macroencuesta de el economista

El 'crash' de las bolsas mundiales ha dejado desamparado al inversor después de que la pandemia por Covid-19 haya dado al traste con las estimaciones que el mercado había elaborado para 2020. Ahora todo ha cambiado y el principal problema es que lo seguirá haciendo las próximas semanas, una vez que el coronavirus siga extendiéndose por EEUU, el país que alberga la mayor bolsa del mundo: Wall Street.

El pasado 19 de febrero, las 35 del Ibex capitalizaban, en conjunto, cerca de 640.000 millones de euros. A día de hoy, la cifra es un 36 % inferior, de unos 412.000 millones. Y prácticamente la mitad del índice, 16 de sus 35 valores, cotiza en el parqué por menos de 5.000 millones de euros. No eran tantas las que valían tan poco desde junio de 2013.

En su carta anual

Lo que opina el presidente de la mayor gestora de activos del mundo, BlackRock, que controla unos 7 billones de dólares, no deja indiferente a nadie. De ahí que la carta anual que Larry Fink dirige a sus accionistas sea escudriñada con atención para conocer las ideas y la estrategia de una de las mayores firmas de gestión de activos.

mercados

Si algo ejemplifica el correcto funcionamiento de las gestoras de fondos de inversión en momentos tan decisivos como el estado de alarma decretado por el Gobierno son los movimientos que se han producidos en estos productos durante las últimas semanas. Según los datos adelantados por Inverco, los fondos han sufrido reembolsos netos por valor de 5.100 millones de euros, lo que quiere decir que los partícipes que decidieron retirar su dinero cursaron la correspondiente orden a su gestora y ésta la encauzó por los procedimientos habituales. La novedad, en este caso, es que se haya podido realizar en una situación de confinamiento.

ecobolsa

Al principio de la pandemia, cuando la cuarentena dejó aislada a la provincia china de Hubei, la preocupación de los inversores era hasta qué punto el cierre de una zona tan amplia del gigante asiático afectaría al crecimiento económico global, muy dependiente de lo que ocurre en aquel país. Cuando el virus comenzó a traspasar fronteras, pasando a Corea del Sur y Japón, que iba a celebrar los Juegos Olímpicos este verano, el temor comenzó a crecer cada vez más, hasta que la expansión del virus por todo el mundo se transformó en pánico ante una recesión.

coronavirus

La pandemia del coronavirus y el consiguiente estado de alarma decretado en España ha pillado a los inversores más avezados contemplando las caídas más exarcebadas de las bolsas de los últimos años. Todo un caramelo para aquellos que tienen un horizonte temporal a largo plazo y no se dejan impresionar por pérdidas puntuales en sus carteras, aunque duren unos meses. Pero la obligación de permanecer confinados en casa hubiera supuesto una barrera infranqueable si no fuera por la digitalización, que permite contratar un fondo de inversión o realizar un traspaso simplemente con el móvil en la mano.

mercados

La amenaza del coronavirus va a ser la primera prueba de fuego real para las firmas de inversión en la era de Mifid II, en la que el perfil de riesgo de los inversores y la transparencia en el cobro de comisiones son dos de las claves más importantes de la directiva europea. Los derrumbes de los mercados de las últimas semanas han dejado en fuego de artificio las fuertes caídas que sufrieron a finales de 2018. Si en aquel momento fue miedo a un final de ciclo abrupto, ahora está siendo pánico ante los efectos desconocidos sobre la economía que puede acarrear el Covid 19, desde una recesión a una depresión.

para frenar los reembolsos

El coronavirus ha sido la puntilla que les faltaba a los fondos inmobiliarios ingleses, obligados a imponer un 'corralito' para evitar una previsible estampida de inversores. Las dudas que está provocando la repercusión de la pandemia global sobre la economía se ha unido a la crisis que arrastra el sector comercial 'retail' en Reino Unido, ante el auge de las ventas por internet, lo que está deteriorando sobre todo al segmento de centros comerciales y marcas con tienda a pie de calle. Y las gestoras se han visto obligadas a suspender tanto las suscripciones como los reembolsos de los fondos de esta categoría para evitar que la salida de inversores provoque una distorsión de su valoración.