Opinión

¿Por qué esta vez sería necesario 'regalar dinero' a la gente para salir de la crisis?

  • La política fiscal y monetaria están siendo esterilizadas por la incertidumbre radical
  • Las familias necesitan certeza económica para volver a consumir
  • Sin certeza, la demanda continuará deprimida hasta que el virus desaparezca
Un helicóptero repartiendo billetes de euro. Alamy

Hasta la fecha, gobiernos y bancos centrales han hecho prácticamente todo lo posible por impulsar la economía tras el estallido de la crisis del covid-19. Sin embargo, el fuerte incremento del gasto público, apoyado por unos planes de estímulo monetario sin precedentes, no está siendo suficiente. Prueba de ello es que tras haber usado cientos de miles de millones de euros, la economía europea está al borde de caer en una doble recesión.

Si la inflación termina llegando, más que un problema, será consecuencia del éxito de la estrategia emprendida para resucitar a la economía. El consumo y la inversión volverán a circular y el dinero perseguirá bienes y servicios en lugar de activos financieros

Nadie sabe cuándo terminará esta pesadilla llamada covid-19. Esta indefinición (sanitaria y económica) genera grandes niveles de incertidumbre que están esterilizando, en parte, las políticas fiscales y monetarias de la banca central. Las familias no se atreven a gastar, mientras que las empresas, cada vez más endeudadas, no invierten en su expansión y luchan por no desaparecer (hasta las viables). Los créditos, los ertes o las ayudas no son suficientes en esta ocasión para reanimar la economía. Estas medidas temporales tienen fecha de caducidad y los créditos hay que devolverlos, lo que levanta un obstáculo para que el consumo y la inversión despierten y tiren de la economía. Esta crisis es diferente. Esta vez, las familias necesitan que el dinero les 'llueva del cielo' para volver a gastar, impulsando así los ingresos de las empresas para que, éstas a su vez, vuelvan a invertir: el 'helicóptero del dinero' tiene que despegar cuanto antes.

Es cierto que las acciones de bancos centrales y gobiernos han evitado una crisis sistémica, pero como señalaba Christophe Donay, director de análisis macroeconómico de Pictet WM, hace unos días en este diario, "ha sido a costa de exacerbar el apalancamiento, haciendo que la 'normalización' de políticas monetarias se haya vuelto más complicada". "A ello se añade que las enormes cantidades de dinero creadas no han dado lugar a un aumento significativo del precio de bienes y servicios, pero ha desencadenado inflación en los activos".

Estas políticas no están logrando reanimar la economía real ante una incertidumbre radical. Los Ertes, las ayudas temporales o el crédito generan más deuda a las empresas y a los gobiernos (deuda que a su vez genera más incertidumbre sobre el futuro). Además, gran parte de todo este dinero y ayudas están siguiendo el mismo camino: directas del Gobierno a las cuentas de ahorro de los ciudadanos y las empresas. La tasa de ahorro se ha disparado y todo hace indicar que va a permanecer muy elevada durante un periodo de tiempo prolongado. Es lógico. Familias y empresas ahorran por precaución porque no saben qué futuro le espera a sus rentas e ingresos.

La temporalidad y limitación de estas medidas, junto al miedo, impide que las familias usen sus rentas para consumir y las empresas para invertir, pues el temor al futuro domina las decisiones de estos agentes.

La economía es una ciencia social en la que hay que contar con el comportamiento humano, muchas veces irracional. Una situación similar a la que generan las medidas actuales se puede observar cuando un padre enseña a su hijo a montar en bicicleta. Si el padre asegura al niño que solo sujetará su sillín durante 20 minutos, el niño irá con miedo, no aprenderá y probablemente se caerá cuando se quede solo en la bici (así funcionan los Ertes y el resto de ayudas actuales, pueden sostener la bici, pero no lograrán que avance sola). Sin embargo, si el padre se compromete a sujetar el sillín de la bici hasta que el niño pueda montar solo, el padre podrá soltar la bici cuando vea que su hijo mantiene el equilibrio, y el niño, sin enterarse, estará dando pedales sin ayuda para toda la vida ('helicóptero del dinero').

Hay quien puede pensar que quizá la mejor opción es mantener las políticas actuales y esperar a que el virus desaparezca o se encuentre un remedio eficaz. Sin embargo, está comprobado que una demanda débil por mucho tiempo puede dejar heridas permanentes en la economía (lo que se conoce como histéresis), generando más parados de larga duración, capital inutilizado... Todo ello lastrará el crecimiento potencial de la economía cuando vuelva a la 'normalidad'. De modo que al lánguido crecimiento de la productividad y una demografía adversa se sumarían estas heridas sobre los factores de producción.

Para evitarlo, bancos centrales y gobiernos deberían cruzar la última frontera de una forma excepcional, única e irrepetible, casi como la singularidad de esta crisis. Regalar un sueldo mensual (dinero emitido por el banco central, sin incrementar la deuda de gobiernos ni de otros agentes) a los hogares, sin un límite de tiempo prefijado, supondría un acicate para el consumo, a la par que generaría cierta seguridad en la población (también salud mental).

Es cierto que el dinero regalado no devolverá la certidumbre sanitaria, pero sí la económica. También es verdad que mientras que el covid-19 campe a sus anchas no se volverán a llenar las salas de cine, ni lo estadios de fútbol, pero las ayudas a fondo perdido (con dinero emitido por el banco central) podrían impulsar el consumo de bienes duraderos (televisiones, coches, panificadoras...), aliviar a las familias más desfavorecidas por la crisis, apoyar el gasto en las nuevas tendencias y necesidades que nazcan de esta crisis y apoyar, siempre que el covid lo permita, el gasto en los sectores más sensibles al distanciamiento social, que aún así deberán adaptar su tamaño a la nueva realidad. En definitiva, entregar una cantidad de dinero a fondo perdido a las familias puede sofocar la situación de muchas personas, a la par que se da un impulso a la economía y a la transición que afronta el tejido productivo en muchos países.

Los riesgos del 'helicóptero'

También es justo reconocer que esta política radical tiene riesgos y es muy complicada de llevar a la práctica. Uno de los principales riesgos es que la impresión de dinero genera grandes presiones al alza sobre la inflación, como ha pasado tantas veces en la historia (casi siempre la impresión ha sido para financiar gobiernos, no para entregar el dinero a las familias).

Sin embargo, en la situación actual hay margen. La inflación en bienes y servicios no aparecerá hasta que la economía esté funcionando por encima de su potencial, un escenario muy lejano ahora mismo, puesto que hay millones de personas sin empleo o en Ertes, además de fábricas, tiendas o restaurantes funcionando muy lejos de su máxima capacidad.

Este tipo de inflación (diferente a la de costes) solo se produce cuando hay un aumento de la demanda agregada que supera a la producción potencial (el máximo de PIB que puede crear una economía con todos sus factores de producción ocupados y sin generar desequilibrios). Es decir, este tipo de inflación se basa en un exceso de demanda agregada de bienes y servicios sobre su oferta agregada, justo lo contrario a la situación presente, donde el consumo se encuentra absolutamente deprimido.

Entonces, si la inflación termina llegando, más que un problema, será consecuencia del éxito de la estrategia emprendida para resucitar a la economía. El consumo y la inversión volverán a circular y el dinero estará persiguiendo bienes y servicios (generando actividad en la economía real), en lugar de perseguir bonos, acciones o acumularse en las cuentas de ahorro bancarias como ha hecho hasta ahora.

La inflación aparecerá y, probablemente, los tipos de interés se mantendrán bajos por la intervención de la banca central (para permitir que la deuda sea sostenible y vaya reduciéndose respecto al PIB). Con la economía en marcha y los niveles de deuda a la baja, llegará la tarea más complicada de todas: aterrizar el 'helicóptero del dinero' haciendo el menor ruido posible; soltar la bici del niño sin que se dé cuenta.

comentariosforum49WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 49

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Yo mismo
A Favor
En Contra

No seamos tan vulgares como Chávez que regalaba frigoríficos, regalemos dinero que nos sale gratis, devaluamos su valor y arreglao.

Puntuación -19
#1
Darlenton
A Favor
En Contra

La diferenCuando nadie hasta y nadie consume regalar dinero puede ser una opción, lo decía Milton Friedman no creo que peque de comunista. Esta crisis es diferente y de necesitan políticas extraordinarias. Totalmente de acuerdo con el articulista

Puntuación -3
#2
PROF.. EPSON
A Favor
En Contra

ESO DE REGALAR DINERO ES UNA ORDINARIEZ, LO MEJOR ES QUE CADA UNO SE LO IMPRIMA EN CASA SEGUN LO VAYA NECESITANDO.

Puntuación 117
#3
WARNING
A Favor
En Contra

EN VEZ DE HELICOPTERO SE PODRIAN USAR DRONES Y REPARTO A DOMICILIO.

Puntuación 82
#4
Potxolo
A Favor
En Contra

El problema es que cuando nadie consume por miedo si te regalan dinero te lo guardas.

Puntuación 115
#5
Lolo
A Favor
En Contra

No es lo mismo dar el dinero al gobierno que dárselo a los ciudadanos para que consuman y levanten la economía. Yo trabajo en una fábrica y no tenemos pedidos, si la gente consume yo trabajo más y sacan a mis compañeros del Erte, pero hay que convencer a la gente para que gaste

Puntuación 70
#6
Usuario validado en elEconomista.es
DerekMWooden
A Favor
En Contra

Alemania lo ha hecho. Ha bajado el iva para incentivar el consumo. Hay sectores que una bajada de iva les puede venir muy bien. La construcción y las reformas son sectores que la bajada incentivaría seguro el consumo, pero seguro que los rojeras de este pais dicen que es una bajada de impuestos a los ricos y mientras el pobre sin curro en su casa mal viviendo

Puntuación 82
#7
Usuario validado en Google+
Iker Arriaran
A Favor
En Contra

Error! No se puede crecer perpetuamente! La economía está basada en un error!

Y el helicóptero del dinero es dar una patada al problema para que venga mayor en el futuro!

Puntuación 55
#8
raul
A Favor
En Contra

regalar por regalar ,me parece algo muy POPULISTA COMO UN PENSAMIENTO DE IGLESIAS.cuando regalas y no se pide nada a cambio sucede que el gobierno se ve obligado siempre a seguir regalando , y eso puede traer politicas de gobierno , QUIEN LE IMPIDE AL GOBIERNO DE IGLESIAS SEGUIR REGALANDO PARA PODER CONSEGUIR MAS VOTOS EN LAS PROXIMAS ELECCIONES ,ya a pasado en BOLIVIA Y ARGENTINA , es por eso que cristina gano las elecciones ,,y ahora siguen pidiendo como lo hacian a MACRI o le tomaban todas las avenidas, plazas,cortes de rutas .el regalo asi no sirve si es a cambio de 4 horas para algun trabajo en el municipio ,o en alguna empresa ,y digo 4 horas asi todos tienen la posivilidad ,las empresa tienen un alivio economico y de esta manera TODOS SON UTILES AL CONJUNTO DEL PAIS Y TODOS SON LOS BENEFICIARIOS.

Puntuación 40
#9
Usuario validado en Facebook
Raul San Vicente Colman
A Favor
En Contra

regalar por regalar ,me parece algo muy POPULISTA COMO UN PENSAMIENTO DE IGLESIAS.cuando regalas y no se pide nada a cambio sucede que el gobierno se ve obligado siempre a seguir regalando , y eso puede traer politicas de gobierno , QUIEN LE IMPIDE AL GOBIERNO DE IGLESIAS SEGUIR REGALANDO PARA PODER CONSEGUIR MAS VOTOS EN LAS PROXIMAS ELECCIONES ,ya a pasado en BOLIVIA Y ARGENTINA , es por eso que cristina gano las elecciones ,,y ahora siguen pidiendo como lo hacian a MACRI o le tomaban todas las avenidas, plazas,cortes de rutas .el regalo asi no sirve si es a cambio de 4 horas para algun trabajo en el municipio ,o en alguna empresa ,y digo 4 horas asi todos tienen la posivilidad ,las empresa tienen un alivio economico y de esta manera TODOS SON UTILES AL CONJUNTO DEL PAIS Y TODOS SON LOS BENEFICIARIOS.

Puntuación 16
#10
jesus luaces
A Favor
En Contra

Debiera ser parecido regalar dinero con bajar impuestos y, por qué no bajan impuestos.

El elicoptero no sirve de nada. Hay que dar confianza.

Regalar dinero solo sirve para que la gente se haga más irresponsable

Puntuación 60
#11
laura
A Favor
En Contra

Regalar dinero a la gente funciona en el mismo modo que una rebaja de impuestos generalizada, la diferencia es que el gobierno no sufre en el primer momento la pérdida de ingresos que sufriría con la baja de impuestos. En este momento lo mejor sería dar unos 400 mensuales a todos los hogares para paliar la situación, elevar el consumo y que la economía vuelva a generar empleo, muy de acuerdo con el autor del escrito!

Puntuación -4
#12
Vacilón
A Favor
En Contra

Los titulos capciosos como el del articulo insultan la inteligencia del lector (del lector que la tiene, se entiende)

Que dinero regala los gobiernos? Se van a rascar su bolsillo? O reparten dinero que sustrajeron de los sufridos trabajadores, cuyo sueldo se ve ya recucido a la mitad para pagar la fiesta que ya habia antes del virus chino?

O como piensan algunos oligofrenicos, se va a imprimir mas para hacer a todo el mundo rico? Como es que nadie habia caido en esa idea antes?

De momento, estamos contrayendo deuda que la vamos a tener que pagar por varias decadas, y todo para dar subvenciones para chiringuitos, vagos y maleantes. Disfruten lo votado

Puntuación 74
#13
Andy
A Favor
En Contra

Se lleva regalando dinero desde primavera, sino que son los ERTES??

Puntuación 68
#14
Alfonso Ferrando
A Favor
En Contra

Y para que vas a consumir (excepto comida), si con un buen pijama tienes la vida arreglada.

Puntuación 57
#15
Incrédulo
A Favor
En Contra

No hay que regalar dinero. No sirve de nada. Y eso que en Europa tenemos el Euro y el BCE y no peligra la inflación. En otro país ese helicóptero podría llegar a una hiperinflacion. Que se lo digan a Argentina.

La economía necesita certidumbre para salir de la crisis, y Gobiernos que sepan gestionar, no papelitos de papel. Ese es el impuesto al pobre.

Puntuación 57
#16
Usuario validado en elEconomista.es
Ariñañara
A Favor
En Contra

Hay gente muy tonta que cree que el dinero se puede fabricar.

Lo que se puede fabricar son los billetes, que cuánto más fabricas menos valen.

Lo que hay que hacer es una redistribución de la riqueza para que a más gente le llegue dinero que tenga valor.

Puntuación -14
#17
forrest gump
A Favor
En Contra

La mejor y mas fácil manera de regalar dinero es bajando impuestos directos, fabricar dinero no es crear riqueza

Puntuación 67
#18
un ciudadano
A Favor
En Contra

A los idiotas que prefieren bajar impuestos antes que regalar dinero...

No os dáis cuenta que si rebajas impuestos creas deficit? y si creas deficit hay que cubrirlo con nuevos impuestos o aumentando la deuda?

Por una puñetera vez regalen dinero a la gente, inyecten dinero en la economia REAL y dejen que el consumo se reactive de una vez...

Puntuación -46
#19
Alberto
A Favor
En Contra

El razonamiento aún pareciendo lógico, es falaz, si como muy bien dice el autor, la inflación sólo llega cuando la demanda agregada supere a la oferta agregada, es decir, sólo cuando la demanda de bienes y servicios supere al potencial PIB que España puede producir (teniendo sus recursos al 100%), lo que no contempla el autor, es que este tipo de políticas lo que hace es cercenar de lleno el potencial del PIB de un país.. ¿Como pasa eso?. Muy fácil. Si me dan dinero gratis, que trabaje otro.. Y si trabaja otro y no yo, ni tú, ni él, ni aquel, ni el de más allá, ¿quién va a producir?,pues claro, los chinos. Pero nosotros no tendremos un incremento de PIB sino un decremento por menos consumo interno, menos inversión y más Importaciones. Moraleja, el dinero no cae de cielo y es bueno que siga así. Un saludo.

Puntuación 41
#20
Intruso
A Favor
En Contra

El artículo es una sucesión de errores basados en un desconocimiento u ocultamiento de lo está sucediendo, porque lo que esta ocurriendo no puede desligarse de lo sucedido desde 2008. Comienza con tres enunciados previos, veamos el primero; "La política fiscal y monetaria están siendo esterilizadas por la incertidumbre radical", no, la política monetaría no funciona porque esta pensada para revivir la economía mediante más deuda, y claro como el sobreendeudamiento de los ciudadanos es brutal, nadie va al banco a pedir un préstamo o un crédito, la otra cara (que es la verdadera) de las políticas económicas expansivas era que los acreedores no perdieran su dinero y las bolsas no se hundieran, esto, que era lo que realmente perseguían SÍ lo han conseguido. Las familias no necesitan certeza económica, necesitan seguridad en su sentido más amplio, este es un aspecto sociológico más amplio que el estrictamente económico, el globalismo implementado por las manos fuertes que poseen las multinacionales y patrocinado por los gobiernos ha creado esa inseguridad, inseguridad en el trabajo, inseguridad en los hogares, inseguridad ante la vida, inseguridad ante el futuro, inseguridad vital. ¿Alguien quiere traer hijos con la inseguridad laboral del globalismo? ¿A que mundo le traerá, a uno en el que un inmigrante patrocinado por el globalismo le corte la cabeza cuando está dando clase en el instituto o a uno en el que los robots le deje sin presente y sin futuro? ¿Quizá a uno sin pensiones? ¿Quizá a uno en el que ocupen tu hogar? ¿O en el que te obliguen a comer saltamontes en lugar de pollo? ¿O sencillamente uno en el que las familias extensas se transforman en individuos aislados?. El problema no solo es económico, y de dar dinero, no se puede dar a todos, ni sería necesario para impulsar la economía, solamente a aquellos que hagan algo o hayan hecho méritos para ello, es decir, quien haya hecho las cosas bien, conque se lo diesen al 15% o 20% sería más que un plan Marshall. Y por cierto si surgiera inflación los bancos centrales tienen la obligación de subir los tipos, caiga quien caiga, de lo contrario la gente volvería a contraer el consumo. El chinavirus es un elemento coyuntural, el problema es más profundo, es estructural, es el resultado del globalismo.

Puntuación 48
#21
Pedro
A Favor
En Contra

No se hace crecer la economía incentivando la demanda (teoría keynesiana), sino facilitando la oferta (teoría neoclásica) Son muchas las crisis que han desmontado la teoría keynesiana, no sigamos cometiendo el mismo error.

Puntuación 25
#22
Usuario validado en elEconomista.es
enmicasanohayluz
A Favor
En Contra

A repartir dinero para que llegue a los maleantes de siempre. A los trabajadores que se lo ganen currando. Por mi parte voy a seguir ahorrando en la medida de lo posible. A gastar solo en casa y comida.

Puntuación 33
#23
Usuario validado en Google+
Nacho Nav
A Favor
En Contra

Pues yo me acabo de gastar 1.500 euros en unas vacaciones, y no soy funcionario. Trabajo por cuenta ajena en una PYME.

Con esto quiero decir que no todo el mundo ha dejado de consumir ni está muerto de miedo pensando como demonios va a pagarse la comida el mes que viene.

Evidentemente, hay una parte de la economía que está muy dañada y lo normal es que los trabajadores de los sectores mas afectados hayan bajado drásticamente su consumo. Pero esto es lógico: Producimos menos, somos mas pobres y por tanto consumimos menos.

Querer retorcer esta realidad tan evidente es imposible. No se puede llevar los niveles de consumo más allá de lo que se produce.

Puntuación 12
#24
Usuario validado en Google+
Nacho Nav
A Favor
En Contra

Y si damos a cada español 1.000 €, una parte se lo gastará en bares o en los bingos, pero otra buena parte se lo gastará en Iphones, en ropa de Nike, o en llenar el depósito de gasolina. Y eso no crea empleo aquí, sino en China o USA, y además no se paga con los papelitos que haya podido imprimir en BCE, sino con dólares que tienes que comprar o pedir prestados.

Puntuación 41
#25