Bolsa, mercados y cotizaciones

España avanza lenta, pero apunta a la máxima exigencia en fondos de inversión ESG

  • Este país solo cuenta con 14 productos con el máximo rango en sostenibilidad
  • Los expertos señalan que la exigencia de la CNMV los hace más robustos...
  • ...aunque admiten que ralentiza la creación de nuevos fondos
Participantes en el último encuentro mensual de 'elEconomista ESG'. De izq. a dcha. y de arriba a abajo: A. Labigne (Sustainalytics); A. Caro (CFA); J. Mercader (inbestMe); J. González (Tressis); C. Antuña (Afi); y P. H. de la Merced (CaixaBank AM)..

Despacito, pero con pasos firmes. Así  es como la industria española de gestión de activos está engordando su patrimonio en fondos sostenibles. Según las cifras de Inverco, a cierre del primer semestre casi uno de cada cuatro euros invertidos en fondos nacionales (un 24,1%) correspondía a productos que incorporan criterios de sostenibilidad. Este dato, pese a haber crecido, aún está muy lejos del europeo, que supera el 50%.

Además, dentro de ese porcentaje de productos verdes españoles, todavía escasean los de máxima pureza. Nos referimos a los etiquetados como artículo 9 según el Reglamento europeo de Divulgación (la normativa de la Comisión europea que clasifica los fondos sostenibles). Debido a esa pureza, también se les conoce como verde oscuro. Tienen, en sí mismos, un objetivo de sostenibilidad concreto y medible. Y son más avanzados en sostenibilidad que los artículo 8, a los que en la industria se denomina verde claro

Solo un 1% del patrimonio total en fondos en España es de color verde oscuro, frente al 5% en el conjunto de la UE, tal y como expuso Anaïs Labigne, socia de relaciones con el cliente en Sustainalytics (Morningstar), en el último Encuentro mensual de elEconomista Inversión sostenible y ESG, el portal verde de elEconomista.es.

Este lento progreso del verde oscuro en este país tiene que ver con la postura del regulador, la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores). Pese a que el Reglamento de Divulgación es una normativa europea de aplicación directa (no necesita transposición nacional), los reguladores locales están adoptando distintas interpretaciones sobre algunos aspectos; entre ellos, sobre qué inversiones son aptas bajo el artículo 9. Lea también: Elisa Ricón (Inverco): "La implementación del 'MiFID verde' genera mucha preocupación en la industria".

Los expertos de Afi consideran que la postura de la CNMV es adecuada, aunque ralentiza la creación de fondos ESG

Según Claudia Antuña, responsable de inversiones sostenibles de AFI: "La CNMV, ante la falta de concreción de la propia norma, ha elegido la opción más estricta. De ahí que los artículo 9 españoles sean bastante exigentes, con unos porcentajes de inversión sostenible [sobre el total de la inversión] de en torno al 80%, el 90% o el 100%, cuando en otras geografías es posible ver porcentajes, bajo mi punto de vista, algo alarmantes, incluso por debajo del 50%, lo que choca incluso con la filosofía que debe tener un artículo 9". 

"Existe el riesgo de que, si los clientes no entienden estos términos, opten por evitar la inversión ESG", advierte Jordi Mercader (inbestMe)

Desde Afi consideran que el enfoque de la CNMV es, "al menos en el corto plazo, acertado", aunque "quizás esté frenando un poco el desarrollo de producto", admite Antuña. El lado positivo es que, dado este nivel de exigencia, es probable que esos artículos 9 sigan siéndolo a futuro. Es decir, que no vayan a ser rebajados a artículo 8, algo que sí está ocurriendo ya en varias gestoras internacionales, que están reetiquetando productos que no reunían la exigencia necesaria.

"Los artículo 8 son menos rígidos, ya que, promoviendo características sociales o medioambientales, no tienen objetivos tan explícitos", y tienen la ventaja de que, al ser más laxos, "permiten contar casi con cualquier activo en cartera", resume Jorge González, director de análisis y especialista en inversión ESG en Tressis.

CaixaBank lidera el 'verde oscuro'

Si hablamos de verde oscuro, CaixaBank AM es, por el momento, líder absoluta en España. Con cinco productos, acapara el 91% de los activos artículo 9. Destacan por tamaño el Caixabank Si Impacto 0/30 RV Estándar FI y el Caixabank Si Impacto 0/60 RV Estándar FI. La clave de este liderazgo es el acuerdo de Caixa con BlackRock, en base al cual la gestora le asesora en su gama SI Soluciones de Impacto, que incluye productos que van desde la renta fija hasta la variable, pasando por los mixtos.

Según explica Pablo Hernández de la Merced, director de Sostenibilidad de CaixaBank AM, BlackRock presta asesoramiento en la parte de renta variable de estos productos: "BlackRock tiene un equipo específicamente dedicado a nosotros y lo que hace es seleccionar el universo elegible en base a su metodología, y construir la cartera". Esta metodología de BlackRock va dirigida a medir "el impacto que tiene la inversión en la parte de renta variable de estos fondos sobre los 17 ODS [Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas]", añade. Las temáticas más invertibles son de tipo ambiental (los ODS más utilizados en estos fondos son el 7, Energía no contaminante, y el 13, Acción por el Clima).

Santander AM también cuenta con un fondo artículo 9, según recoge Morningstar. Se trata del Santander Sostenible Bonos A FI. Augusto Caro, responsable global de ESG en Santander AM y miembro del comité de sostenibilidad de CFA Society Spain, explica las bondades de los fondos de deuda responsable: "Probablemente hoy por hoy estos productos son los más puros, los que tienen un porcentaje más elevado de alineamiento con la taxonomía verde europea; y, además, su impacto es más fácil de medir gracias al marco en que se emiten, que implica una obligatoriedad de reporting para el emisor", destaca. 

Pero, más allá de este activo, Caro pone de relieve la falta de información: "No solo es un tema de que en muchos casos no existan datos, es que los datos disponibles de algunas compañías quizá no son del todo precisos. En algunos casos, son estimaciones", advierte. El motivo de ello es que las compañías todavía no está obligadas a reportar su grado de alineamiento con la taxonomía; esta obligación será progresiva, y el regulador les irá exigiendo determinados requisitos a lo largo de los años. Este desacompasamiento en el calendario  ha sido muy criticado desde la industria de la gestión de activos.

El escaso alineamiento con la taxonomía ha sido, precisamente, el motivo de que diversos fondos internacionales clasificados como artículo 9 hayan acabado finalmente en articulo 8, advierte Anaïs Labigne. La mayoría de los fondos verde oscuro a la venta en la UE todavía tiene un alineamiento ínfimo con la taxonomía verde, según Morningstar.

¿Quiere ser usted un inversor ESG?

Desde el pasado 2 de agosto, las comercializadoras de fondos están obligadas a preguntar a sus clientes si desean invertir de forma sostenible. Se trata de una auténtica revolución, que al fin ha puesto sobre la mesa del retail la arrolladora tendencia del ESG. Lea también: En regulación de sostenibilidad, lo peor viene en 2022.

"Estamos en una carrera de fondo en la que hay que ir incorporando estos conceptos poco a poco, haciéndolos entendibles para que los clientes no se pierdan", explica Jordi Mercader, CEO del roboadvisor inbestMe, en el que el 40% de las carteras ya son sostenibles, y que cuenta con un 98% de minoristas. "Porque existe el riesgo de que, si no comprenden lo que les estamos explicando, respondan que no quieren invertir en sostenibilidad", advierte.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud