Opinión

El parto de los montes y el ratón de las pensiones

  • Más que de una reforma real hablamos de un cambio cosmética y una reforma propagandística
  • La sostenibilidad del sistema requiere creación de empleo de calidad
La sostenibilidad del sistema de pensiones todavía está en el aire.

Parieron los montes y nació un insignificante ratón": esta frase del poeta latino Horacio se utiliza tradicionalmente para definir cualquier cosas ínfima y ridícula que se produce cuando se esperaba algo grande e importante. Y eso es lo que ha pasado con este acuerdo de mínimos y con reparos sobre la reforma de las pensiones. Que más que en reforma se ha quedado en un ligero cambio de imagen para hacerse una foto propagandística y ayudar a camuflar el impacto de los indultos a los golpistas catalanes.

Tras largos meses de negociación por bloqueos en asuntos claves como la indexación al IPC o la derogación del factor de sosteniblidad, la única modificación realmente trascendente de ese acuerdo y esa foto es la llamada separación de fuentes de financiación de las pensiones mediante la modificación de la Ley General de la Seguridad Social para permitir una transferencia anual de los Presupuestos Generales del Estado del 2% del PIB.

Es decir que unos 22.000 millones de euros que ahora afrontaba cada año la Seguridad Social para pagar las pensiones no contributivas los pagará ahora el Estado, es decir, todos nosotros. Y ahí está la trascendencia de la medida porque esto apunta a que nos van a gravar con más impuestos y más caros. Además de que, como dice el refranero popular en realidad lo que se hace es desnudar un santo para vestir otro.

Sin novedades

Del resto, recordemos que la revalorización de las pensiones conforme al IPC estaba ya en el acuerdo previo de los grupos parlamentarios en el marco de las recomendaciones del Pacto de Toledo. Que la derogación del factor de sostenibilidad, que penalizaba las pensiones en función de la mayor esperanza de vida se aplaza hasta 2027 y sin un mecanismo de sustitución que se remite a una nueva negociación entre los agentes sociales.

Que los incentivos para retrasar la edad de jubilación son sólo un parche y no un aliciente decisivo. Y que las penalizaciones para las prejubilaciones voluntarias tampoco sirven para cubrir el aumento de los gastos derivados del coste de esos incentivos y del incremento anual de pensionistas.

Eso y que la restricción de las cláusulas de jubilación forzosa en los convenios colectivos se aplicará sólo a los mayores de 68 años y con la obligación de contratar a un nuevo empleado de forma indefinida y a tiempo completo.

Nada de fórmulas imaginativas o ya adoptadas en otros países como la llamada mochila austriaca o el estudio de un sistema entre el actual de reparto y el de capitalización como funciona en Suecia y en seis de cada diez países de la OCDE. Y, por supuesto, nada que permita aumentar el número de cotizantes, que es el remedio esencial para consolidar un sistema de pensiones sostenible.

No hacer falta ser un Nobel de Economía para saber que la sostenibilidad del Sistema de Pensiones pasa ineludiblemente por la creación de empleo estable y con salarios apropiados. Y para ello las empresas, que son quienes crean los puestos de trabajo, precisan de un entorno normativo flexible, de seguridad jurídica, de estabilidad política y de una fiscalidad favorable a los negocios y que fortalezca el mercado laboral.

Todo para lo que no están trabajando unos y otros, y todo lo que, en buena medida, garantiza la reforma laboral de 2012, esa que la ministra de Trabajo y parte del Gobierno siguen empeñados en derogar, anteponiendo los prejuicios ideológicos a las políticas de Estado y al interés de los trabajadores a los que dicen defender.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Con lo facil que seria que el gobierno te consultase como arreglar las pemsiones. Lo tienes muy claro, para empezar mas empleo y de mas calidad. Es para troncharse de risa, tras la montaña de lugares comunes, pariste un ratoncito

Puntuación -2
#1
juanramon2007
A Favor
En Contra

Me suelen gustar mucho sus análisis seño gay de Liébana pero no estoy de acuerdo en su crítica a que transferir ciertos gastos de la SS a los PGE sea "devestir un santo para vestir a otro". Puede parecerlo pero no parece ni lógico, ni justo, ni económicamente eficaz, que el sistema de pensiones pague las bajas de 4 meses de funcionarios y empleados de grandes empresas (los de las pequeñas no pueden estar tanto tiempo de baja), ni pagar las "tarifas planas" por motivos de maquillaje del paro, ni pagar los gastos, inútiles, de formación que podría y deberían ser absorbidos por centros de Fp y universidades no por los chiringuitos públicos y privados (sindicatos incluidos) que se forran con esos !!!!4000 millones de euros anuales en formación!!!

Ni que el sistema que se nutre de las contribuciones para pagar las pensiones tenga que pagar las no contributivas.

Respecto a que la mejor opción es incrementar el empleo de calidad, es obvio....salvo para el ministro y resto de interlocutores que han robado una media de 300 a 500 euros por mes a los que mas hemos contribuido via cotizaciones máximas y que, EXPULSADOS Y DESPRECIADOS POR EL MUNDO LABORAL: EMPRESAS Y ADMINISTRACIONES, no nos queda mas remedio que jubilarnos anticipadamente si queremos cobrar algo despues de haber contribuido mas de 30 años al sistema PAGANDO LO MÁXIMO QUE SE PODÍA PAGAR...para recibir el escupitaje de que somos unos privilegiados que merecemos que se nos robe en nuestra vejez.

Puntuación -1
#2