Economía

España también se asoma a la recesión: el frenazo de los servicios anticipa un invierno "desafiante"

  • La actividad empresarial española se frenó en agosto
  • La confianza de los inversores en la eurozona vuelve a desplomarse
Calle de San Sebastián. Imagen de archivo. Fuente: iStock.
Madrid

Los tambores de recesión suenan con fuerza en la eurozona y el ruido ensordecedor llega a España. No solo Alemania, la mayor potencia de la región, se encamina a un duro invierno. La actividad económica española, aunque no se contrajo (como sí sucedió en el conjunto de la zona euro), se ha estancado en agosto, y la incertidumbre de cara a los próximos meses es más que elevada. La confianza de los inversores en la zona del euro se desploma a niveles no vistos desde la irrupción del covid. Un escenario que añade aún más presión sobre el Banco Central Europeo (BCE), que esta misma semana tendrá que tomar una nueva decisión sobre los tipos de interés para hacer frente a la desbocada subida de los precios.

El sector servicios español ya emite señales preocupantes. Aunque se mantiene por encima de 50 (terreno expansivo), el índice PMI del sector servicios español de S&P Global se situó en agosto en 50,6 puntos, por debajo de los 53,8 de julio. Esto supone el crecimiento más bajo desde principios de año. El ritmo de expansión flojeó al experimentar las empresas una caída de los nuevos pedidos por primera vez desde principios de año. El crecimiento del empleo también se estancó prácticamente, mientras que la confianza en el futuro se mantuvo históricamente débil a pesar de haber mejorado desde julio.

La elevada inflación siguió encareciendo los costes operativos de las empresas de servicios, especialmente por los combustibles, la energía y los salarios que en general aumentaron en agosto por vigésimo séptimo mes consecutivo, de acuerdo con el informe publicado este lunes. Según las empresas encuestadas por S&P Global, la caída de los nuevos pedidos afectó a la contratación de personal, si bien pudieron sacar adelante la carga de trabajo, ya que los pedidos pendientes cayeron por primera vez en siete meses.

"La economía de España se encaminó hacia el estancamiento en agosto, ya que el sector servicios siguió la tendencia del sector manufacturero al registrar solo un crecimiento marginal. La alta inflación y la inestabilidad general del mercado nuevamente dominaron los informes de las empresas sobre su situación actual, y los temores de que este factor continúe impactando negativamente a los clientes en los próximos meses se suma a la preocupación de que la economía se dirige hacia un invierno de desafíos y una posible recesión", señala Paul Smith, de S&P Global Market Intelligence.

El experto quiere ver un "rayo de esperanza" en la constatación de que las tendencias de los precios están mostrando una mejora relativa a medida que un entorno de demanda más débil reduce algunas presiones inflacionistas. No obstante, admite, "las tasas de inflación de los precios pagados y de los precios cobrados, a pesar de volver a disminuir, siguen siendo elevadas y continúan muy por encima de las pautas históricas".

Esta flaqueza que empiezan a experimentar los servicios españoles se ha dejado notar en el PMI compuesto de agosto, que cae a 50,5 puntos, claramente por debajo de los 52,7 registrados el mes anterior y alcanzando su lectura más baja desde enero, cuando la variante ómicron golpeaba de nuevo las economías. La semana pasada se conoció la otra 'pata' del indicador: el índice PMI del sector manufacturero, que se situó en los 49,9 puntos (48,7 puntos en julio), un registro que indica que el ritmo de crecimiento en el sector se mantuvo también estancado.

"Complicados los datos que observamos del PMI servicios en España, muy cerca de entrar en contracción. Esto demuestra la debilidad que hemos comentado previamente sobre el peligro que tenemos en España de ir hacia un estancamiento de la actividad económica que es cada vez más evidente. De un lado, el incremento de los costes por la inflación, pero también a nivel de coste está impactando en la actividad. Además, se añade una incertidumbre económica en aumento por parte de los agentes", constata Javier Molina, analista de eToro. "Vamos hacia una zona complicada donde la economía española parece más abocada primero a estancarse y luego a unirse a lo que estamos viendo en Europa", pronostica.

"La contribución del turismo podría volver a desaparecer"

Aunque antes de verano se confiaba en que España se librara de la recesión, en parte por ser uno de los países de Europa menos afectados de forma directa por la guerra en Ucrania, los datos arrojan pesimismo y los analistas ya recogen este escenario. En una nota de la semana pasada tras conocerse la lectura preliminar del índice de precios al consumo (IPC) de agosto, de un 10,4% interanual (frente al 10,8% de julio), los analistas de ING eran claros: "En el segundo trimestre, el PIB creció un 1,1% gracias al fuerte consumo y a la gran recuperación de la actividad turística. Sin embargo, esperamos que el crecimiento se detenga en el tercer trimestre y entre en recesión a partir del cuarto".

El analista Wouter Thierie explicaba que el aumento de los costes de la energía podría alimentar otra ronda de subidas de precios que profundizaría la crisis del coste de la vida. "Para el conjunto de 2022, aumentamos nuestra previsión de inflación al 9%. Como esperamos que los precios de la energía sigan siendo elevados durante un tiempo, es probable que la inflación se mantenga en dos dígitos durante el otoño antes de bajar lentamente. Esto podría provocar una fuerte contracción del consumo de los hogares después del verano", apuntaba. "Dado que es probable que el resto de Europa también entre en recesión, la contribución del turismo al crecimiento podría volver a desaparecer", sentenciaban desde el banco holandés.

Desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya esperan que el producto interior bruto (PIB) en este trimestre se contraiga un 0,4% en comparación con el anterior. Para que se produzca una recesión técnica, como ya ha sucedido en Estados Unidos, haría falta que el PIB disminuyera en dos trimestres seguidos.

La economía de la eurozona, en su "periodo más débil en nueve años"

El sector terciario no solo ha perdido fuerza en España. "El deterioro [económico de la eurozona] es cada vez más generalizado, con los servicios uniéndose a la industria en la caída de la producción", señala este lunes Chris Williamson, economista jefe de S&P Global Market Intelligence. En concreto, el subíndice PMI servicios de agosto en la zona euro ha descendido a 49,8 en su lectura definitiva, mínimo en 17 meses. El PMI manufacturero, por su parte, sufrió su retroceso más fuerte en 26 meses (a 49,6), según se supo el jueves pasado.

Por tanto, el sector con más peso en el PIB ya está lastrando a la economía de la zona euro. La prueba está en que esta cayó en agosto por segundo mes consecutivo. El PMI compuesto, que engloba toda la actividad empresarial, se sitúa en 48,9, por debajo del dato preliminar y en su peor nivel en 18 meses. "Un segundo mes de deterioro de las condiciones empresariales en la zona euro aumenta la probabilidad de que el PIB se contraiga en el tercer trimestre", señala Williamson.

Este experto indica que el retroceso general en la zona euro "sigue siendo modesto, ya que el PIB se redujo a un ritmo trimestral de tan solo el 0,1%". No obstante, afirma que "los últimos datos indican que la economía está atravesando su periodo más débil desde hace nueve años, sin contar los descensos registrados durante el apogeo de la pandemia".

"Estos datos nos ponen en una contracción de toda la actividad que preocupa porque incide en las expectativas y en el consumo. El siguiente paso que veremos será que los beneficios empresariales se resentirán y, finalmente, el empleo", concluye Molina, de eToro.

En el recién terminado agosto las empresas y familias de toda la eurozona se apretaron el cinturón reduciendo sus gastos ante el aumento de la inflación, que el mes pasado alcanzó un nuevo máximo histórico en la región, y la creciente incertidumbre sobre las perspectivas económicas.

"El aumento del coste de la vida empuja a los hogares a recortar los gastos no esenciales"

"Los servicios orientados al consumidor, como los viajes, el turismo y las actividades recreativas, que habían liderado la racha de crecimiento a principios de año, registran ahora un descenso de los niveles de actividad, ya que el aumento del coste de la vida empuja a los hogares a recortar los gastos no esenciales", explica el economista de S&P Global en su comentario de este lunes.

¿Qué se puede esperar en el más corto plazo? "El descenso de la actividad empresarial podría acelerarse en septiembre, y las empresas ya están recortando sus contrataciones", avisa Williamson.

La confianza de los inversores se desploma

Así las cosas, la confianza de los inversores en la economía de la eurozona vuelve a caer con fuerza en septiembre, tal y como demuestra el índice Sentix. El indicador, que el mes pasado había mejorado (aunque siguió en terreno negativo) situándose en -25,2 puntos, ha bajado bruscamente a -31,8. Se trata de la lectura más negativa desde mayo de 2020, es decir, desde el primer shock del covid en la actividad, y ya van siete meses en los que el indicador está en negativo.

"Los problemas energéticos que atraviesa la eurozona, una inflación desbocada, el deterioro de las perspectivas macro y un mensaje más duro por parte del Banco Central Europeo en cuanto al ritmo de subidas de tipos hacen que el indicador continúe su tendencia a la baja", consideran los analistas de Bankinter.

Precisamente el BCE se reúne este jueves para tomar una decisión sobre los tipos de interés, los cuales incrementó en 50 puntos básicos a finales de julio por primera vez en casi 11 años. Ahora la duda está en su la nueva subida será de 50 o 75 puntos básicos. En este último caso, se trataría de un movimiento sin precedentes en la eurozona, pero cada vez más analistas le dan una mayor probabilidad por la elevada inflación y a pesar del palpable riesgo de una nueva crisis en Europa.

Desde Sentix aseguran que "el entorno recesivo también se está profundizando en la eurozona", aunque admiten que "cada vez más indicios de una evolución equivalente a nivel global". El banco central, en cambio, no contempla por ahora una recesión profunda o duradera, aunque en tres días actualizará también sus previsiones económicas y cabe esperar que pinte un panorama más turbio que el anticipado en junio.

comentariosicon-menu6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

LLevamos muchos años de recesion perpetua en España
A Favor
En Contra

Llevamos muchos años de recesion perpetua en España , donde delincuencai economica organizada y corrupcion politica adjunta ""campan como Perico por su casa "" con total descaro e impunidad garantizada

Puntuación 30
#1
¡Qué va!
A Favor
En Contra

¡Qué va!

¡Si Pinocho y SUS PALMEROS nos han dicho hoy que todo va sobre ruedas!

Puntuación 14
#2
Pepe
A Favor
En Contra

Mientras la gente siga viendo la TV y creyéndose todas las mentiras que vomitan a diario no hay nada que hacer.

A Europa no se le ha perdido nada en Ucrania pero al borrego le dicen que Putin es malo y se lo creen mientras le arruinan económicamente con los precios por las nubes.

El problema es que el político miente y roba en este país y la gente lo justifica y así tenemos lo que nos merecemos.

Puntuación 19
#3
guille
A Favor
En Contra

“Fácil es hacerles creer una cosa, pero difícil hacerles persistir en su creencia.”

Pues no parece que estos personajes, instalados en sus cómodos sillones sus buenos sueldos y en la más enfermiza idolatría de creerse que la sociedad se va a mantener quietecita hasta verse en la miseria, sean los más adecuados para conducir este tremendo momento que atraviesa Europa.

De "la inflación es algo coyuntural" pasan a correr cómo gallo sin cabeza en busca de soluciones imaginativas y contradictorias, a látigo de Zelenski, a bofetadas que devuelve Putin y del negocio a "todo gas" de los Norteamericanos, estamos en una tenaza donde lo de "hay que acabar con Putin y haremos lo necesario y el tiempo que se precise para ayudar a Ucrania", suena a la impotencia más absoluta y a la seguridad de que los tiempos que vienen serán bastante peores de lo que los Europeos imaginaban. Cuidadin.

Puntuación 14
#4
hp
A Favor
En Contra

Aquí ya sólo mandan las pistolas, no hay economía. Esto será que más matariles. VIVA ETA y RUSIA.

Puntuación 2
#5
franca
A Favor
En Contra

Preguntad a los autónomos a ver cuánto tiempo llevan ASOMADOS al abismo. Este desgobierno está maltratando a las pymes y autónomos y el resultado es el cierre de 800 autónomos diarios. Si los funcionarios, pensionistas y políticos de medio pelo creen que cuando no haya generación de empleo y riqueza por parte de las pymes van a seguir cobrando lo mismo, nos vamos a partir de risa cuando estas clases PASIVAS se asomen al abismo que se ve desde las colas del hambre

Puntuación 4
#6