Bolsa, mercados y cotizaciones

Lunes negro en los mercados: bolsas, bonos y criptomonedas temen un acelerón de la banca central

  • Caídas de más del 2,5%: el EuroStoxx salva los 3.500, el Ibex pierde los 8.200
  • Al tocarse los mínimos de mayo, se abre la puerta a caídas adicionales del 10%
  • Las criptomonedas se hunden más de un 10% ante la aversión al riesgo

Las abultadas caídas en los índices bursátiles del pasado viernes han tenido continuidad este lunes con el desplome de las bolsas en Asia (las caídas en Asia han superado el 3%), en Europa, EEUU y en buena parte de los activos de riesgo. El mercado está empezando a descontar una acción más dura por parte de la banca central, que intentar detener a marchas forzadas una inflación que se está mostrando irreductible y amenazante, tal y como reveló el dato de inflación de EEUU el pasado viernes. A todo lo anterior se le une la extensión de algunos confinamientos en Shanghái y la posibilidad de nuevas actuaciones en China para frenar la expansión del covid.

En este escenario, las bolsas europeas se han dejado más de un 2,5% después de que los retrocesos del viernes fueran superiores al 3,5%. En concreto, el EuroStoxx 50 pierde un 2,69% hasta los 3.502,50 puntos. Por su parte, el Ibex 35 español retrocede un 2,47% hasta los 8.183,30 enteros. Al cierre del mercado europeo, el descalabro es notorio en Wall Street: el S&P 500 dejándose más de un 3% (entra en mercado bajista al perder más de un 20% desde el último máximo) y el Nasdaq Compuesto casi un 4%.

Los analistas de Oanda explican que el 'viernes negro' de la semana pasada "se está convirtiendo en un lunes negro". La posible activación del freno de emergencia de la banca central (para contener la inflación) y los riesgos que provienen de China también están lastrando a los mercados. "Los índices en Wall Street continúan con su liquidación este lunes, el petróleo sigue cayendo, el dólar estadounidense sube con fuerza y los mercados bursátiles asiáticos han recibido una fuerte presión de venta". El 'lunes negro' está servido, según estos expertos. Los analistas técnicos avisan del peligro de esta situación y abren la puerta a mayores caídas de las bolsas que podrían llegar al 10% en el Viejo Continente.

"Comienzo de semana fuertemente a la baja en la renta variable española en la que el Ibex 35 se ha dirigido a la zona de mínimos de mayo en los 8.134 puntos, que fueron el origen del último rebote que llevó al selectivo español a la resistencia clave de los 9.000 puntos. El fracaso ante esa resistencia impidió cancelar el riesgo de asistir a una consolidación más amplia y compleja que podía llevar al Ibex 35 de nuevo a la zona de los 8.000-8.200 puntos. Esta amenaza estaba ahí y finalmente ha tomado cuerpo", señala Joan Cabrero, asesor de Ecotrader.

"Llegados a este punto, ahora habrá que ver si lo que aún podría encajar con una consolidación más amplia, como la que en numerosas ocasiones les he dibujado, no acaba convirtiéndose en una reanudación bajista en toda regla que podría llevar al Ibex 35 a buscar de nuevo la zona de mínimos de marzo en los 7.287 puntos. Hasta ahí habría un riesgo de caída adicional del 10%, que es el que precisamente se abriría si el sectorial bancario europeo (SX7R) acaba perdiendo los mínimos de mayo en los 335 puntos", añade Cabrero. El sectorial ha cerrado hoy en los 342 puntos.

"Precisamente ese soporte de los 335 puntos en el SX7R es el que les sugiero vigilar a corto plazo, ya que de su mantenimiento depende que no se abra una ciclogénesis explosiva hacia los 7.000/7.300 puntos, cuyo alcance lo vería como una oportunidad inmejorable para comprar bolsa española y poner el otro pie", remacha el experto.

En cuanto a las acciones, todos los grandes valores del Ibex han bajado, destacando las caídas en los bancos: BBVA el 3,63%, Santander el 3,31%, Iberdrola el 2,04%, Repsol el 1,91%, Inditex el 1,01% y Telefónica el 0,85%.

La mayor caída ha sido para Meliá, dejándose más de 8,7%, seguida de PharmaMar, que pierde más de un 7%. Cellnex y Cie Automotive también retroceden más de un 6%. Solo han subido Red Eléctrica y Naturgy.

La banca central aprieta

La inflación, lejos de moderarse, sigue mostrando una fortaleza imprevista que está atemorizando a los inversores y, probablemente, a la banca central. Esto último resulta clave, puesto que tras el sorprendente dato de IPC en EEUU el pasado viernes (se situó en el 8,6%), las expectativas de los mercados sobre las subidas de tipos se han disparado.

En el caso de EEUU (la Fed se reúne esta semana y podría subir los tipos en más 50 puntos básicos), los mercados ya ven los tipos de interés en el 3,3% para finales de 2022, lo que supondrá una subida de más de 200 puntos básicos en las pocas reuniones que quedan. Los peores temores se están confirmando: la banca central podría echar el freno de mano para intentar poner coto a una inflación que ha ido demasiado lejos y que empieza a afectar a las expectativas. Por su parte, el mercado espera que el BCE lleve el precio del dinero hasta el 1% a finales de este año, frente al 0,75% que se esperaba hace solo unos días.

La semana en los mercados estará protagonizada por las reuniones de varios bancos centrales. Tras el endurecimiento del mensaje por parte del Banco Central Europeo, este miércoles se reúne la Fed, el jueves será el día del Banco de Inglaterra y del Banco Nacional Suizo, mientras que el Banco de Japón tendrá turno para el viernes. Se prevé que el tono de los institutos monetarios siga endureciéndose (más subidas de tipos y menos estímulos) para enfriar la economía y los precios.

El mercado descuenta una acción casi sin precedentes de la banca central para evitar que la inflación se enquiste, y ello está 'destrozando' el sentimiento de los inversores. Una subida de tipos de interés tan drástica y rápida afectará, sin duda, a la inversión y el consumo, acercando al mundo a la próxima recesión. Los gestores ya advertían hace unas semanas de que un endurecimiento brusco de la política monetaria era uno de los principales riesgos para la economía.

En la deuda, el comportamiento es de auténtico risk-off (aversión al riesgo). El rendimiento del bono español ha rebasado el 2,97% mientras el italiano o el portugués suben con intensidad (el italiano ha superado el 4,1%, niveles de 2014). Aunque la deuda alemana se convierte en refugio, el bund alemán a 10 años escala por encima del 1,6%.

Desde IG señalan que no haber reducido la deuda cuando había crecimiento económico, gastando más de lo que se ingresaba, supone que en épocas de tensionamiento de los tipos de interés las cosas se compliquen para estos países y gobiernos.

La prima de riesgo del bono español se sitúa en los 135 puntos, la de Grecia en los 277 puntos, la de Italia en los 247,5 y la de Portugal en los 136. De los denominados PIIGS en la última crisis de deuda, Irlanda ya no está dentro de los países derrochadores y tras un cambio completo en sus políticas en los últimos años, mejorando su situación financiera, ahora la prima de riesgo se sitúa en los 70,5 puntos, señalan desde IG.

Tal es el movimiento, que hasta la propia banca (principal beneficiada de la subida de los tipos de interés) sufre fuertes caídas en bolsa. El miedo a una nueva recesión y a unas condiciones financieras muy duras puede con las expectativas de unos márgenes de intermediación superiores. Una recesión dañaría los balances de la banca a través de un incremento de la tasa de mora. Como se refería antes, las cotizaciones de los bancos han caído a plomo en este 'lunes negro'.

Bitcoin y ethereum se desploman

Las criptomonedas, otro activo de riesgo, están sufriendo con más intensidad si cabe esta aversión al riesgo y el miedo al endurecimiento de la política monetaria. El bitcoin se deja más de un 16% y cotiza por debajo de los 23.400 dólares, pero otras criptomonedas como ethereum, solana o cardano caen también más de un 10%. El terremoto en los criptoactivos está siendo más intenso todavía que en el resto de mercados e incluso, la plataforma Celsius Networks ha echado más leña al fuego anunciando que detiene la operativa de sus usuarios para realizar la retirada de efectivo o transferencias entre cuentas "debido a las condiciones extremas del mercado". Binance también ha revelado problemas. Lo mismo ha ocurrido con Bitfinex.

Por otro lado, el euro sigue su sangría particular que comenzó la semana pasada, curiosamente cuando el Banco Central Europeo anunció que subiría los tipos en julio y septiembre. Sin embargo, el miedo en los mercados y la posible reacción de Fed, están dando alas al dólar, que se vuelve a convertir en el activo refugio más relevante. El euro ha perdido los 1,05 dólares esta misma mañana y ya fluctúa por los 1,0434 'billetes verdes'.

La banca central de buena parte del mundo parece dispuesta a acelerar sus políticas contractivas para intentar contener la inflación. Los precios están disparados en buena parte del mundo. Lo que comenzó siendo como una inflación puramente transitoria y energética, empieza a convertirse en una inflación extendida y que podría ser autosuficiente (espiral entre precios y salarios). La banca central busca evitar un escenario como el de los años 70 a riesgo de desencadenar una recesión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud