Correlación no implica causalidad. Vicente Nieves lleva buscando explicaciones a los movimientos de los mercados y de la economía desde la crisis financiera de 2007. Aún no tiene la respuesta.
Economía

La inflación se está convirtiendo en una de esas visitas que son demasiado intensas y que encima se prolongan más de lo deseado. Los expertos y economistas que advirtieron de esta posibilidad durante 2021 fueron tildados de agoreros y catastrofistas. Sin embargo, a día de hoy se puede decir que tenían razón y que quizá hasta se han quedado cortos. A mediados de 2022 la inflación no solo no se ha marchado, sino que probablemente ni siquiera ha tocado techo. Además, su presencia podría prolongarse todavía un tiempo. La subida de precios ha ido conquistando componente a componente de la cesta de la compra típica del consumidor, y ahora parece que llega el turno de los servicios, una rama en la que los precios suelen ser más estables y 'pegajosos'.

Economía

Con la economía todavía saboreando el 'regusto' de la cuasi deflación de 2020 y la pandemia aún muy presente en nuestras vidas, una serie de economistas alemanes se atrevió a lanzar una advertencia que fue tildada de catastrofista y exagerada: la economía va a vivir un espejismo en la primera parte de la recuperación tras el covid, que terminará en pesadilla por culpa de una inflación disparada, producto de las políticas monetarias y fiscales ultra-expansivas. Más de un año y medio después, podemos decir que estos halcones alemanes esta vez sí tenían razón.

Economía

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, ha reconocido este lunes en el Parlamento Europeo que los salarios han comenzado a repuntar, que lo harán este año por encima de la media de los últimos años y que en 2023 subirán todavía más. No obstante, se espera que para 2024, la remuneración de los trabajadores retome las tasas de crecimiento medias vistas en años anteriores (cercanas al 2%). Además, la banquera ha 'sellado' la hoja de ruta que presentó en la reunión de junio, avanzando una subida de tipos en julio de 25 puntos básicos y otra alza del precio del dinero que podría ser mayor en septiembre.

Economía

La inflación es ya sin ningún tipo de duda el mayor enemigo para la economía de EEUU. Contra todo pronóstico, los precios volvieron a tocar un nuevo máximo (variación interanual del 8,6%) en mayo, lo que ha obligado a la Reserva Federal a incrementar el ritmo de las subidas de tipos. No obstante, las subidas del precio del dinero, pese a ser efectivas, tardan tiempo en trasladarse a la economía y sobre todo en actuar sobre el propio IPC. Por ello, la Casa Blanca está preparando su propio paquete de medidas para que el alivio sobre la inflación se comience a sentir de forma inmediata. La combinación de una política monetaria más restrictiva y unos tipos de interés más altos podría suponer un alivio para los consumidores americanos en los próximos meses.

política monetaria

El Banco Central Europeo ha iniciado su carrera hacia la normalización monetaria. Para que su política alcance un tono neutro, la institución ha detenido las compras netas de bonos y prevé subir los tipos de interés oficiales de forma progresiva. El problema es que el anuncio de estas dos decisiones han disparado los rendimientos de los bonos de los países más vulnerables (más endeudados y menos competitivos): España, Italia, Grecia y Portugal. Antes de generar una crisis de deuda como la de 2011, el BCE ha anunciado que lanzará un escudo para 'rescatar' a estos países: seguirá aumentando la compra de estos bonos en su cartera. Algo que parece totalmente contraproducente para luchar contra la inflación. Sin embargo, el BCE tiene una polémica, pero eficaz solución para este problema.

Economía

La inflación lleva cerca de un año subiendo con una intensidad más que notable en la Eurozona y EEUU. La banca central, por su parte, ha comenzado a endurecer su política con cierta prisa (se les acusa de haber llegado tarde), mientras que la tasa de crecimiento real de los salarios es negativa (avanzan más despacio que la inflación). Demasiados 'golpes' juntos para el consumo y la inversión. Esta combinación de factores está llevando a la economía a una fase de destrucción de demanda (ajustes en las compras de ciertos bienes y servicios para cuadrar gastos e ingresos) que amenaza con convertirse en un atajo hacia la próxima recesión. El consumo real corre el riesgo de contraerse y abocar a las economías desarrolladas a una nueva crisis, algo que empieza a parecer inevitable.

Economía

El Banco de Inglaterra (BoE) ha dado un nuevo paso en el endurecimiento de su política monetaria tras ejecutar la quinta subida de tipos de interés consecutiva. El BoE ha anunciado una alza del precio del dinero de 25 puntos básicos, que deja el tipo de interés principal en el 1,25%, máximos no vistos en 13 años. La decisión de elevar los tipos solo en 25 puntos básicos se produce por la reciente debilidad de la economía británica, que estaría desacelerándose más rápido de lo previsto, según los indicadores adelantados.

Mercados

Las critptomonedas están sufriendo una de las mayores correcciones de su corta historia. Aunque pocas cosas fundamentales han cambiado dentro del moderno mundo de las divisas digitales, los precios se están desplomando ante el giro global de la banca central para contener la inflación. Las criptomonedas se encuentran dentro de los activos considerados de riesgo (suben con fuerza con el sentimiento es positivo y las expectativas de crecimiento de la economía son buenas) y sufren cuando cambian las tornas. El miedo a que la Fed acelere la contracción de su política monetaria (subidas de tipos y retirada de estímulos) para contener la inflación está provocando un auténtico terremoto que podría devolver al bitcoin a los 20.000 dólares y a ethereum a los 1.000 dólares. El desplome es generalizado y viene de lejos.

política monetaria

El BCE ha comunicado, después de una reunión extraordinaria de varias horas, que dotará de flexibilidad la reinversión de la cartera de vencimientos del programa de compra de emergencia, que lanzó durante la pandemia. Es decir, que puede dirigir las reinversiones a la deuda que está más tensionada. Además, ha señalado que ha pedido "acelerar" los trabajos de diseño de la nueva herramienta de antifragmentación.

Economía

La inflación se encuentra disparada. La energía primero y ahora los alimentos están impulsando las tasas del IPC a niveles no vistos en décadas. Por el contrario, los precios de los servicios han permanecido en un segundo plano, adormecidos tras el covid. Entre ellos, los servicios turísticos, que destacan por el desplome que sufrieron los viajes vacacionales durante la pandemia. Sin embargo, como un caballo de Troya, de forma silenciosa, el turismo ha empezado a despertar y podría acabar siendo el sector que dé la puntilla final a la inflación este verano. Los viajeros parecen decididos a disfrutar sus vacaciones cueste lo que cueste (en términos económicos), lo que puede dar rienda suelta a las subidas de unos precios turísticos que ya están avanzando con fuerza en países como España.