Empresas y finanzas

Las empresas energéticas deben explotar sus datos para generar negocio

  • Es el sector que más ha experimentado un tsunami de datos
  • La formación del equipo humano es básico para el éxito
  • La Inteligencia Artificial se plantea como un factor diferencial

Las empresas energéticas deben explotar sus datos para generar negocio, tanto incrementando la eficiencia de la organización y de las cadenas de proveedores, como mejorando la calidad de sus ofertas y servicios o desarrollando nuevas actividades.

Para ello deben acelerar la digitalización de su cultura empresarial, de modo que todas las áreas de la compañía aporten sus datos, éstos se integren adecuadamente y estén al servicio de los órganos decisorios; además, los procesos de gestión deben ser ágiles a la hora de analizar la información aprovechando soluciones basadas en la Inteligencia Artificial y en la nube, de modo que se obtenga un mayor rendimiento.

En los últimos meses, la pandemia ha potenciado la implantación de la digitalización, sobre todo en el ámbito de las empresas energéticas, y el horizonte temporal para aprovechar una transformación basada en la gestión de los datos, calificada de disruptiva desde hace tiempo, realmente es inmediato.

Estas son las conclusiones más relevantes del Observatorio Data 2030: el sector energético frente a la revolución del dato, celebrado ayer telemáticamente por elEconomista, con el patrocinio de Oracle.

En el encuentro, moderado por Antonio Lorenzo, director de la revista elEconomista Digital 4.0 y redactor del periódico, han participado expertos como Beatriz Moreno, Data Governance en Naturgy; Juan Ignacio Gutiérrez, gerente de Sistemas de Información Industrial en Ence - Energía y Celulosa; Francisco Martínez Cañamares, head of IT en Acciona Energía; Julio de Moreta Alfonso, chief digital transformation officer en Grupo CLH y Francisco Romero, technology country leader de Oracle Ibérica.

"Fuera del mundo"

Lorenzo ha realizado una breve introducción, resaltando la importancia de los datos en el actual entorno empresarial: "Se ha dicho que los datos son el nuevo petróleo y quién no se dé cuenta de que todas las empresas tienen datos es que está fuera del mundo", ha asegurado, antes de ceder la palabra a los participantes para que expusieran su visión.

Moreno fue la primera en intervenir, planteando las bases del debate en el sector de la energía: "Las empresas energéticas afrontamos una serie de grandes desafíos, en digitalización, en la transformación energética, marcos regulatorios cada día más complejos, nuevos modelos de consumo de energía... Tenemos que optimizar todas nuestras operaciones, crear nuevos modelos de relación con los clientes, hacer una gestión integral de los activos, gestionar de manera remota todas las operaciones, explotar de manera inteligente la red... Y para afrontar todos estos retos, contamos con un gran aliado, que son los datos, los benditos datos".

Beatriz Moreno (Naturgy): "Para afrontar todos nuestros retos contamos con un gran aliado, que son los datos, los benditos datos"

Moreno también introdujo la necesidad de disponer de buenos datos rápidamente para extraerles el máximo valor, por ejemplo, con el mantenimiento predictivo de las redes eléctricas y sus eventuales reparaciones, a la hora de detectar fraudes, o a la hora de compartir experiencias en las organizaciones grandes e internacionalizadas.

A continuación, Gutiérrez explicó el objetivo principal de su compañía en la materia, extensible al resto del sector: "en Ence llevamos varios años impulsando proyectos de digitalización que permitan incorporar la cultura del dato en nuestra estrategia corporativa para generar ahorros y eficiencias en los procesos y maximizar el beneficio operativo. Y uno de los grandes retos que vemos es mejorar la gobernanza del dato para optimizar las operaciones de las plantas y de la cadena de suministro".

Juan Ignacio Gutiérrez (Ence): "hay que mejorar la gobernanza del dato para optimizar las operaciones de las plantas y de la cadena de suministro"

El ejecutivo se refirió al uso de la Inteligencia Artificial y al denominado machine learning para mejorar sus procesos, conseguir la trazabilidad de toda la cadena de valor y mantener la confidencialidad de las comunicaciones y la privacidad del dato, a pesar de trabajar con proveedores externos.

Palanca de transformación

Martínez abundó en el potencial transformador de los datos: "los datos, dentro de nuestra estrategia de transformación digital, es una de las palancas claras; es decir, todos los datos, al final, los utilizamos para aumentar la seguridad de las personas, la optimización de beneficios, la duración de nuestros activos, y también la creación de nuevas líneas de negocio".

Francisco Martínez (Acciona Energía): "usamos los datos para aumentar la seguridad de las personas, la optimización de beneficios, la duración de nuestros activos, y crear nuevas líneas de negocio"

Martínez puso el acento en la necesidad de acabar con la compartimentación de los datos en las distintas actividades para obtener valor, gracias a una arquitectura unificada, con un sistema único. Así mismo identificó la tecnología de blockchain y la robotización como elementos clave de la automatización y la trazabilidad de los procesos.

De Moreta enfatizó la importancia del factor humano y el modo en que los gestores acceden a la información facilitada por los datos: "para nosotros la clave es la formación de las personas y disponer de un vehículo que nos permita lanzar iniciativas digitales; por eso tenemos un hub digital que coordina estas iniciativas". Acto seguido puntualizó: "Y sobre todo, paciencia: el tratamiento de los datos y la digitalización llevan tiempo, porque digitalizarse es fácil; es comprar una tecnología y aplicarla, pero transformarse digitalmente es muchísimo más complicado y lleva tiempo y mucho esfuerzo".

Julio de Moreta (Grupo CLH): "el tratamiento de los datos y la digitalización llevan tiempo, porque digitalizarse es fácil; es comprar una tecnología y aplicarla, pero transformarse digitalmente es muchísimo más complicado y lleva tiempo y mucho esfuerzo"

De Moreta insistió en la necesidad de que los responsables de tomar las decisiones puedan valorar los datos sin dificultades y en la importancia de la innovación. Al igual que Gutiérrez, apuntó que colaboran con partners externos, y consideró arriesgado el uso de la nube en la plataforma de gestión de los datos.

Tsunami de datos

Finalmente, Romero recordó cómo los augurios de tiempos no muy lejanos, sobre la importancia de los datos y de su correcta gestión, se han convertido en una realidad en los negocios energéticos: "es el sector en el que el tsunami de datos ha sido mayor, y ya está aquí. La buena noticia es que la Inteligencia Artificial puede ser un factor diferencial, aunque necesita muchos datos, muchas fuentes de datos y de calidad; si no, el valor que van a proporcionar no será tan alto, y yo creo que estamos aún en el nivel de aprendices".

Francisco Romero (Oracle): "el sector energético es en el que el tsunami de datos ha sido mayor, y ya está aquí. La buena noticia es que la Inteligencia Artificial puede ser un factor diferencial"

El especialista en tecnología explicó que el tsunami de datos se ha producido tanto en el lado de la generación de energía -puso como ejemplo la importancia de predecir la meteorología para gestionar las instalaciones renovables- como en el de la distribución o la comercialización, donde se recaban numerosísima información sobre las pautas de consumo.

En este sentido, vaticinó que aquellas empresas que sean capaces de superar rápidamente los primeros estadios del aprendizaje en el aprovechamiento de la Inteligencia Artificial tendrán ventaja sobre sus competidores, y valoró que la pandemia y las restricciones a la movilidad han acelerado el proceso de digitalización de las empresas.

Sus interlocutores recogieron el guante lanzado por el representante de Oracle y defendieron la capacidad de preparación de sus organizaciones, a todos los niveles, para pasar a los siguientes niveles, aplicando distintas herramientas, como la formación de equipos de trabajo mixtos para asegurar la transformación, el diseño de planes estratégicos de digitalización y la capacitación del personal.

También estuvieron de acuerdo en que uno de los mayores retos es la transformación de la organización, sobre todo para cruzar el puente desde el mero dato hasta el negocio y la creación de valor. "La mejor estrategia es acercar el negocio a la tecnología y democratizar el uso del dato, rompiendo los compartimentos estancos" señalaron varios de los participantes.

Mejorar la ciberseguridad

Igualmente se abordó el modo de evitar los fallos en la seguridad al compartir y trasvasar información confidencial, "que haber, ha habido". Naturalmente, es importante protegerse de los ataques externos, pero ahora también surge la posibilidad de utilizar la IA para analizar los datos históricos de ataques o brechas pasados para mejorar la protección.

El uso intensivo de la IA, por otro lado, debe enriquecerse constantemente con nuevas fuentes de datos de calidad -"el queroseno"- para nutrir sus procesos, ganando tiempo y eficiencias, y evitando el efecto contrario, posible si se introduce mala información. En este sentido, Romero explicó que su compañía tiene software autónomo, que ha incorporado la IA embebida a la base de datos, aportando la automatización de la incorporación de datos e información, sin participación humana, e incrementado la aportación de valor al negocio.

El software autónomo permite añadir nuevas fuentes de datos, por ingentes que éstos sean, y hacerlo de un modo seguro, garantizando la adecuación de la tecnología a los análisis, eliminando complejidad y facilitando que los datos se aprovechen para generar ingresos, para monetizarlos.

La nube, cloud, también es otro elemento fundamental, puesto que aporta agilidad. Con ella los modelos son mucho más rápidos y, por otro lado, abre la puerta a la alta computación: "el cloud es el paradigma para que cualquier empresa pueda disponer de alta computación de manera sencilla".

Sencillez y capacitación

Esta sencillez está a la vuelta de la esquina: "al final el uso de la IA y gestionar datos será tan frecuente en las empresas como lo son hoy las hojas de Excel", afirmó Moreno, mientras que Martínez auguró que "ver el horizonte más allá de 2025 en este mundo es complicado, pero estoy seguro de que en cinco años la IA va a estar en nuestro día a día, y sobre todo en el día a día de los negocios". Martínez, más que en las posibilidades de la tecnología, incidió en la relevancia de que haya una gobernanza común a la recolección de los datos para sacar el máximo provecho.

La cuestión de la gobernanza derivó en la necesidad de contar con profesionales y hubo acuerdo en apuntar que no abundan: incluso han subido las notas de corte de las universidades para acceder a las carreras adecuadas, como matemáticas. Este déficit de capacitación laboral lleva a las empresas a buscar partners con los que implementar las soluciones tecnológicas.

Marco de gobernanza

El Observatorio, emitido en directo por la página web de elEconomista, aceptó preguntas del público, y una de ellas incidió en la colaboración y la transparencia entre los actores del sector para acceder a los datos. Aquí se analizó la necesidad de que la UE establezca un marco de gobernanza intersectorial con relación a la disponibilidad de los datos y se identificó la tecnología de blockchain como uno de los elementos clave en la colaboración, puesto que exige la interacción de todos los participantes en los nuevos negocios que posibilita.

Puede ver el evento completo aquí:

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin