Isabel Acosta

Jefe de Redacción

La última oferta del Gobierno sobre los Ertes ha dado un vuelco a la voluntad de la patronal, que ha aprobado por unanimidad la propuesta. De hecho, en las últimas horas las organizaciones empresariales arrancaron del Ejecutivo numerosas mejoras sobre documentos previos.

Empleo

Las patronales CEOE y Cepyme dieron su visto bueno a un acuerdo para la prórroga de los Ertes de fuerza mayor unos minutos antes de que empezase el Consejo de Ministros que ayer aprobó el nuevo marco que regirán este tipo de expedientes del 1 de octubre al 31 de enero de 2021. Se crean tres nuevas categorías de Erte de fuerza mayor, aunque la realidad es que se cambia el nombre a los dos que ya existían y se crea uno nuevo. Sólo una modalidad, para empresas incluidas en determinados sectores y su cadena de valor, disfrutarán de una prorroga automática de sus actuales Ertes.

Se agota el tiempo y no hay una decisión del Gobierno sobre los Ertes. Ante el recrudecimiento de la pandemia, otros países ya los han extendido a finales de 2021, pero en España, a tres jornadas de su fin, miles de empresas y trabajadores ignoran qué va a ser de ellos el 1 de octubre, este jueves. El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, recuerda al Gobierno su voluntad de no dejar a nadie atrás y recalca que una decisión sobre los Ertes que deje fuera a ramas del comercio, el turismo o la hostelería no será apoyada por la patronal.

Empresas

El Gobierno ha retirado la oficialidad y el apoyo institucional a la Cámara de Comercio de España en China. La guerra abierta por el control de la misma entre las tres juntas locales -Shanghai, Pekín y Cantón- y el intento de varios empresarios chinos de hacerse con el mando provocó hace unos días la intervención urgente del Ejecutivo, que dio un ultimátum a los socios para sellar la paz bajo la amenaza de retirar la oficialidad.

Previsiones macroeconómicas

La economía española no recuperará los niveles de actividad previos a la pandemia antes de 2023, según el último informe del organismo, que empeora sus previsiones de PIB y empleo para 2021.

Economía

La guerra abierta por el control de la Cámara de Comercio de España en China entre las tres juntas locales -Shanghai, Pekín y Cantón- y el intento de varios empresarios chinos de hacerse con el mando ha provocado la intervención urgente del Gobierno, que ha dado un ultimátum a los socios para sellar la paz bajo la amenaza de retirar la oficialidad y, consecuentemente, el apoyo a la institución.

economía

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, da una de cal y otra de arena cuando se trata de dar los pasos necesarios para canalizar los 140.000 millones que la UE ha asignado a España para combatir los efectos económicos de la pandemia. Mientras demanda al PP apoyo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021, presionando al líder de la oposición, Pablo Casado, con que su rechazo dificultaría el advenimiento de los fondos europeos, su Gobierno aborda sin embargo una modificación parcial de la reforma laboral de los populares, aplaudida por Europa, y sobre la que las instituciones comunitarias han pedido a nuestro país que se afiance y ahonde en vez de revertirla, tal como constaba en el acuerdo de coalición de Gobierno, a instancias de las pretensiones de Unidas Podemos.

Nuevas irregularidades en la Cámara de Comercio de España en China ante el intento de empresas del país asiático de hacerse con el control de la institución. Según denuncian las fuentes consultadas por este periódico, la última asamblea de la Cámara, celebrada el 28 de agosto, concluyó con un plante de miembros de la junta local de Pekín ante la existencia de dos censos diferentes y la intentona por parte del presidente de la junta local de Shanghai, Yongtao Gu, de arrogarse la presidencia de la junta nacional y hacerse con el mando.

La recaudación fiscal por impuestos especiales se está desplomando. De acuerdo con los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, los ingresos por este concepto acumulan un descenso en el primer semestre del ejercicio del 12,9%, hasta 9.028 millones de euros. Lo preocupante, sin embargo, es que en el último mes de dicho periodo, el de junio, la caída fue mucho mayor, del 33,8%. Durante esos 30 días, justo antes del verano, la recaudación fiscal por este concepto fue de 1.205 millones, frente a los 1.819 millones de euros del mismo periodo del año 2019.

El de hoy es uno de los muchos Sánchez que ha conocido la política patria. El mismo Pedro Sánchez que enarboló el eslogan del 'no es no' cuando el PP de Mariano Rajoy precisaba apoyos para sacar los Presupuestos Generales del Estado para 2018 -aprobados en junio del mismo ejercicio, y de los que lleva viviendo el Ejecutivo socialista, por cierto, desde que gobierna, pese a calificarlos Sánchez en su día de "ideológicos y antisociales"- pide ahora al líder de la oposición, el popular Pablo Casado, su apoyo a unas Cuentas para 2021 con ADN podemita bajo la excusa de la pandemia y del apellido de moda del Gobierno: país. Presupuestos-país, Cumbres-país. Todo es país.