Luigi Zingales

Profesor de Finanzas en la Universidad de Chicago

Otrora elogiadas por su papel central en la Primavera Árabe, ahora las plataformas de redes sociales tienen la culpa de cualquier cosa que no agrade a los medios tradicionales (desde el referendo por el Brexit y la elección de Donald Trump hasta la polarización política en general). Un creciente desencanto de las redes sociales ha intensificado las demandas de que se las regule. La presión ya es tan grande que Facebook, temerosa de posibles controles estatales, ha intentado ponerse a la cabeza de los intentos regulatorios, y publicita con énfasis su apoyo a esas políticas.

Últimos artículos de Opinión
Más artículos de Opinión