Roberto Campos

Director general de Avintia Inmobiliaria

Las necesidades y las prioridades de la sociedad a la hora de adquirir una vivienda han cambiado. Realidades de la población española -sobre todo de la más joven- como una mayor movilidad que, por ende, deriva en cambio de residencia, el impacto global de la pandemia generada por la llegada del SARS-CoV-2, la inestabilidad actual del empleo, una percepción diferente en las prioridades y disfrute del tiempo, entre otros factores, hacen que sea cada vez más común decantarse por el alquiler como fórmula habitacional. Una nueva mentalidad que ha de hacer frente a una más tradicional, que históricamente ha situado a la compraventa como la "única" mejor opción. Esta forma de pensar no tiene porqué ser la más acertada, ya que alquilar no implica anular la capacidad de elegir cómo queremos vivir y, menos aún, renunciar al confort de un hogar. Es más como un estadio intermedio inicial que da solución a una forma distinta de pensar y que se adapta a los nuevos estilos de vida.

Últimos artículos de Opinión
Más artículos de Opinión