Economía

El Bundesbank prevé una inflación del 10% en otoño en Alemania y pide al BCE que suba los tipos

  • Estima una inflación superior al 6% para el próximo año
  • Ve "probable" una recesión si se agudiza la crisis energética
Una de las sedes del Bundesbank, en Dortmund. Foto: Alamy

El presidente del banco central de Alemania (Bundesbank), Joachim Nagel, pronosticó este sábado que en otoño la inflación podría ascender al 10% y pidió una nueva subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Nagel señaló que la subida de la inflación -que en julio se situó en el 8,5%- se vería impulsada por el fin de medidas como las subvenciones al precio de los carburantes y del transporte público y la aplicación de un nuevo suplemento al precio del gas, según dijo en una entrevista al diario Rheinische Post recogida por la Agencia Efe.

"Una tasa de inflación de dos dígitos se dio por última vez en Alemania hace más de 70 años," indicó el presidente del Bundesbank, y agregó que si se agudiza la crisis energética, una recesión el próximo invierno "parece probable".

Durante el primer semestre del año, la economía alemana ha reaccionado relativamente bien a las difíciles condiciones, pero problemas de suministro adicionales -como la interrupción del transporte fluvial por la sequía- podrían enturbiar las expectativas, aseveró.

La escalada de precios no se detendrá en un futuro próximo, auguró, e indicó que a lo largo de 2023 la tasa de inflación estará por encima del 4,5% que muestran hasta ahora las proyecciones del Bundesbank.

"Crece la probabilidad de que la inflación sea más alta de lo que se ha pronosticado y de que el año que viene tengamos un seis delante de la coma," declaró.

Nagel reclamó por todo ello una nueva subida de tipos de interés por parte del BCE, que en julio ya los había incrementado en 0,50 puntos porcentuales y que tiene su próxima reunión prevista para el 8 de septiembre.

Afirmó que ésta es una expectativa generalizada, aunque no quiso proporcionar ninguna cifra concreta y señaló que los últimos meses han demostrado que el BCE debe decidir su política a corto plazo, de reunión en reunión.

"Lo decisivo será mantener a medio plazo las expectativas de la inflación estables en el 2%. Estoy convencido de que el Consejo del BCE adoptará las medidas de política monetaria necesarias para ello," afirmó el presidente del Bundesbank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud