Giovanni Vegezzi

Corresponsal de elEconomista en Italia

Desde el parón de la industria el país ha doblado los fallecidos y empezado a bajar los contagios

Internacional

El plan para inyectar 350.000 millones de liquidez en una economía lastrada por el brote de virus del pasado lunes fue solo el primer paso. El Gobierno italiano es consciente de que no será suficiente y ya ha anunciado que el nuevo decreto previsto para abril que se basará sobre recursos europeos.

Coronavirus

Los aviones prácticamente han desaparecido de los cielos italianos y polacos y están muy cerca de abandonar el resto del espacio aéreo europeo debido a las restricciones a la movilidad aprobadas por los distintos países para frenar al coronavirus. Unas medidas a las que se ahora se suman el cierre de las fronteras de la Unión Europea a los vuelos internacionales impulsado por la Comisión (CE) y el veto a los pasajeros en algunos aeropuertos españoles.

CRISIS SANITARIA

Italia, a pesar de su difícil situación, se está convirtiendo en un punto de referencia en las medidas para frenar emergencia del coronavirus. Si se hace una comparación entre las difusión del virus y la aprobación de medidas gubernamentales, se ve como el país transalpino ha actuado mucho mas rápido que los otros países europeos, empezando por España.

Roma multiplica las partidas frente a la crisis, hasta los 25.000 millones de euros

CORONAVIRUS

A grandes males, el Gobierno italiano ha decidido aplicar los mayores remedios imaginables. En su afán por contener la epidemia en el país, el ejecutivo transalpino ha decidido imponer el "bloque absoluto" de todos los negocios del país. Del cierre temporal se libraron aquellos de primera necesidad, como es el caso de las empresas de alimentación, supermercados y farmacias, así como los servicios financieros y postales. Las fábricas no tendrán que cerrar pero dejarán abiertos "solo los departamentos indispensables para la producción" y bajo "medidas de seguridad".