Ken Fisher

Presidente de Fisher Investments Europe
Tribuna

Depende de a quién pregunte, o bien el repunte de las tensiones en Oriente Próximo pondrá el petróleo por las nubes más pronto que tarde o bien la debilidad del crecimiento mundial provocará su desplome. En todo caso, los expertos coinciden en que supondrá un golpe para las economías española y europea, y también para el IBEX 35. Se equivocan, ya que, por grandes que sean las fluctuaciones, sus efectos no deberían notarse demasiado. La creencia en el poder destructivo del petróleo quedó obsoleta hace tiempo.

Tribuna de Opinión

La confianza en la economía de la eurozona cayó en abril por décimo mes consecutivo. Una encuesta realizada entre gestores de fondos reveló que cada vez son más los que, frente a otros activos, apuestan por la depreciación de la renta variable europea.

Ken Fisher

En una columna anterior expliqué por qué el estancamiento político derivado del auge del populismo, a pesar de su falta de prestigio en Europa, favorece la inacción política y, con ella, la actividad compradora en la bolsa. A este fenómeno se le suma otro con origen en Estados Unidos que contribuirá a la revalorización de las acciones en todo el mundo y, en particular, en España. El año 2019 es el tercer año de Gobierno de Donald Trump, antesala del momento dulce que atraviesan los inquilinos de la Casa Blanca todos los cuartos años. No se lo pierda. Su potencial alcista debería servir para que las acciones mundiales y españolas afiancen sus rebotes en forma de V iniciados a principios de año. Compre acciones si quiere aprovechar esta tendencia y no se olvide de los títulos estadounidenses.

Ken Fisher

La escasa confianza en la eurozona provoca que los inversores no encuentren demasiados motivos para adquirir títulos de renta variable, si bien, en mi opinión, hay muchos. El primer motivo es el dato de crecimiento económico que, incluso si fuera mínimo, superará las actuales expectativas, catastróficas para Europa según el consenso; además, España contribuirá a liderarlo. Otro motivo es el nuevo orden político que tanto nos cuesta asumir y que en realidad constituye una oportunidad, ya que el auge del populismo en toda Europa y otras anomalías del sistema, por más que se perciban como riesgos políticos, no son más que otra forma del bendito estancamiento político.

Ken Fisher

Todavía conmocionado por las turbulencias del Ibex 35 en 2018? Fueron tan devastadoras que colocaron a España como uno de los peores mercados bursátiles del mundo. Por ello, para muchos el rebote de enero no deja de ser un espejismo de recuperación. ¡No se deje arrastrar a las tinieblas! Normalmente cuanto más bajo se cae, más alto se sube. Lo sucedido hasta ahora parece el comienzo de un año estupendo para el Ibex, con independencia del adelanto electoral, y otros índices europeos rezagados en 2018.

Ken Fisher

Después de un 2018 decepcionante, gran parte de los inversores españoles espera que el 2019 sea un año aciago para la bolsa. No se deje cegar por ello. Las acciones internacionales deberían crecer entre el 15 y el 25% -o más- en 2019, ya que la recuperación en forma de V coincide con unas circunstancias políticas históricamente favorables. Libérese del pesimismo general y asegúrese de tener acciones ahora si no quiere perdérselo.

opinión

El año 2018 ha sido decepcionante para los mercados bursátiles, pero es que, además, a punto de concluir el año se han generalizado los temores de que 2019 pueda ir aun peor. Entre el 1 de enero y el 4 de diciembre las acciones españolas han caído un 7,2% -un 12,7% desde los máximos de enero-.

Ken Fisher

Dentro de unos cuatro meses, Reino Unido dejará de formar parte de la Unión Europea. Sin embargo, todavía no sabemos cómo se concretará esta salida, especialmente desde el jueves. ¿Será un Brexit duro o blando? ¿Qué pasará con la unión aduanera? ¿Los británicos que residen en España perderán sus derechos y volverán a casa? ¿Cómo afectará el Brexit a la singular relación que Gibraltar mantiene con la UE? Las preguntas se acumulan y los mercados lo padecen. Hasta que las negociaciones no concluyan, no cesarán los interrogantes ni se quitará el freno de mano en los mercados españoles y europeos.

Ken Fisher

Desde que Italia dio a conocer su propuesta de presupuestos para 2019 asistimos a la repetición del escenario de tensiones del pasado mes de junio, protagonizado por la deuda pública del país transalpino. Los inversores se asustaron ante el alza de la rentabilidad de la misma, lo que, a su vez, la impulsó con más fuerza hacia arriba y se generalizó la aparición en la prensa de la palabra de moda: contagio. Los temores a que el encarecimiento de la deuda se extienda a otros países de la eurozona no ha dejado de crecer; incluso la ministra de Economía española, Nadia Calviño, tuvo que abordar públicamente la cuestión a principios de octubre.?Pero la subida de los tipos en Italia es un fenómeno puramente emocional, un temor que seguramente pasará y que, por muy inestable que parezca el momento ahora que la UE ha rechazado los Presupuestos italianos, no supone una amenaza para la bolsa española ni internacional. O sea, es una buena oportunidad para comprar.

Ken Fisher

Tras varios meses de agitación política-incluido el cambio de Gobierno en España-, el otoño se prevé tranquilo en Europa. ¿Nos vamos a aburrir? No, mire lo que va a pasar en EEUU. Las elecciones legislativas de noviembre arrojan dudas sobre su posible impacto en el mercado alcista que disfrutamos.