Opinión

Las marcas que no sepan aprovechar la oportunidad de los datos acabarán desapareciendo

El reto de aprovechar el aluvión de datos en las empresas

A lo largo de estos dos últimos años hemos oído en incansables ocasiones que los consumidores han cambiado, que tienen nuevos hábitos y maneras de relacionarse con las marcas, así como que son más conscientes y que exigen una implicación social a las compañías antes de comprar sus productos o servicios. Pero ¿sabemos cómo se ha llegado a detectar esta evolución de los gustos del consumidor? La respuesta puede parecer simple: mediante las redes sociales y el comportamiento de los usuarios en estas. Si tenemos en cuenta que, según datos del Informe Global Statshot, el 57,6% de la población mundial usó estas plataformas a diario durante el 2021, podemos decir que el volumen de información que se genera sobre marcas, consumidores, sectores y mercados es enorme. Concretamente, las grandes marcas reciben más de 200 millones de menciones anuales en las redes. Y aquí es dónde se complica la cosa, las marcas tienen delante una información muy potente, que les permite saber preferencias, intereses y hábitos de sus consumidores, pero detectar aquello que es de su interés y sacar unas conclusiones claras es todo un reto. Esto ha llevado a que muchas de compañías no estén aprovechando la oportunidad que tienen delante.

En el entorno digital, la transformación del dato en conocimiento supone una gran oportunidad para el marketing, algo que gran parte de las compañías han sabido detectar y que las ha llevado a sumarse a la fiebre del data. Esta es una decisión que no puede tomarse a la ligera, ya que el aumento de la competitividad en el entorno digital hace que una marca pueda volverse muy vulnerable si no sabe cómo reaccionar ante los retos digitales. 

A raíz de la pandemia, las plataformas sociales y el entorno digital han visto una rápida evolución, sumando más interacción por parte de los consumidores y comportando un incremento de la generación de datos. Desde Samy Alliance hemos detectado que, en los últimos años, la importancia del marketing digital ha incrementado, pasando de un 62,3% en 2020 al 72,2% en 2021. También hemos certificado que aquellas marcas que no supieron comunicarse con sus consumidores durante la pandemia vieron sus ventas afectadas. Esto es una muestra clara de la importancia de aprovechar el momento, siendo capaces de detectar las preocupaciones de la sociedad y aportando soluciones eficaces de una manera ágil. Aquellas marcas que no sepan hacer esta escucha activa de sus consumidores y no se adapten a ello perderán competitividad a corto plazo, lo que puede traducirse en una desaparición a largo plazo.

El business intelligence, el advanced analytics y el data science se han vuelto una necesidad para las marcas. Éstas deben entender a quién están ofreciendo sus productos, cómo están posicionadas y qué es lo que se espera de ellas. Si bien antes los públicos se segmentaban por sexo, edad y localización geográfica, ahora nos encontramos frente a un público del que tenemos muchos más detalles, al cual podemos definir por todos estos parámetros y añadir, además, sus gustos y preocupaciones. Con ello, las compañías tienen la oportunidad de poder dirigir comunicaciones muy específicas para cada segmento de la población, así como pasar a generar productos de nicho que permitan un mayor alcance de consumidores y públicos específicos.

Definir el perfil del consumidor y ser capaz de detectar los momentos que son una oportunidad para el posicionamiento de una marca o bien establecer el desarrollo de nuevos productos para satisfacer necesidades detectadas en las redes requiere de herramientas específicas. El volumen de datos al que se puede acceder gracias a las redes hace que sea necesario un conjunto de herramientas de análisis que ayude a las marcas a saber qué información tienen, cómo estudiarla y extraer las mejores conclusiones para tomar acciones en tiempo real, así como definir previsiones fiables. El hecho de no disponer de herramientas potentes y de no contar con las soluciones adecuadas hace que sean muchas las empresas que hoy en día tienen más de la mitad de sus datos sin estudiar.

Numerosas empresas han pecado de adentrarse en las redes al pensar que es algo tan simple como colgar una imagen con un copy ingenioso e ir respondiendo a comentarios, algo que es solo la punta del iceberg, ya que existe un verdadero universo de posibilidades detrás. En un entorno en el que la digitalización evoluciona a pasos de gigante y en el que los usuarios conectados no dejan de crecer, es de suma importancia que las empresas cuenten con un buen partner para aprovechar todas las oportunidades que brindan las plataformas sociales.

Las nuevas tecnologías han comportado nuevas maneras de comunicarnos y de relacionarnos con las marcas. El nuevo consumidor se siente empoderado y es consciente de la capacidad que tiene de influir sobre la estrategia y desarrollo de las marcas. Con ello, es de suma importancia que las marcas sean capaces de transmitir a la sociedad su voluntad de apoyar y combatir los retos sociales y medioambientales. Aquellas marcas que no sean capaces de definir a sus consumidores, responder a las nuevas preocupaciones que ellos manifiesten en las redes perderán competitividad y, a la larga, acabarán desapareciendo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin