Banca y finanzas

El BCE avisa: los bancos 'aprietan' el grifo del crédito más de lo previsto

  • Lo hacen al mayor ritmo desde la crisis de deuda de 2011
  • La demanda de préstamos también se desploma
  • El indicador es clave para definir la hora de ruta de los tipos

El Banco Central Europeo (BCE) alertó este martes de que los bancos han endurecido en el primer trimestre los estándares de los créditos a empresas y a los hogares para la compra de una vivienda a un nivel que que sobrepasó las expectativas de las propias entidades, como consecuencia de la mayor percepción de riesgo en un contexto marcado por las subidas de los tipos de interés y las turbulencias en el sector tras el colapso de varios bancos en Estados Unidos y el rescate de Credit Suisse.

En concreto, las entidades de la zona euro indicaron un endurecimiento aún mayor de sus condiciones de préstamo a las empresas, con un porcentaje neto del 27% de bancos que reportaron mayores restricciones, el mayor ritmo desde la crisis de la deuda soberana de la zona euro en 2011.

Asimismo, desde el lado de la demanda, los bancos confirmaron una fuerte disminución neta en la demanda de préstamos o disposición de líneas de crédito por parte de las empresas en el primer trimestre de 2023.

De hecho, esta caída de la demanda neta fue más fuerte de lo esperado por los bancos en el trimestre anterior y "es la más fuerte desde la crisis financiera mundial", advierte el BCE, que indica que las entidades la achacan al nivel alcanzado por los tipos de interés en un entorno de endurecimiento de la política monetaria.

En cuanto a los préstamos a los hogares para la compra de vivienda, los bancos de la eurozona también informaron de un nuevo endurecimiento neto sustancial de sus criterios crediticios para la concesión de hipotecas, mientras que las restricciones netas fueron menos pronunciadas para el crédito al consumo y otros préstamos a los hogares.

De su lado, la disminución neta en la demanda de préstamos para vivienda se mantuvo cerca de la caída histórica reportada en el trimestre anterior, mientras que hubo una disminución neta menor en la demanda de crédito al consumo y el resto de préstamos a los hogares.

En este sentido, el BCE refleja que el aumento de los tipos de interés, el debilitamiento de las perspectivas del mercado de la vivienda, la baja confianza de los consumidores y la disminución del gasto en bienes de consumo duraderos contribuyeron negativamente a la demanda de créditos.

"El endurecimiento de los préstamos a empresas y para la compra de vivienda fue más fuerte de lo que esperaban los bancos en el trimestre anterior y apunta a un debilitamiento persistente de la dinámica crediticia", destacó en un comunicado el BCE, que ha venido advirtiendo en las últimas semanas de la relevancia de la información sobre préstamos bancarios de cara a sus decisiones sobre política monetaria.

En este sentido, a mediados de abril, el economista jefe del BCE, el irlandés Philip Lane, señalaba que permitiría conocer los primeros efectos de las turbulencias financieras de marzo sobre la actividad crediticia en la eurozona.

Se seguirán endureciendo

De cara al segundo trimestre, los bancos encuestados informaron al BCE de que esperan seguir restringiendo, aunque de manera más moderada, sus estándares crediticios para los préstamos a empresas y para adquisición de vivienda.

En el caso del crédito al consumo, los bancos de la zona euro anticipan un mayor endurecimiento neto de las condiciones de préstamo a un ritmo similar al del primer trimestre de 2023.

Desde el lado de la demanda y de cara al segundo trimestre del año, los bancos esperan una caída neta adicional de la solicitud de crédito de las empresas, aunque de menor proporción a la observada entre enero y marzo.

Asimismo, los bancos esperan una fuerte disminución neta adicional en la demanda de préstamos para vivienda y una disminución neta algo menor en la demanda de crédito al consumo que en el primer trimestre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud