oscilan entre los 7 y los 90 días.

Microcréditos

Los microcréditos son también préstamos bastante rápidos y sencillos de conseguir, aunque en este caso su principal característica es que ofrecen cantidades de dinero modestas, en general de entre 50 y 1.000 euros.

Al igual que ocurre con los préstamos rápidos, los microcréditos se suelen estudiar y conceder en muy poco tiempo, por lo que los solicitantes pueden recibir el dinero en cuestión de horas. En este caso hay que tener en cuenta que el periodo de devolución es bastante corto, de entre 7 y 30 días en muchos casos.

Préstamos personales

Los préstamos personales ofrecen cantidades más elevadas que los anteriores, en algunos casos hasta 60.000 euros, aunque aquí el tiempo de estudio y concesión es algo más elevado (aun así, no suele pasar de unos pocos días) y algunos de ellos pueden tener más requisitos, por lo que es posible que sea algo más complicado obtenerlos. En cualquier caso, son más rápidos y sencillos de conseguir que los créditos convencionales. Al tratarse de cantidades más elevadas, sus plazos de devolución son más amplios.

comparador

Encuentra tu préstamo fácil y rápido

¿Estás buscando préstamos fáciles de conceder?

Encuentra un listado con los mejores préstamos fáciles y rápidos que ofrecemos para conocer sus características y elegir el que mejor pueda adaptarse a tus necesidades. ¿Cuál tiene las comisiones más bajas? ¿Qué requisitos tendrás que cumplir? ¿Aceptan ASNEF?

¿Quién puede contratar préstamos fáciles y rápidos?

Los préstamos fáciles y rápidos pueden ser contratados por personas de los perfiles financieros más diversos, dado que sus requisitos son bastante laxos y, por lo tanto, sencillos de cumplir. Las condiciones más básicas para poder conseguirlos es que el solicitante resida en España, sea mayor de edad (en algunos casos la edad mínima es superior), disponga de un documento de identidad válido y en vigor y tenga una cuenta bancaria a su nombre.

Otro requisito necesario para que las entidades concedan este tipo de créditos es que el solicitante pueda demostrar ingresos recurrentes que alcancen una cantidad mínima mensual. En este sentido, muchos bancos aceptarán que esas ganancias provengan de fuentes diversas siempre que se puedan demostrar, desde una nómina hasta de una actividad de autónomos o las rentas del alquiler de algún inmueble.

Otro requisito que algunas entidades solicitan, aunque no todas, es que el interesado no figure en un fichero público de morosos, como el de la ASNEF, por deudas impagadas. No obstante, otros bancos sí están dispuestos, como mínimo, a estudiar el caso de estos usuarios.

¿Es posible conseguir un préstamo fácil y rápido sin intereses?

Sí, es posible obtener créditos de estas características sin intereses, aunque no de cualquier tipo. Algunas de las empresas que comercializan préstamos rápidos y microcréditos ofrecen el primer producto que se contrate con ellos sin costes como promoción de bienvenida.

Ese primer préstamo suele ser por importes relativamente bajos y se debe devolver en poco tiempo. Si el usuario decide pedir un segundo crédito con la misma entidad más adelante, ésta ya le ofrecerá cantidades más elevadas al convertirse en un cliente recurrente, aunque en este caso sí tendrá que empezar a pagar intereses.

¿Puedo conseguir un préstamo fácil sin nómina?

Disponer de una nómina procedente de un empleo es una de las mejores garantías para obtener un préstamo fácil y rápido, siempre que el sueldo percibido alcance el mínimo requerido por la entidad, puesto que esta remuneración estable y recurrente ofrece bastante seguridad al banco de que la persona tiene recursos suficientes para pagar la deuda que va a contraer.

No obstante, la inmensa mayoría de las entidades que conceden este tipo de préstamos aceptan otros justificantes de ingresos, tales como documentos oficiales en los que se reflejen las ganancias de una actividad como autónomo o en el que quede recogido lo que se obtiene por las rentas del alquiler de inmuebles, entre otros. En estos casos el banco tal vez tarde un poco más en evaluar el perfil financiero del usuario, pero si los beneficios son estables, recurrentes y superan el mínimo exigido, los aceptarán sin problemas.

Lo que sí es más difícil es conseguir préstamos fáciles y rápidos sin justificante de ingresos alguno, puesto que las entidades necesitan un documento de este tipo para asegurarse de que la persona a la que le van a conceder el dinero podrá devolverlo en los meses sucesivos. En estos casos, no obstante, los bancos pueden aceptar conceder su crédito si el usuario sin ganancias consigue que lo avale alguien que sí tenga beneficios recurrentes, o si ofrece como garantía un bien de su propiedad, como un vehículo o un inmueble.

¿Es posible obtener préstamos fáciles y rápidos con ASNEF?

Estar incluido en un fichero público de morosos como el de la ASNEF añade dificultades a la hora de solicitar préstamos fáciles, pero no imposibilita su concesión. Es cierto que hay entidades que rechazan a este tipo de usuarios de plano, pero otras, en cambio, aceptan estudiar la solicitud para evaluar si el riesgo del perfil financiero del solicitante es asumible y, de serlo, le pueden llegar a conceder el crédito.

A la hora de solicitar préstamos fáciles y rápidos que aceptan ASNEF, el usuario debe tener en cuenta que el criterio para aceptar o no la concesión del crédito depende mucho tanto de la cantidad adeudada como de la empresa o empresas con la que se ha incurrido en impago. En el caso de que la suma sea muy elevada, las entidades entenderán que el riesgo es más alto y es menos probable que accedan a prestarle el dinero.

Por otra parte, no es lo mismo que el usuario haya sido incluido en el fichero de la ASNEF por una sola deuda impagada que por varias contraídas con empresas diferentes. En este último caso el banco considerará que la persona es de mucho mayor riesgo al ser reincidente.

Un último criterio que hay que tener en cuenta es el sector al que pertenece la empresas o empresas con las que se mantiene la deuda impagada. En el fichero de la ASNEF se puede ser inscrito por cualquier compañía a la que no se haya pagado lo que se debe, desde eléctricas a telefónicas pasando por aseguradoras o bancos. Si el adeudo del solicitante es con otra entidad financiera, es mucho menos probable que se le conceda el préstamo.

¿Cuándo me conviene pedir préstamos fáciles y rápidos?

Como hemos visto, los préstamos fáciles de conceder tienen tanto ventajas como desventajas. Son sencillos de conseguir y se pueden obtener en muy poco tiempo, pero a cambio cobran intereses más altos que los créditos convencionales y suelen tener periodos de devolución más cortos.

Por todo esto, los préstamos fáciles y rápidos sólo se deberían pedir en caso de extrema necesidad, cuando un gasto imprevisto sacuda la economía del usuario y necesite con celeridad un dinero del que no dispone. En situaciones así, estos créditos son muy útiles, porque resuelven un gran problema de una forma sencilla y ágil, aún a costa de pagar más.

Sin embargo, si la persona necesita dinero para un proyecto a largo plazo, o dispone de un tiempo más amplio para encontrar fondos, le convendrá buscar otro tipo de préstamos más convencionales, que tendrán más requisitos y tardarán más en ser concedidos, pero con toda probabilidad cobrarán intereses más bajos y ofrecerán plazos de devolución más amplios y cómodos.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de pedir préstamos fáciles de conceder es la cantidad de dinero que ofrecen. Como hemos visto, muchos de estos créditos proporcionan importes bajos, y sólo unos pocos sobrepasan los 10.000 euros. Si el usuario necesita una cantidad superior, no es buena idea solicitarlos para cubrir, al menos, una parte de la deuda, puesto que no se resolverá por completo el problema y, al mismo tiempo, se contraerán nuevas deudas.

Preguntas frecuentes sobre los préstamos fáciles de conceder

¿Los préstamos fáciles y rápidos tienen intereses más altos?

Sí, los préstamos fáciles de conceder tienen intereses más altos que los créditos convencionales. Esto se debe a que estos productos, para poder ofrecer el dinero de forma rápida a los interesados, una de sus principales propuestas de valor, eliminan buena parte de las comprobaciones que los bancos tradicionales hacen del solicitante con el objetivo de evaluar si podrá devolver el capital sin problemas en el tiempo establecido. Al suprimir esos trámites, y con ellos buena parte del papeleo, la entidad asume un riesgo superior, el cual traslada al precio del producto con unos intereses más elevados que compensen el mayor peligro de impagos al que se exponen.

¿Puedo contratar varios préstamos fáciles de conceder a la vez?

Sí, pero con entidades diferentes, puesto que las empresas que comercializan préstamos fáciles de conceder no suelen permitir que un mismo usuario tenga dos créditos abiertos con ellas. Por lo tanto, si el interesado desea obtener dinero de nuevo sin haber liquidado su deuda anterior, con toda probabilidad tendrá que recurrir a una compañía financiera diferente.

¿Es seguro pedir prestamos fáciles de conceder?

Depende de la entidad. Si el banco que los comercializa cumple con todos los requisitos legales, ha sido supervisado por una organización externa y tiene una web con certificado https, es probable que sea bastante seguro pedir un crédito en él.

En lo que se refiere a la supervisión externa, existen distintas organizaciones que se encargan de comprobar que estas empresas cumplen con todos los requisitos legales para ofrecer dinero a crédito en España y que son compañías serias y seguras, como la Asociación Española de Micropréstamos. Si la entidad tiene el sello de alguna de estas, el usuario puede depositar mayor confianza en ella.

En lo que se refiere al certificado https, si la web empieza por esa combinación de consonantes y tiene un candado, significa que es una página segura. En la web también se pueden comprobar otros elementos que dotan de fiabilidad a la entidad, como la disposición de un apartado de términos y condiciones de uso, otro con las distintas formas de contactar con la empresa que tienen los clientes o información sobre la ubicación de la sede de la compañía.

Por último, el interesado puede comprobar en distintos foros los comentarios de antiguos clientes sobre los servicios de la empresa, que le darán una idea no sólo de la fiabilidad de la compañía, sino también de la calidad de su servicio o la velocidad del ingreso de la cantidad concedida en su cuenta corriente.

¿Qué ocurre si no puedo devolver mi préstamo fácil?

Si se llega a esta situación, lo primero que debería hacer el usuario, antes de caer en impagos, es ponerse en contacto con la entidad que le ha concedido el préstamo para encontrar una solución. Es posible que la compañía le proponga aplazar el pago o reestructurar la deuda, soluciones que permitirán al afectado tener un mayor margen temporal para devolver el dinero a cambio de pagar mayores intereses, por lo que le darán facilidades a cambio de encarecer el producto.

De no hablarlo con la entidad antes de caer en impagos, lo habitual es que se activen algunas cláusulas que encarecen el producto bastante más de lo que lo haría una reestructuración de la deuda, como las comisiones por demora, que se aplican a diario hasta que el cliente se ponga al corriente de los pagos atrasados.

Si el impago se prolonga por varios meses sin acuerdo entre las partes, la entidad dará el paso de inscribir al usuario en un fichero público de morosos como el de la ASNEF, algo que puede traerle muchas complicaciones en el futuro, puesto que lo más probable es que muchas entidades rechacen concederle un nuevo préstamo y algunas empresas, como eléctricas o telefónicas, podrían rehusar prestarle servicios. 

Eligiendo los mejores préstamos fáciles:
¿qué se ha tenido en cuenta?

  • Importe disponible (25%): cantidad mínima y máxima que presta la empresa
  • Plazo (20%): tiempo disponible para devolver el préstamo
  • TAE (30%): intereses a pagar por el préstamo
  • Rapidez (10%): rapidez en el ingreso en cuenta
  • Otros servicios (15%): estudio ágil, formulario de solicitud sencillo, condiciones, atención al cliente, etc.

En julio 2024 hemos estudiado los productos disponibles en el mercado con el fin de crear un listado que ofrezca a los usuarios información directa y fácil de comparar para que puedan encontrar el producto ideal. Para hacerlo, nos hemos centrado en las características que pensamos que el cliente valorará más y, siempre bajo nuestro criterio, hemos clasificado los productos de la manera que el usuario pueda encontrar primero el que más características positivas reúne.

Antes de elegir un producto no se debe olvidar que la decisión final depende del usuario y que esta debe tomarse teniendo en cuenta sus necesidades y los factores que sean importantes para cada uno de ellos.