Economía

Lagarde avanza más subidas de tipos del BCE: "No estamos en una pausa, esto que quede claro"

  • Lagarde admite que hubo disputa dentro del BCE sobre el tamaño del alza de tipos
  • Lo único que estuvo claro es que nadie en el Consejo quería parar las subidas
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), en una imagen de archivo. Montaje elaborado por 'elEconomista.es'.
Madridicon-related

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), ha admitido este jueves que los tipos de interés seguirán subiendo en la eurozona ante la fortaleza de la inflación en el sector servicios y el notable incremento de los salarios. "La inflación de los servicios sigue al alza por la reapertura y el avance de los salarios (...) Nuestra política monetaria asegurará que los tipos lleguen a niveles lo suficientemente restrictivos para devolver la inflación al objetivo" del 2%, ha asegurado tras la reunión en la que el banco central ha vuelto a subir los tipos.

La presidenta del BCE ha vuelto a insistir en que la inflación es excesivamente alta, lo que ha propiciado la nueva subida de tipos de interés, aunque en esta ocasión el alza ha sido de solo 25 puntos básicos, un movimiento inferior al de las anteriores subidas (las tres últimas habían sido de 50 puntos básicos). Aun así, el precio del dinero seguirá subiendo: "Nosotros no estamos empezando una pausa" (como sí ha hecho la Fed estadounidense), ha aseverado Lagarde durante su discurso ante los medios.

"Es justo decir que, primero, todo el mundo [dentro del Consejo de Gobierno del BCE] estaba de acuerdo en que seguir subiendo los tipos era necesario. Segundo, no estamos pausando las subidas, esto está muy claro. Tercero, notamos que hay más terreno que cubrir sobre la base de referencia que tenemos que nos guía hasta las próximas proyecciones", ha apostillado la francesa.

Lagarde ha dicho primero que en el Consejo de Gobierno "se han expresado una variedad de puntos de vista" como una forma de reconocer la divergencia entre los que abogaban por una subida de 25 puntos básicos y otra de 50. Después, ha matizado que la decisión de este jueves ha sido "casi unánime". "Unos pensaban que era apropiado subir 50 puntos básicos y otros 25, pero no escuché a nadie pedir cero", ha precisado la presidenta.

"No existe un número mágico para establecer dónde está el territorio suficientemente restrictivo [en los tipos de interés] para llevar la inflación al objetivo, pero sí puedo decir que estamos en el proceso", ha insistido la presidenta del BCE cuando se le ha preguntado por este 'techo'.

"La encuesta de préstamos bancarios de la eurozona es muy ilustrativa con la demanda porque, en los datos subyacentes, la demanda de crédito por parte de las empresas baja mucho mucho. Esto nos indica que nuestra política de subidas de tipos están empezando a tener un impacto. Porque cuando preguntas a las empresas en la encuesta, responden 'son los tipos de interés, no es que no queramos invertir, es que los tipos están bastante altos'. Me preguntaban antes si estábamos en territorio restrictivo. Sí, eso es territorio restrictivo", ha añadido en una respuesta posterior.

En sus últimas previsiones económicas, conocidas el mes pasado, el organismo monetario anticipó que la tasa de inflación en la zona euro sería del 5,3% de media este año, para posteriormente reducirse al 2,9% y 2,1% en 2024 y 2025, respectivamente. La meta de inflación que se ha marcado el propio banco central es del 2% simétrico, por lo que, en principio, no espera alcanzarla hasta dentro de dos años como pronto.

En este sentido, Christine Lagarde ha reiterado que se espera que la inflación se mantenga muy alta por mucho tiempo, y ha defendido que la herramienta con la que cuenta el BCE para hacerle frente es precisamente los tipos de interés.

"La rebaja a 25 puntos básicos, unida a un compromiso poco firme de hacer más, señala un cambio importante en las perspectivas de la política monetaria del BCE. Esperamos que el ciclo de subidas finalice en junio, siempre que los datos de inflación lo permitan. Una subida en julio sigue siendo una posibilidad", valora tras la reunión Jamie Rush, economista jefe para Europa de Bloomberg Economics.

"Cuanto más se alargaba la rueda de prensa, más parecía insistir Lagarde en la necesidad de seguir subiendo los tipos y cada vez sonaba más agresiva. Sinceramente, lo que empezó como un mensaje claro de un enfoque de reunión por reunión y de dependencia de los datos terminó con más preguntas que respuestas", lamenta en un comentario Carsten Brzeski, analista de ING Economics.

"Quizá solo fuera una señal de que el BCE está cada vez más dividido sobre qué hacer a continuación", interpreta este experto, quien ve "difícil" que el banco central vuelva a aumentar las tasas de interés en 50 puntos básicos teniendo en cuenta el entorno macroeconómico actual, "con el efecto retardado de las subidas anteriores, las turbulencias bancarias y un crecimiento moderado, pero con una inflación todavía pegajosa", argumenta. "En este escenario de base, será igualmente difícil subir los tipos más de una o, a lo sumo, dos veces", insiste Brzeski.

Pide prudencia a los gobiernos

En su comparecencia, Lagarde también ha vuelto a hacer una llamada desesperada a los gobiernos de la zona del euro para que usen su política fiscal de una forma más eficiente y para que retiren las medidas de apoyo que amenazan con incrementar la inflación en el medio plazo.

"La inflación de los alimentos se mantiene muy elevada, mientras que la presión de los precios continúa siendo muy alta, aunque la inflación subyacente se ha moderado levemente y los precios de producción han comenzado a caer. Pero la inflación en los servicios sigue subiendo y tememos que suba aún más por la demanda embalsada y las subidas de los salarios", ha asegurado la banquera gala.

Márgenes y salarios

Asimismo, la presidenta del BCE también ha admitido que las empresas han incrementado de forma notable sus márgenes de beneficio, lo que ha supuesto un mayor incremento de los precios en los últimos meses.

"Un aumento duradero de las expectativas de inflación por encima de nuestro objetivo, o incrementos de los salarios o de los márgenes de beneficio superiores a los previstos, también podrían impulsar la inflación al alza, incluso a medio plazo. Los recientes acuerdos salariales negociados han incrementado los riesgos al alza de la inflación, especialmente si los márgenes de beneficio se mantienen elevados", ha señalado la banquera gala.

Si la tensión en los mercados financieros se mantiene, esto dañará el crecimiento y también tendrá un efecto mitigador sobre los precios. "Se están viendo unas condiciones financieras más duras y una menor demanda de crédito, lo que sugiere además que el crédito podría debilitarse más y con ello el crecimiento de la oferta monetaria".

Turbulencias bancarias en EEUU

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, ha descrito los problemas que está sufriendo la banca regional en EEUU, donde las entidades están viviendo una salida de depósitos y fuertes caídas de sus títulos en bolsa. La primera economía del mundo parece estar enfrentándose a lo que parece le principio de una crisis financiera. 

Las acciones de los bancos regionales estadounidenses se hunden esta jornada en Wall Street tras el desplome el miércoles del banco PacWest después de que apareciera una información que indicaba que está estudiando una posible venta. Guindos ha tratado de remarcar las diferencia entre la banca de EEUU y la de Europa, asegurando que el problema al otro lado del Atlántico está muy focalizado en una banca mediana y regional que no tiene comparación en Europa.

Tras hundirse un 50% en las operaciones posteriores al cierre de Wall Street, PacWest perdía hoy dos horas antes de la apertura del parqué neoyorquino un 33% y lastraba al resto de bancos regionales que arrastran una semana muy volátil tras la intervención y venta del First Republic Bank, que el lunes fue absorbido por el gigante financiero JP Morgan Chase.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud