Bolsa, mercados y cotizaciones

Los mercados apuestan ya por que el BCE lleve los tipos al 1% en octubre ante la crisis energética

  • Es la primera vez que apuestan por un aumento de esa magnitud
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. Foto: EP

Pese a los más que incipientes riesgos de recesión en la eurozona, los mercados atisban a un Banco Central Europeo (BCE) acuciado por la alta inflación. Este miércoles, los operadores han redoblado sus apuestas por que el organismo tomará medidas más audaces para frenar la subida de los precios, ya que la región está luchando contra los precios récord de la energía, exacerbados por la guerra de Rusia en Ucrania.

Los mercados monetarios apuestan prácticamente ya por 100 puntos básicos de subida de tipos en las dos reuniones que el Consejo de Gobierno del BCE tiene en septiembre y octubre, lo que llevaría el tipo de depósito al 1%, según los swaps vinculados a la fecha de la decisión. Es la primera vez que los operadores apuestan por un aumento de esa magnitud. En julio, el banco llevó el tipo de depósito del -0,5% al 0%, sacándolo de terreno negativo después de años.

Los temores a la inflación inducida por la energía no son la única preocupación de la eurozona. Los operadores también están aumentando las apuestas de subidas de tipos del Banco de Inglaterra (BoE), que duplican los tipos de interés hasta el 3,5% a finales de año. Hace tan solo 10 días, se esperaba una subida de menos de 125 puntos básicos para diciembre.

En el caso británico, los operadores están valorando unos 235 puntos básicos de subidas de tipos para mayo, según los derivados de tipos de interés ligados a las fechas de las decisiones de los bancos centrales. Se trata de un nuevo máximo en el ciclo y sería más que suficiente para llevar el tipo de interés básico, actualmente en el 1,75%, al 4%.

Se trata de una rápida acumulación de apuestas de endurecimiento. Los operadores apuestan por que el Banco de Inglaterra se adelantará incluso a la Reserva Federal estadounidense (Fed) en la subida de tipos, que hasta ahora ha adoptado un enfoque más agresivo en la lucha contra la inflación.

El BCE rompió en su reunión de julio con su tradición de dar orientaciones sobre los tipos de interés cuando los costes de endeudamiento se elevaron en medio punto, diciendo en su lugar que adoptaría "un enfoque reunión por reunión".

Aunque los operadores han previsto un endurecimiento más agresivo a corto plazo, las apuestas indican que el BCE reducirá el ritmo de las subidas de tipos hasta 2023. Ven que los tipos de interés no llegarán al 2% hasta septiembre del año que viene.

Pero quien se arropa la cabeza, se descubre los pies. Mientras el BCE se enfrenta al aumento de la inflación, también tendrá que tener en cuenta el deterioro de las perspectivas económicas de la zona del euro. La producción de los 19 países de la zona del euro ha disminuido a medida que la inflación récord de la energía y los alimentos ha ido mermando la demanda y que más sectores han sucumbido al deterioro del panorama.

"Seguimos esperando que el BCE adopte un enfoque menos agresivo que la Fed y que lo que los mercados están valorando actualmente. Esperamos que el BCE suba los tipos otros 50 puntos básicos en la reunión de septiembre y que luego haga una pausa hasta la primavera del año que viene. Una recesión, una crisis energética invernal y una guerra en curso desaconsejan las subidas de tipos demasiado agresivas", señalan Bert Coljin y Carsten Brzeski, de ING.

Pocas esperanzas para el euro

Lo que parece claro es que ni un BCE muy hawkish logrará frenar el declive del euro. La divisa común languidece por debajo de la paridad con el dólar tras su última venta y hay pocas esperanzas de que incluso una fuerte subida de los tipos de interés pueda rescatarlo.

Según los analistas, más que la política monetaria, son las amenazas interconectadas de una recesión y un corte de energía ruso las que están lastrando la moneda común. A pesar de que los operadores se preparan para la citada subida de 100 puntos básicos para octubre, el BCE tendrá dificultades para contrarrestar esta dinámica, incluso si aplica el tipo de movimientos exagerados en los costes de los préstamos que ha promulgado recientemente la Fed.

"Los tipos no han sido los protagonistas de los mercados de divisas, especialmente en el último mes: se trata realmente de la dinámica del crecimiento global", señala a Bloomberg Sam Zief, jefe de estrategia global de divisas de JP Morgan. "Las grandes subidas de tipos no apoyan a la divisa cuando se hacen para mantener ancladas las expectativas de inflación y perjudican al mismo tiempo las perspectivas de crecimiento".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud