Empresas y finanzas

El coronavirus 'infecta' las salidas a bolsa en España

  • Ibercaja, Vips, Burger King o Tendam dejan en el aire sus planes de OPV
El edificio de la bolsa de Madrid. Imagen: EFE

En los últimos años, las salidas a bolsa en España han brillado por su ausencia. Especialmente desde aquel lejano y prolífico 2015, cuando compañías como Aena, Cellnex, Talgo y Euskaltel debutaron en el parqué. Ahora, con el horizonte incierto del coronavirus y su fuerte sacudida a los mercados bursátiles, esta tendencia se agudiza dejando en el aire el futuro de compañías como Ibercaja, Vips, Burger King (Restaurant Brands Iberia), Tendam o Mediapro, entre otras. "Los mercados de capitales en España verán una contracción en el volumen de las operaciones en el corto plazo, el mercado de las OPV está muerto por ahora", explica Pablo Rocamora, consejero delegado de Corporate Finance del Sabadell.

Según el informe Transactional Impact Monitor elaborado por TTR sobre España con motivo de la pandemia, los expertos coinciden en que la mayoría de estas transacciones se van a parar por la volatilidad de los mercados como consecuencia de la hecatombre causada por el coronavirus. "Será muy difícil para el mercado de las OPV recuperarse este año", argumenta Ignacio Gómez-Sancha, socio director de la oficina de Madrid de Latham & Watkins.

La primera en anunciar sus planes ha sido Ibercaja, que ha conseguido una prórroga del Gobierno para posponer su salida a bolsa hasta el año 2022. Otras, según las fuentes financieras consultadas por elEconomista, están analizando posponer estos procesos "al menos hasta el segundo semestre del año, pero probablemente se dilaten hasta el año que viene, cuando haya más estabilidad en los mercados financieros", explican. Hasta la fecha, la única que ha confirmado que sigue adelante con sus planes es Línea Directa, la aseguradora de Bankinter, que confirmó hace unas semanas que mantiene sus planes de salir a bolsa en el segundo semestre del año, con una valoración de 1.000 millones de euros.

En este contexto, cada vez es más frecuente estructurar este tipo de operaciones como un dual track: una alternativa que permite a las compañías (y a los asesores del proceso) plantear una posible salida a bolsa a la vez que la venta a un tercero, de tal forma que el vendedor elige la opción que más le interese en función de las plusvalías que pueda obtener. Este fue el caso, por ejemplo, de Cepsa. Su dueño, Mubadala, planteó la desinversión de un paquete minoritario de esta forma en 2018, pero las condiciones de mercado unido a las ofertas recibidas por los grandes gigantes del capital riesgo hicieron que se decantara por la venta al estadounidense Carlyle el pasado otoño. No obstante, Mubadala mantiene todavía la puerta abierta a una colocación en bolsa.

Los grandes beneficiados

En este turbulento escenario, los grandes beneficiados pueden ser los fondos de capital riesgo que llevan tiempo monitorizando la bolsa española en busca de nuevas oportunidades. Este ha sido el caso, por ejemplo, de EQT con Parques Reunidos, Investidustrial con Natra o la OPA de exclusión de KKR sobre Telepizza. Este tipo de operación (denominado en la industria P2P, public to private) está convirtiéndose en una de las opciones favoritas de los gigantes de la inversión, que encuentran mejores oportunidades en bolsa que en el mercado privado. "No es cuestión sólo de valoración, algo que influye mucho y que sin duda va a hacer que veamos transacciones de estas características a corto plazo porque la bolsa es más barata, también influye el grado de transparencia y profesionalización al que se tienen que someter las compañías para poder dar el salto al parqué", explica un directivo de un fondo consultado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin