Opinión

Si quieren crear empleo fijo, que no suban las cotizaciones

El Gobierno da marcha atrás en su principales reformas, mientras sube cotizaciones.

El Gobierno da marcha atás de sus princpales reformas. Ocurrió hace unas semanas con la Ley de Vivienda y luego con el decretazo eléctrico y ahora vuelve a pasar con la reforma laboral. Este es un Gobierno en el que Podemos marca la política económica y que sólo acierta cuando rectifica. Lo malo es que el coste para las empresas en términos de desconfianza y seguridad jurídica es muy alto.

La primera rectificación se produjo en la vivienda. Desde Podemos están empeñados en provocar una redistribución de las rentas por decreto-ley. Utilizan que la vivienda es un derecho reconocido en la Carta Magna, para atacar cualquier operación especulativa con inmuebles, sobre todo el alquiler.

Establecer unos topes a los precios de los alquileres chocaba con la legislación vigente, por lo que reconocieron esta potestad a las comunidades autónomas y dentro de ellas a las corporaciones municipales y aceptaron un plazo de 18 meses para la entrada en vigor de la normativa. El resultado es un galimatías en el que no se conoce bien cuál es el criterio para fijar los precios máximos de los alquileres ni tampoco para esclarecer qué zonas están tensionadas y son candidatas a aplicar estos topes. Lo mismo ocurre con las viviendas vacías, a las que se le quiere aplicar una recarga en el IBI del 150 por ciento.

La consecuencia es una incertidumbre regulatoria que frena las inversiones inmobiliarias y provoca que fondos o propietarios con más de diez inmuebles los acaben poniendo a la venta.

La segunda marcha atrás fue el decretazo destinado a confiscar el beneficio extraordinario de las eléctricas con consecuencias nefastas, porque no sólo está provocando paralizaciones o retrasos en las inversiones en renovables ya decididas, sino la quiebra de pequeñas comercializadoras de electricidad.

Sánchez rectifica sus tres grandes reformas (vivienda, luz y empleo) y crea gran incertidumbre

Desde Podemos se culpó a las eléctricas de la subida de la luz y Sánchez, que comparte muchos de sus principios populistas, no tuvo remilgos en aprobar el citado decreto para su escarnio público con alevosía y nocturnidad. Los presidentes de las principales compañías fueron puestos sobre aviso la tarde anterior.

Cuando Bruselas advirtió de que era contrario al derecho comunitario y, sobre todo, cuando la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, comprobó que iba a provocar un efecto perverso, porque las eléctricas empezaron a romper contratos a plazo y a cargar a las empresas el recargo aplicado por el Gobierno, no tuvo más remedio que rectificarlo.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo se calculará en el futuro la tarifa, mientras que las subastas de energía primaria que anunció para beneficiar a la industria con precios a 60 euros el kilowatio siguen en el limbo. Hasta la presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, encargada de aplicar los recargos reconoció que aún desconoce cómo hacerlo. El problema es de nuevo la incertidumbre que genera en el sector.

Sánchez es como un tiovivo, sube y baja constantemente y provoca una especie de mareo a su alrededor, porque ya nadie sabe qué quiere o hacia donde va.

El tercer campo de batalla está en la reforma laboral. Después de que el propio presidente anunció a bombo y platillo en el 40 Congreso del PSOE que iba a derogarla, ahora va tener que comerse sus propias palabras. Lo hizo, probablemente, para enardecer a los militantes de su partido y contentar a la vicepresidenta Yolanda Díaz, con la que se había comprometido en el pacto de la coalición de Gobierno.

Las patronales piden a Garamendi que sea inflexible y no ceda en los convenios colectivos

Pero una vez más se dio de bruces con la realidad, porque no contaba con la opinión de Bruselas ni de la gran patronal, con la que está obligado a pactar si quiere recibir la segunda tanda de los fondos Next Generation.

Díaz se dispone a renunciar al límite del 15 en los contratos temporales de las plantillas, pero no está clara que haga lo mismo en la prevalencia de los convenios colectivos sobre los de empresas, la segunda de las líneas rojas puestas por Garamendi.

La tentación de la CEOE a aceptar la propuesta de Díaz es elevada, ya que al igual que los sindicatos, ganarían poder en la negociación colectiva. Algunas organizaciones empresariales temen que Garamendi acabe cediendo y le piden que sea inflexible, de manera que las empresas mantengan la cláusula de descuelgue, que les permite acordar condiciones para su plantilla al margen del resto de su sector.

El mayor riesgo que corre en estos momentos la economía de descarrilar es que la inflación, que está en tasas históricas del 5 por ciento, se traslade a los salarios, que suben de media el 1,4 por ciento. La derogación de de los convenios de empresa abriría la puerta a alzas salariales que se acercaran al porcentaje disparatado de los precios al consumo. El mismo pecado que ya cometió el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, con las pensiones, que las convierte en insostenibles a medio ó largo plazo.

Pero aún existen otros dos puntos calientes, que Calviño dejó caer en la cumbre del G20 celebrada en Roma cuando enumeró los cuatro pilares de la contrareforma laboral que prepara del Gobierno. Uno de ellos se refiere a la reforma de los Expedientes de Regulación de Empleo (Ertes), un mecanismo que amortiguó el golpe de la pandemia sobre muchas empresas y familias. Su prórroga de manera indefinida en las condiciones actuales conllevaría también la imposibilidad de despedir, lo que eliminaría una de las armas esenciales de las empresas para hacer frente a las crisis.

La otra batalla por dar es la de las subcontratas, el cuarto de los puntos conflictivos enunciados por Calviño.

Además de las tres meteduras de pata de Sánchez, en las que tuvo que dar marcha atrás, hay una cuarta, que hemos mencionado en numerosas ocasiones: el acuerdo en el seno del Pacto de Toledo para que las pensiones suban igual que la inflación, en lugar de tener en cuenta factores como la competitividad ó el crecimiento de la economía, a semejanza de otros países.

El coste adicional en la próxima década para la Seguridad Social, estimado en unos 60.000 millones, es tan enorme, que ni siquiera un alza de medio punto en las cotizaciones sociales, como la que propone Escriva servirá para paliar el problema de financiación. Ya se imaginan cual es la solución que prepara el Gobierno: una subida generalizada de impuestos, que empezará por las clases más altas.

Sánchez está tirando la casa por la ventana con gastos que no podemos permitirnos pagar, con único fin: revalidar su mandato para una nueva legislatura el año que viene.

Curiosamente, la nueva la Ley de Vivienda, el alza de las cotizaciones o de los impuestos no entrarán en vigor hasta 2023, el ejercicio en que ya habrá gastado la mayor parte de los fondos de recuperación europeos y en que Bruselas exigirá volver a la senda de reducción del déficit público. Concurrir a las urnas a la par que incrementa los impuestos sería suicida.

Europa solicita el mantenimiento de la flexibilidad laboral y la lucha contra la temporalidad, términos muy laxos en los que cabe una derogación casi total de la reforma de 2012. De la firmeza de la CEOE y de la cintura de su presidente para mantener las normas actuales en la negociación, aún a costa de no salir en la foto, depende el futuro de millones de empresas. Garamendi debe ser tajante en la defensa de los convenios de empresa y en que no se encarezca el coste del despido ó se prohíba cuando una empresa se acoja a un Erte.

La fórmula para bajar la temporalidad es bien conocida por todos y está muy alejada de lo que propone Díaz: sería reducir el coste del despido. Esta es la principal causa de la resistencia de los empresarios a convertir en fijos a sus trabajadores. Un tema tabú en estas conversaciones.

Por contra, incrementar las cotizaciones sociales cómo propone el Gobierno, ya sea en el tramo que paga la empresa ó el trabajador, será un nuevo handicap para crear empleo fijo. Todo lo contrario de las recomendaciones de Bruselas.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Paco
A Favor
En Contra

El gobierno compuesto por funcionarios solo está creando más funcionarios, eso son votos seguros, pago de favores, contentar sindicatos... iban a hacer fijos a más de 300.000 funcionarios que no han aprobado nada en diez años, está legislatura quieren meter a más de 300.000 funcionarios según noticias, subidas de salarios sin haber salido de la crisis del 2008(cuando teníamos un paro del 9%) Según la EPA tenemos más de tres millones de funcionarios, los mismos que antes.

Puntuación 12
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Dan igual las cotizaciones, lo importante es limitar la temporalidad. Si no pones límites a los empresarios harán lo más fácil para ellos siempre, si por ellos fuera no harían ni contrato.

Puntuación -20
#2
Usuario validado en Google+
Maicon Faria
A Favor
En Contra

Claro, la mejor forma de disminuir la temporalidad és transformar los contratos fijos en temporales. Genial.

Puntuación 2
#3
Usuario validado en Google+
cuervb mart
A Favor
En Contra

Como que dan igual las cotizaciones? Sabes que la empresa paga sobre el 70% de la cotización de un trabajador? Todo lo que suban son costes para la empresa por ese trabajador, va en detrimento de lo que fuese a subir su salario y respecto a la indemnización por despido es uno de los problemas para hacer contratos fijos lo cual se solucionaría con la mochila austriaca... En un caso cuando se despide un fijo alomejor tiene que pagar la empresa 12.000 o 18.000 euros y con la mochila austriaca cómo va pagando mes a mes el trabajador cobraría lo mismo pero la empresa lo tendría más fácil para despedir, por eso no la ponen, para chantajear a la empresa... Si está despide o tiene mucha liquidez o problemas. De la otra forma, ya está pagado, así que no es por el dinero que percibe el trabajador despedido sino para que la empresa tenga que pensárselo 20 veces antes de despedir.... Osea chantaje.

Puntuación 8
#4
Ger
A Favor
En Contra

El gobierno no quiere crear puestos de trabajo, el gobierno comunista quiere crear pobreza y miseria ya que se alimenta de ella

Puntuación 16
#5
lopez
A Favor
En Contra

Es obvio que esta gobierno solo esta interesado en implantar un dictadura bolchevique en España a imitacion de la tirania comunista que tienen en venezuela y cuba. El dinero de narcotrafico ahora sirve para instaurar la miseria y pobreza en las democracias

Puntuación 9
#6
Carmen
A Favor
En Contra

No es que den igual, no me he expresado bien. Quiero decir que no por no subir las cotizaciones va a mejorar el problema del amor de los empresarios por la temporalidad. Se ha buscado la temporalidad como fomento del empleo y siempre terminamos igual, con un exceso de temporales y precariedad que perjudica a la gente y de rebote a la economía porque no se ponen límites a los empresarios, que la usan por sistema y desde la reforma laboral aún peor, porque aún se les ha puesto más fácil despedir y hacer lo que quieran y al final tenemos lo que tenemos, precariedad y pobreza que atasca la economía. Dan igual las cotizaciones, que se abarate el despido, que se lo pongan fácil, da igual porque los empresarios JAMÁS pensarán en otra cosa que en sus intereses a costa del trabajador y eso a la larga es negativo, atasca el consumo y aumenta la pobreza. Quizás en un país con otro sistema productivo esa manera de entender el empleo podría compensar ese abuso, pero aquí no. Aquí la temporalidad retroalimenta el sistema productivo y las cotizaciones son una molestia más, pero no la causa ni de la temporalidad ni de la mentalidad de los empresarios. Es cierto que si las cotizaciones bajaran los empresarios se podrían plantear contratar a alguien más, pero en absoluto iba a ser motivo para contratarlos fijos. Hay que bajar cotizaciones y bajar pensiones, sí, pero al margen de esto, hay que reducir la temporalidad y eso se hace poniendo límites a los empresarios sí o sí. Es la estabilidad la que crea de verdad empleo, como bien demuestran los datos de empleo con la protección que han dado los ERTES.

Puntuación -13
#7
ññ
A Favor
En Contra

Antes, el PP de Rajoy, Soraya contra Cospedal, Cospedal contra Soraya.

Ahora, el PP de Casado, Teodoro contra Ayuso, Ayuso contra Teodoro.

Según mi experiencia política, la mejor opción para España (no es para el PP, el PP no es España y viceversa) es Díaz Ayuso será la primera mujer para presidir el gobierno y Casado será el vicepresidente (después será el presidente). Casado debería saber retroceder un paso atrás como un político de nivel maestro.

Razones:

1º Zapatero hundió la economía de España y Rajoy puso España al borde de cambio de régimen, los dos tienen causas comunes con "sus amigos chinos", " traer las inversiones chinas ".

2º Si el PP no quiere cambiar la "herencia política", ETA volverá a controlar en toda España como "Talibán español" junto con "otras fuerzas de antisistema".

3º En 2018 el ejército chino invirtió muy fuerte en el sector funerario civil curiosamente, más tarde en el principio de 2019 el servicio de inteligencia chino insinuó a través de la Fundación Carme Chacón (un conjunto de "médicos") con PSOE y ERC sobre "Casado sería el presidente mejor", finalmente PSOE, ERC hicieron todos al contrario porque ellos no sabían una gripe es una herramienta del poder para cambiar todos.

4º si Casado fuese el presidente del gobierno en 2019, ahora no solo una moción de censura de PSOE, UP, ERC, BILDU, Cs, etc, también las elecciones anticipadas para controlar España totalmente. Además, las grandes ciudades españolas serían quemadas en cenizas, atracos, violaciones, okupas, terroristas, movimientos de sindicatos, MLM(Muslim Lives Matter). Para cambiar el régimen sería muy fácil ahora por los votos de la mayoría absoluta más los corruptos medios de comunicación.

5º Si Ayuso es presidenta del PP Madrid y la candidata de presidencia de las próximas elecciones generales, no perjudica a Casado como el presidente del PP nacional y el PP, además Casado será el mejor presidente del gobierno de España en ámbitos de economía, defensa, cultural, derechos humanos, sanidad, desarrollo científico ,,, etc.

Hace 10 años, envié un correo eléctrico para recomendar sobre las jugadas de Sun Tzu, creo que me tomaría el pelo en ese momento. Ahora no sabéis quien está dominando muy bien 36 estrategias chinas.



https://i.postimg.cc/WpmQgjCP/sunz.png



https://www.academia.edu/28867073/36_estrategias_chinas_pdf

Puntuación 0
#8
vio
A Favor
En Contra

Cuanto cacarea la ministra del Paro, la señora Yolanda Díaz sobre la derogación de la reforma laboral, apoyada por sus dos palmeros oficiales Pepe Álvarez de UGT y Unai Sordo de Comisiones. Hace apenas unos meses el prestigioso profesor José María Gay de Liébana, doctor en economía y en derecho, nos dejó una radiografía de como se distribuyen las Pymes en España en función del número de trabajadores. Así de las 2.876.944 que citó, 1.601.769, el 55,7% tan solo tiene un trabajador. Es decir, este trabajador es autopatrono, jefe supremo y director máximo y único de su pequeña Pymes, ya que más pequeña no cabe. Ni que decir tiene que a este colectivo en principio no le afecta para nada la reforma laboral, ya que es sabido que estas personas pudiendo trabajar 25, 30 o 35 horas semanales, generalmente superan este número con creces y puede llegar a 60, 80, 100 y aún más. Pero, dicen los palmeros, allá ellos, que no nos interesan. Decía que no les afectaba, pero de hecho sí que les afecta, ya que con las condiciones que propone Díaz de hacer fijo a todo el mundo es claro y evidente que no van a crecer y bajo ningún concepto va a contratar a nadie, antes se cortan una mano. De modo que en este aspecto vemos como la ministra del Paro cumple bien su cometido de crear más paro. El siguiente escalón los forman las empresas de entre 1 a 9 empleados. Hay 1.101.334 y son el 38.3%. Aquí hay que matizar que su distribución es asimétrica, de modo que la mayoría de ellas apenas si llegan a 3 o 4. Estás empresas se van a ver acorraladas. Acaso puede este empresario hacer fijo a todo el mundo como piensan los marxistas comunistas como Yolanda Díaz. Si el sufre un accidente, o quiebra, o fallece, y debe cerrar, que espera la señora ministra del Paro: que sus herederos tengan que vender la casa familiar para indemnizar a sus trabajadores y quedar en la completa ruina. Así espera la buena señora que amplíen y contraten a más gente. Acaso la señora ministra toma por tontos a los pequeños empresarios. Pero sigamos. En el tramo entre 10 a 49 contratados hay 145.079 empresas, el 5,00%. Qué bajo. Qué pobre es el tejido empresarial español. Tal vez espera obligar por ley a estos arriesgados y valientes empresarios a jugarse su vida y su hacienda para cumplir sus sueños comunistas. Inspirada en Cuba y Venezuela, sus ideas fascistas comunistas están completamente desfasas. De hecho, ella misma tan solo montó un bufete de abogados durante tres meses y, después, apoyada por su familia que siempre ha vivido del sindicalismo, se metió en política tras Pablo Iglesias y sus huestes renqueantes. Pero bueno, nos queda un raquítico 0.83% para empresas con entre 50 a 250 empleados, y un ínfimo 0.17%, 4.754 empresas, con más de 250. Ante este panorama desolador, causado en gran parte por los impuestos excesivos de Hacienda, aunque sus funcionarios miren para otro lado, es evidente que tantos impuestos y tantas cortapisas tan sólo sirven para generar paro y miseria. Así pues, la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué reforma laboral necesita el país? La que propone está marxista comunista de aumentar al paroxismo el número de empleados funcionarios donde todo es fijo como la muerte y la falta de libertad, o favorecer un tejido empresarial dinámico, creativo y en expansión donde tanto la empresa como sus empleados se apoyen en su valía personal, en su capacidad de trabajo e innovación, y no en un contrato fijo como si de simples funcionarios se tratara. En el mundo libre las empresas también lo han de ser, y el mercado laboral se debe basar en la buena formación de los trabajadores, en su ansia personal de llegar a tener su propia empresa, y que al variar de empresas y mejorar su formación están mucho más cualificados para lograrlo.

Puntuación 8
#9
Carmen
A Favor
En Contra

9. Ministra del paro fue Báñez, tan ridícula que llegó a decir la burrada de que se iba a conseguir 250mil contratos al mes indefinidos con sus medidas y tuvo que taparse todo aquello como si no hubiera dicho nada. Mejores datos de empleo que este Gobierno no se lo he visto al pp.

Puntuación -7
#10
paquitaven
A Favor
En Contra

Que caro se ha puesto el servicio , no ? con las cotizaciones ,señores nobles del reino del desecho y la corrupción

Puntuación 4
#11