Ken Fisher

Presidente de Fisher Investments Europe

Los analistas afirman que el aumento de los tipos de interés es nefasto para las tecnológicas. Según ellos, el incremento de los tipos a largo plazo provocará la pérdida de liderazgo del sector en el mercado alcista actual. En mi opinión, es improbable. Históricamente, las tecnológicas frecuentemente han batido al conjunto del mercado en entornos marcados por el alza de los rendimientos de la deuda. Y ahora, por más que el reciente repunte de los tipos se prolongue, hay muchos más factores que propician la continuidad de esta racha espectacular.

Los analistas, temerosos de otro episodio de “rabieta” en los mercados por las recompras de activos (taper tantrum), llevaban meses alertando de que el fin de los programas de expansión cuantitativa (QE) en Europa y EE. UU. pondría patas arriba las bolsas mundiales. Sin embargo, apenas les ha afectado la reciente desaceleración en el ritmo de compras de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE) y ni siquiera les ha conmovido que la Reserva Federal de EE. UU. (Fed) dijera que haría lo mismo en breve. Ahora esperan que el final de la QE sirva para superar el siguiente escollo: la escalada de los precios de la energía. Muchos auguran que el efecto inflacionista producto de estos repuntes será suficiente para arruinar la expansión económica mundial. Pero no podrían estar más equivocados. La retirada de estímulos de la QE no corregirá el desequilibrio en el mercado de materias primas (ni falta que hace), sino que las presiones sobre los precios se relajarán a medida que se solventen los problemas de suministro, seguramente antes de lo que la mayoría prevé. Veamos por qué.

Resultados, beneficios netos y beneficio por acción. Frecuentemente esto es todo lo que les interesa a los analistas. ¿Cuántos beneficios ha declarado la empresa? ¿Ha cumplido las previsiones de las agencias de AZCA o las Cuatro Torres? A partir de ahí empiezan a predecir los resultados para el año siguiente. Todas estas preguntas están muy bien, pero se enmarcan en un punto de vista miope que obvia un indicador del crecimiento futuro más adecuado: los márgenes brutos. Su irrelevancia mediática es lo que les da poder, sobre todo en la última fase del mercado alcista, como la actual. En las próximas líneas veremos cómo los inversores españoles pueden sacar partido de estos ingentes márgenes.

Pese a que el primer programa de expansión cuantitativa (QE) de la Reserva Federal de EEUU (Fed) está a punto de cumplir 13 años y el del BCE, seis, aún no se comprende bien ni el derecho ni el revés de estos planes. Mientras que para unos dispara la inflación, otros lo consideran esencial para el crecimiento y temen que el debate de julio en el seno de la Fed sobre la retirada gradual de la QE signifique el final del mercado alcista. Sin embargo, ambos parten de la falacia absoluta de que los programas de QE son estímulos, cuando ni lo son ni nunca lo han sido (en realidad, son más bien lo contrario). No se deje intimidar por su retirada gradual: no hay nada que temer.

¿La amenaza de la inflación se hará realidad pronto? Esta pregunta mantiene en vilo a los analistas de ambas orillas del Atlántico por la aprobación de enormes planes de estímulo monetario y gasto público en todo el mundo, sobre todo en EEUU. Una posibilidad, con todo, remota: como demuestra la historia, las medidas de los bancos centrales podrían no haber impulsado la creación de dinero real y, además, los llamados estímulos fiscales no generan crecimientos desaforados.

Últimos artículos de Opinión