La decisión del Gobierno de intervenir parcialmente al sector eléctrico tendrá un impacto en los resultados de las compañías más afectadas, que son Iberdrola, Endesa y, en mucha menor medida, Naturgy -además de EDP o de Acciona Energía-. Hasta tres fuentes del mercado consultadas por elEconomista reconocen que las "firmas eléctricas no saben hasta qué punto esta decisión podrá afectar a la retribución al accionista", aunque ni confirman ni, sobre todo, calculan de cuánto dinero puede tratarse. Haciendo una aproximación a partir de distintos informes de casas de análisis, se estima que los 2.600 millones de euros que se drenarán de los ingresos de las utilities hasta marzo de 2022 podrían repercutir en una caída de la rentabilidad por dividendo de Iberdrola y Endesa -las dos firmas más afectadas-, según las primeras estimaciones.

Hay un elefante dentro de la habitación y se sabe que existe desde hace tiempo, pero los inversores no han hecho notar su pánico vendedor hasta esta semana, y más en concreto hasta ayer, cuando el sector de autos europeo fue golpeado con virulencia ante una crisis de chips que ya está mostrando sus primeras consecuencias graves. Las ventas se extendieron ayer por todo el continente europeo, pero lastraron con especial virulencia a los fabricantes de componentes entre los que destaca la caída de Continental del 6,1%, de Valeo, del 5,55%, y de Faurecia, del 3,13%. Entre las españolas las ventas fueron 1,97% para CIE Automotive, mientras Gestamp logró cerrar con ganancias del 0,23% tras una semana negra.

La carrera por lograr costes mínimos de financiación en el sector bancario ya ha encontrado otro competidor. Banco Santander emitió este miércoles 1.000 millones de euros en deuda perpetua, conocida como CoCos, por la que se exigió un cupón del 3,625%. Es el mismo tipo de interés que logró CaixaBank hace dos semanas en una emisión de 750 millones de euros y que la convirtió en un nuevo récord de financiación en mínimos históricos para bonos perpetuos en lo que respecta al sector financiero de todo el sur de Europa. Con la gesta de ayer, Santander iguala a CaixaBank en lo que respecta al coste de financiación de una emisión de CoCos.

Las bolsas no han encontrado un rumbo claro al que dirigirse durante este verano, con cierta corrección en algunos sectores a pesar de que la fortaleza sigue estando en Wall Street. Pero atención. Desde IG sugieren no hacer cartera en el periodo que arranca hoy mismo y que no finalizará hasta octubre.

Dos firmas de análisis, Jefferies y HSBC, decidieron lanzar ayer sendas recomendaciones sobre Inditex alentadoras en la sesión previa a los resultados semestrales que la firma dará a conocer este miércoles. Ambas casas, bajo un consejo de compra, hablan de precios objetivos de 35 y 37 euros, respectivamente, lo que concede a la gallega un potencial alcista máximo superior al 23%.

Instituto BME se ha propuesto llegar a alumnos de habla hispana tanto en España como en Latinoamérica a través de su nueva plataforma de formación financiera que ha sido bautizada con el acrónimo Braindex (resultado de 'brain' e 'index' en inglés).

Inmobiliaria Colonial, que venía de un letargo lento pero bajista desde hace un mes, despertó ayer de golpe. Quien hizo sonar la alarma fue Morgan Stanley que volvió a abrir seguimiento del valor y lo hizo con un precio objetivo de 9 euros, suficiente al parecer para despertar el ansia compradora entre los inversores que llevó a Inmobiliaria Colonial a protagonizar su mayor subida desde el mes de febrero.

Con la reapertura de las tiendas físicas todo apunta a que Inditex ha dejado atrás la crisis del Covid. La firma textil publicará los resultados del segundo trimestre del año mañana miércoles y lo hará con cifras que ya serán superiores a las del mismo periodo de 2019 por primera vez desde que empezó la pandemia. El mercado prevé que su margen ebit (beneficio después de impuestos y amortizaciones) roce el 17%, el mayor porcentaje de los últimos nueve años. Desde 2012, cuando este se situó en el 17,3% no se veía un margen similar. Y en la misma línea irán el resto de parámetros de la compañía.

El bróker de Credit Suisse se pronunció la semana pasada, coincidiendo con el arranque del periodo de aceptación de la opa de IFM sobre Naturgy, y concede un mayor crecimiento de beneficio para la compañía que la media del consenso de mercado. Al otro lado se encuentra la parte que está asesorando al fondo australiano en la operación sobre la gasista. Son dos mundos totalmente separados, ya que la valoración del bróker es independiente. El último informe publicado por Credit Suisse el pasado 6 de septiembre -el periodo de aceptación arrancó el día 9 y se extenderá hasta el 8 de octubre- revisa al alza las previsiones para Naturgy sobre el plan estratégico que tiene en vigor la compañía de cara a 2025. De momento, y salvo que se produzca una mejora de la oferta, IFM ha ofrecido 22,07 euros por acción para hacerse con el 22,69% del capital una vez descontados los dividendos, ya que la operación arrancó en enero. Se trata del pago de marzo, por importe de 0,63 euros, y el de agosto, de 0,3 euros brutos por acción.