Valor a valor

Es lo que todos los actores del mercado llevaban días esperando: un suelo fiable en las caídas, como son los mínimos de la semana pasada, desde el que tener cierta confianza para volver a comprar bolsa. Después de sufrir la mayor caída semanal desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008, resistir la mayor volatilidad desde la devaluación del yuan de 2015 y caer a mínimos no vistos desde agosto, parece que por fin el mercado se ha decidido por cortar la sangría y establecer un nuevo soporte fiable con la ayuda, eso sí, de un invitado tan requerido como precoz: la Reserva Federal, que este martes salió a escena con un recorte de tipos de 50 puntos dos semanas antes de su próxima reunión regular.

El Ibex 35 pierde un 11,76% en 5 sesiones

La retirada más famosa de la Historia no fue una retirada, fue el ataque más épico jamás contado y exigió ingenio y obstinación. En la Ilíada de Homero, los griegos se negaron a admitir lo inevitable y tramaron la estrategia del Caballo de Troya para sorprender y vencer, por fin, a su enemigo. Tras la peor semana de las bolsas desde 2008 en Europa y en Wall Street, el inversor tiene que pensar hoy como el Mito dice que entonces lo hicieron Agamenon, Menelao o Ulises. Tiene que urdir su propio plan, al margen de la manada que huye de la contienda urgida por el miedo, para aprovechar una oportunidad única, de las que el mercado ofrece en contadas ocasiones. En los parqués se ha asumido que el coronavirus paralizará la economía mundial temporalmente, pero no hay acuerdo ni sobre cuánto ni sobre hasta cuándo, lo que impide atisbar un suelo a los desplomes. Eso no quiere decir que haya que claudicar, sino todo lo contrario: es momento de comprar gradualmente activos de calidad, con visibilidad más allá de la amenaza de pandemia, que ya estén ofreciendo inusitadas rentabilidades por dividendo, atractivos descuentos por PER (número de veces que los beneficios están recogidos en el precio de las acciones) y puntos de entrada extraordinarios desde el punto de vista del análisis técnico.

El valor más alcista del Ibex

Iberdrola protagonizó este miércoles la mayor subida en bolsa tras una presentación de resultados de su historia. Las acciones de la energética repuntaron un 5,11%, su mejor sesión desde septiembre de 2012, en una jornada en la que el Ibex 35 rebotó un 0,7% tras un arranque de semana negro por la amenaza del coronavirus.

Impacto del coronavirus en bolsa

El lunes negro de la bolsa de China, el 90% de las compañías cotizadas en Shangahi y en Shenzen alcanzaron el límite del 10% de caída al cotizar de golpe toda la incertidumbre que se ha filtrado en el resto de mercados en las últimas semanas por el riesgo de que la pandemia originada en el país impacte severamente en la economía global. Solo 162 de los casi 4.000 títulos del parqué chino evitaron este límite, la mayoría de ellos relacionadas con el ámbito sanitario, el único que se espera que salga beneficiado de la crisis del coronavirus a corto plazo. A medio, la estadística es tranquilizadora: el S&P 500, el principal índice de Wall Street, ha tardado en recuperarse apenas 31 sesiones de de media de las correcciones provocadas por las últimas cinco pandemias -el Sars, el Mers, el Zika, la gripe aviar y el ébola-.

Apertura estratégica

El coronavirus se mantiene como la gran preocupación de fondo en los mercados financieros. Las advertencias de Apple sobre el impacto de la pandemia en sus ingresos y en la producción de iPhones han resonado en las bolsas como lo que son: palabras mayores; y, tras el ataque a resistencias de este lunes de los índices europeos y la conquista de máximos históricos en el Ibex con dividendos, las subidas tienen complicado prolongarse a corto plazo.

Apertura estratégica

El CSI 300, el principal índice bursátil de China, borró este lunes todo lo perdido el lunes negro del coronavirus -la jornada que cayó un 7,88% tras volver de las vacaciones del año nuevo lunar-. Detrás de este hito simbólico está el soporte monetario anunciado por el banco central del gigante asiático, que ha decidido bajar los tipos de interés de préstamos y asegurar apoyo a las empresas que retomen la actividad.

Apertura estratégica

Los últimos datos de contagios por coronavirus publicados por China frenaron este jueves el ímpetu alcista en las bolsas mundiales pero no borraron las opciones de ver un cierre semanal que destape un potencial del 10% en los parqués de Europa. La clave está en la confianza que muestren los inversores en una recuperación en V de la economía global y concretamente del gigante asiático tras el impacto de la pandemia.

Mercados | Comentario

Ni fueron suficientes las tensiones geopolíticas entre Irán y Estados Unidos a principios de año, ni parece que lo vaya a ser la amenaza del coronavirus. El mercado no descansa y exhibe una confianza inusitada en la capacidad de la economía global para encajar el impacto de la pandemia. Muestra de ello son los recién reeditados máximos históricos en Wall Street y la reconquista de los altos de 2015 en Europa, con el EuroStoxx 50 a la cabeza.

Ruptura de resistencias

Ni fueron suficientes las tensiones geopolíticas entre Irán y Estados Unidos a principios de año, ni parece que lo vaya a ser la amenaza del coronavirus. El mercado no descansa y exhibe una confianza inusitada en la capacidad de la economía global para encajar el impacto de la pandemia, y este miércoles en Wall Street se reeditaron máximos históricos y en Europa el índice de referencia, el EuroStoxx 50, reconquistó máximos de 2015. Desde el punto de vista técnico, queda pendiente de confirmar la ruptura de esta importante resistencia a cierre semanal para destapar un potencial de, al menos, un 10%, según advierte Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.