Economía

Meloni elige a Giorgetti, un ministro de la 'escuela Draghi', para Economía

  • El titular saliente de Desarrollo Económico tomará la cartera de Finanzas
Giorgia Meloni recibe el encargo de formar Gobierno del presidente Sergio Matarella. Foto: Presidencia de Italia
Milán icon-related

Giorgia Meloni ha sido nombrada como nueva Presidenta de Gobierno de Italia tras jurar el cargo este sábado. "Coincidimos con el presidente Mattarella en la necesidad de dar a la nación un Gobierno en el menor tiempo posible, debido a las muchísimas urgencias a nivel nacional e internacional" dijo la nueva presidenta italiana este viernes, tras reunirse con el Jefe de Estado, el presidente Sergio Matarella.

La líder de la derecha transalpina que recibirá la próxima semana la confianza del Parlamento, tendrá que enfrentarse cuanto antes a la emergencia económica que está afectando al país. El Documento de Economía y Finanzas, la hoja de ruta presupuestaria aprobada por el gabinete saliente del economista Mario Draghi prevé para 2023 un crecimiento del 0,6%, mientras la oficina de estudios de la patronal Confindustria indica que la economía transalpina se parará el año que viene por culpa de la crisis energética.

Según indican los analistas, la primera medida del nuevo Ejecutivo de Meloni será un decreto para paliar la subida de los precios de la energía que está afectando duramente a empresas y familias. Meloni encomendará esta labor al nuevo titular de Economía Giancarlo Giorgetti.

Tras la negativa de Fabio Panetta, miembro del comité ejecutivo del BCE, a hacerse cargo de este ministerio, la líder derechista eligió a un perfil político, pero con buenas posibilidades de dar continuidad a la política económica de Draghi. Giorgetti, economista experimentado (licenciado por la prestigiosa Universidad Bocconi de Milán) es ministro saliente de Desarrollo Económico y goza de la estima y de la confianza del ex presidente del BCE.

Al mismo tiempo es vicesecretario de la Liga, representando la ala más moderada del partido frente a la postura ultra del actual líder Matteo Salvini.

El nuevo ministro de Economía fue durante 10 años presidente de la Comisión Presupuesto del Congreso italiano, una experiencia fundamental a la hora de elaborar en pocas semanas los Presupuestos del país para el próximo curso, y que serán el primer banco de pruebas del nuevo Ejecutivo ante la Unión Europea y ante su propia población.

La futura presidenta no consigue dar a su Ejecutivo un perfil tecnócrata

El sucesor de Giorgetti a la cartera de Desarrollo Económico, que cambiará su nombre a Ministerio de las Empresas y del Made in Italy, será Adolfo Urso, que fue viceministro durante un anterior Gobierno conservador de Silvio Berlusconi. El Ministerio de Transición Ecológica, cuyo titular será el diputado de Forza Italia Paolo Zangrillo, también cambiará nombre en Medio Ambiente y Seguridad Energética.

Meloni no consiguió dar a su Gobierno el perfil tecnócrata que habían anunciado. Tras conceder la cartera de Economía al vicesecretario de la Liga, Giorgetti, la líder derechista tuvo que buscar un perfil parecido para Exteriores: Antonio Tajani, coordinador del partido berlusconiano Forza Italia, que asumirá junto al líder de la Liga Matteo Salvini, nuevo titular de Infraestructuras, la vicepresidencia de Gobierno. Tajani aseguró que el nuevo Gobierno mantendrá la actual postura filo-europea y pro-Ucrania tras las palabras de Berlusconi sobre Rusia.

Tensiones e inestabilidad para el nuevo gobierno

En todo caso la rápida puesta en marcha del nuevo Gobierno no puede esconder el riesgo de una futura inestabilidad, común en los equipos de gobierno italianos, debido a las tensiones entre los partidos que apoyan al nuevo gabinete. De hecho Giorgia Meloni tuvo que superar muchos obstáculos para convertirse en la primera mujer en presidir un Ejecutivo en el país transalpino.

Tras una rotunda victoria electoral de la coalición, con una gran ventaja sobre los adversarios de la izquierda, Meloni tuvo que enfrentarse a un largo pulso con sus aliados de la coalición de derecha: Matteo Salvini de la Liga y Silvio Berlusconi de Forza Italia.

Por suerte para la líder de la últraderecha, ambos salieron maltrechos de los comicios, con un resultado próximo al 8 por ciento frente al 26% del post-fascista Hermanos de Italia, el partido liderado por Meloni.

La pérdida de votos tanto de la Liga como de Forza Italia no redujo sin embargo sus reclamaciones para los puestos de Gobierno, desencadenando un pulso con Hermanos de Italia. Berlusconi en particular, al verse denegados algunos ministerios, ordenó a sus senadores no votar el candidato de Meloni a la presidencia de la Cámara Alta y luego protagonizó algunas declaraciones, filtradas por la prensa, sobre su amistad con Vladimir Putin.

Fue un golpe duro para la nueva primera ministra italiana que está intentando presentar una imagen tranquilizadora sobre las relaciones internacionales de Roma, en el intento de hacer olvidar las declaraciones eurófobas del pasado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud