José María Triper

Periodista económico

Mientras la ministra Yolanda Díaz presentaba a los agentes sociales su proyecto de reforma de la reforma laboral, el presidente de la asociación de autónomos ATA y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, ponía el dedo en la llaga al asegurar que “la mesa del diálogo social se ha convertido en una mesa de monólogo social porque el Gobierno, que tiene el BOE, te dice esto es lo que hay”. Y lo que hay es esa propuesta de eliminar los contratos de obra y limitar los temporales, contraria a los objetivos de convergencia con la UE en materia de temporalidad y que al limitar la capacidad de adaptación de las empresas va a suponer un obstáculo más a la creación de empleo.

Este gobierno de la propaganda y el engaño que tanto recurre a la memoria histórica, se olvida y tergiversa la memoria reciente para responsabilizar ahora sin escrúpulos al gobierno de Mariano Rajoy del golpe de Estado del 1-O en Cataluña, con el doble objetivo de blanquear a los golpistas y de justificar unos indultos injustificables que, como reflejan las encuestas, rechazan más del 61 por ciento de los españoles, muchos de ellos votantes y afiliados socialistas que se sienten traicionados y humillados las claudicaciones de Sánchez y el sanchismo ante los que quieren destruir España, a cambio únicamente del puñado de votos que le permiten mantenerse en La Moncloa.

En línea con en casi todas sus decisiones y su forma de actuar este gabinete del sanchismo donde dijo “digo” ahora dice “Diego”. Y ni el presidente del Gobierno, ni el inoperante ministro de Consumo, Alberto Garzón, ni la consorte de Igualdad se han pronunciado sobre la brutal subida del precios de la electricidad con que nos han asaltado en los albores del verano, en contraste con ese rasgar de vestiduras cuando lo utilizaban como arma arrojadiza contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En paralelo al giro copernicano que anuncian la práctica totalidad de las encuestas de intención de voto, la moción de censura que los ciudadanos de Madrid hicieron el 4-M a Sánchez y al sanchismo se extiende ya por toda España y entre los poderes económicos, en forma de desautorización a un gobierno que ha perdido la confianza y la credibilidad de una sociedad en la que se empieza a generalizar esa sensación de hartazgo que precede a los cambios de ciclo.

Así califica el Tribunal Supremo la intención de la factoría Sánchez&Redondo Producciones de indultar a los presos golpistas catalanes. Solución inaceptable porque no hay arrepentimiento ni tampoco interés general que lo justifique. Al contrario. Por mucho que quieran disfrazarlo de naturalidad y de normalidad democrática, el único objetivo de esos pretendidos indultos no es otro que la supervivencia de Pedro Sánchez y su gobierno. Algo que, como le recordó el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, no depende de su voluntad, depende de su necesidad, recordando que necesita imperiosamente el apoyo de los separatistas catalanes, de los nacionalistas del PNV, de los filoterroristas de EH Bildu y del resto de los “Frankestein" para permanecer al menos hasta el final de la legislatura.

La ausencia de la mayoría de los grandes empresarios y directivos del Ibex 35 en el show de futurología de Pedro Sánchez para su ficción de la España de 2050 es algo más que un desplante o una descortesía. Es la confirmación de que el Presidente ha perdido la confianza de los poderes económicos que ya empiezan a verle en decadencia.

Política

Tocados por el descalabro sufrido en las elecciones madrileñas, presionados por el cambio de ciclo que anuncian las encuestas que coinciden -el CIS no cuenta- en el sorpasso del Partido Popular, y alarmados por el aumento en número y peso político de las voces críticas contra la gestión del gobierno y la dependencia de los Frankenstein, la factorías Sánchez&Redondo, ha dado un giro radical a su estrategia para mantenerse en el poder que pasa por tres ejes fundamentales: descartar una convocatoria anticipada de las elecciones generales y hacer una remodelación del Gobierno para otoño, recuperar el control absoluto de las federaciones regionales del partido empezando por Andalucía, y fortalecer las alianzas parlamentarias con Podemos, los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes con cesiones de transferencias y económicas.

Mientras la factoría Sánchez&Redondo Producciones se dedica a jugar a la futurología sin tener soluciones para los problemas del presente, en el escenario internacional la presidencia de Biden en EEUU y la retirada en septiembre de Merkel en Europa marcan el inicio de un nuevo orden mundial en el que España ni está ni se la espera y que tiene como principios fundamentales la erradicación de los populismos y de los separatismos en el plano geopolítico, apartando las tentaciones extremas de izquierda y de derecha, y el aperturismo comercial y el multilateralismo en la economía.

Fondos Europeos

Nacidos para ayudar a restaurar las economías europeas tras los daños económicos y sociales derivados de la pandemia del COVID, los fondos de recuperación Next Generation de la Unión Europea tienen también como principal objetivo sentar las bases para una Europa más moderna, digitalizada y sostenible que permita mejorar la productividad y la competitividad de los países y las empresas de la Unión. Y, si hablamos en términos monetarios suponen la mayor inyección económica puesta en marcha en la historia de la UE.

Mientras nuestra ministra de Asuntos Exteriores, cada vez más desinformada e ignorada en el escenario internacional, se dedica a ser gregaria de su jefe de Moncloa en su campaña paranoica contra Madrid, España se encuentra inmersa en una alarmante crisis diplomática con su vecino del sur. Un país, Marruecos, con el que existen contenciosos tan importantes como antiguos que, en opinión de destacados diplomáticos “puede tener consecuencias políticas y económicas bilaterales impredecibles”.