José María Triper

Periodista económico

Pedro Sánchez aprovechó su bolivariano Aló Presidente de los fines de semana para edulcorar su nueva prórroga del Estado de Alarma con la venta como logro propio de los 140.000 millones de euros que espera recibir España de ese Fondo Europeo de Reconstrucción, fruto de las relaciones entre Merkel y Macron, y que como se esperaba no será gratis total, ya que más de 60.000 millones serán préstamos a devolver y, por tanto, un nuevo lastre sobre la ya abultada deuda.

Ya es oficial. Nissan cierra su planta de Barcelona que envía al paro a más de 23.000 empleos entre directos e indirectos. Y no será la única en abandonar el barco. Detrás vienen Alcoa, Renault, las muchas que se lo están pensando y las que dejarán de venir.

En los inicios de todo este drama del Covid-19 fuimos muchos los que pensábamos que cuando todo terminara íbamos a salir de la pandemia más unidos y más fortalecidos. Craso error. Porque la realidad ha venido a demostrarnos que toda nuestra ingenuidad, nuestra vocación democrática y de tolerancia iba a estrellarse contra la incompetencia de un Gobierno dividido y desbordado, la mediocridad de una gran parte de la clase política ejerciente y con el fanatismo y la irracionalidad de los extremistas que se retroalimentan en su agresividad y en su incultura.

opinión

Monseñor Sánchez confirmaba en su enésima homilía de los sábados que este miércoles volverá a pedir en el Congreso una nueva prórroga del Estado de Alarma y, como se esperaba, por un mes. Plazo de muy dudosa constitucionalidad y cuyo término coincide con el final del periodo de sesiones del Parlamento, lo que le permitirá, utilizando torticeramente el miedo al Covid, continuar con la deriva totalitaria del Gobierno al menos hasta mediados de septiembre.

Últimos artículos de Opinión
OPINIÓN