Vicente Nieves

Redactor de elEconomista.es
Mercado laboral

Nueva ronda de datos de peticiones iniciales de subsidio por desempleo y nuevo batacazo para enmarcar. EEUU ha registrado una avalancha histórica de nuevos parados con 6,65 millones de solicitudes por desempleo en una sola semana. Este dato supera al de la semana pasada, cuando las solicitudes de subsidio alcanzaron los 3,283 millones. El impacto del coronavirus se está empezando a sentir de lleno en el mercado laboral. Este viernes se publica el dato mensual de creación neta de empleo, el más importante para el mercado laboral de EEUU. No obstante, se espera que el resultado aún no arroje una cifra acorde con la realidad económica por el desfase en la recopilación de datos respecto a la actividad en tiempo real. Por ello, ahora mismo, estas solicitudes iniciales de desempleo son un mejor indicador, porque informan en tiempo real.

Helicóptero del dinero

La pandemia del coronavirus está teniendo un impacto sin precedentes, en tiempos de paz, sobre la economía europea. Las medidas restrictivas aprobadas por los gobiernos han paralizado la economía de la noche a la mañana, reduciendo la actividad de forma mucho más profunda y rápida que cualquier crisis en las últimas décadas. Negocios cerrados y trabajadores en sus casas sin poder generar valor para la economía. Este estado de 'hibernación' esteriliza, en parte, las por otro lado necesarias políticas monetarias y fiscales expansivas aprobadas hasta la fecha. Ante esta compleja situación, está ganando relevancia en el debate académico el conocido 'helicóptero del dinero'. Esta herramienta supone cruzar la frontera que ha separado a banca central y gobiernos durante décadas, para que la política monetaria y fiscal se coordinen en la búsqueda de una fórmula que permita a los ciudadanos, empresas o ambos recibir dinero sin tener que devolverlo (sin generar un pasivo para ellos). Una forma infalible para proteger el trabajo y a los hogares vulnerables durante estos meses atípicos. Sin embargo, esta herramienta no carece de peligros que pueden terminar haciendo del remedio un mal mayor que la enfermedad.

Mercado laboral

EEUU ha destruido 27.000 empleos en el mes de marzo. El dato ha sido mejor de lo esperado (se vaticinaba una destrucción de 150.000 empleos), pero hay que tener en cuenta que durante parte de marzo la economía de EEUU siguió funcionando con relativa normalidad. La próxima publicación referente al mes de abril podría mostrar el verdadero impacto del coronavirus sobre el mercado laboral americano. El dato publicado en febrero presentó una creación de 183.000 puestos de trabajo.

Materias primas

Si usted quiere comprar un barril de petróleo crudo (159 litros) para uso inmediato le saldría por unos 22,7 dólares. Sin embargo, comprar el mismo barril en el mercado de futuros para que se lo entreguen en octubre es un 56% más caro (35,5 dólares el barril). Esta estructura en el mercado de petróleo (es mucho más barato el crudo al contado que a futuro) se conoce como supercontango y refleja el exceso de petróleo que hay ahora mismo en todo el mundo. El hundimiento de la demanda de 'oro negro', como consecuencia de las medidas restrictivas para controlar la pandemia del coronavirus, junto a un mercado que está muy bien abastecido (Rusia y Arabia Saudí se pelean por ver quién produce más y a menor precio) han llevado al petróleo a hundirse un 66% desde enero, llegando a caer a mínimos de 2002, tanto el barril de Brent (de referencia en Europa) como el de West Texas (de referencia en EEUU).

Finanzas públicas en tiempos de crisis

El impacto económico del coronavirus amenaza con disparar los niveles de déficit y deuda pública en cuestión de meses. La casi completa paralización de la economía de la noche a la mañana, la puesta en marcha de los estabilizadores automáticos y las medidas del gobierno para intentar paliar los estragos de la recesión están generando una combinación clásica y peligrosa: caída de ingresos públicos a la par que aumentan los gastos. Cada semana se conocen nuevas medidas de los gobiernos que intentan contener el impacto de la crisis, mientras que aún es pronto para calcular de forma certera el impacto del coronavirus sobre la economía. Por ello, los expertos trabajan con varios escenarios a la hora de poner cara a los niveles que alcanzará la deuda pública cuando esta crisis haya concluido.

Materias primas

El mundo del petróleo no solo es Brent y el West Texas (petróleos ligeros y dulces, que son los más demandados), los dos barriles de referencia en las cotizaciones globales. Más allá de estos tipos de petróleo, que son los más importantes a nivel mundial y los que guardan mayor relación con el precio de los combustibles, las variedades de petróleo crudo son muchas según su composición, calidad y origen de extracción. Algunas de las variedades más pesadas (mayor contenido en ceras), como el crudo Wyoming Asphalt Sour, han comenzado a venderse a precios negativos o en niveles muy por debajo del Brent y el West Texas. Es decir, hay productores que están pagando a las refinerías y compradores por cada barril que se llevan. Acumular el petróleo en instalaciones preparadas tiene un coste que en situaciones extremas, como la actual, obliga a los productores a vender a pérdidas el petróleo al contado (petróleo físico ya extraído).