Empresas y finanzas

El BCE pide a la banca alargar la cancelación del dividendo todo 2020 y estudia extenderlo a 2021

  • El organismo comunicará en julio si prolonga la recomendación al próximo año
Varias sucursales en una calle.

El Banco Central Europeo (BCE) estudiará si las entidades europeas también deberían cancelar el reparto de dividendos a lo largo de todo 2021 por la crisis del coronavirus. De momento, el organismo ya pidió a finales de marzo a las entidades que anularan su distribución al menos hasta octubre de este año y, a partir de este martes, ya exige alargar este plazo hasta el 31 de diciembre de 2020.

El organismo ha anunciado este martes que ya ha emitido una recomendación para que las autoridades insten a las entidades financieras bajo su supervisión a que se abstengan de repartir dividendos y de llevar a cabo recompras de acciones propias "al menos hasta el 1 de enero de 2021", lo que supone extender al menos en tres meses la moratoria en vigor.

Lo que inicialmente parecía una recomendación, se convirtió en una obligación. El presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, llegó a asegurar que se llegarían a tomar medidas legales contra aquellos bancos que no anularan el reparto a sus accionistas.

De momento, tal y como anunció Enria el mes pasado ante el Parlamento Europeo, las entidades de la UE han suspendido el pago de 27.000 millones de euros en dividendos. Tan solo los bancos españoles cancelaron más de 4.700 millones de euros a distribuir entre sus socios.

Tanto el Banco Santander, Unicaja como Liberbank anularon al completo el reparto previsto para este año a cargo de los beneficios de 2019. Por su parte, CaixaBank lo recortó a la mitad. Bankia decidió cancelar el dividendo extraordinario de 2.500 millones que tenía previsto pagar este año, pero mantuvo el ordinario ya que el banco celebró la junta antes de la recomendación del BCE. Misma situación fue la de BBVA, Sabadell y Bankinter, que realizaron sus juntas los días previos a la comunicación del supervisor.

Planes truncados

La nueva orden del organismo trunca las intenciones de distintas entidades españolas, como el Santander o Unicaja, que habían anunciado que revisarían en octubre (una vez acabada la restricción del BCE) la decisión de anular la retribución a los accionistas. La entidad andaluza, de hecho, anunció que convocaría una junta extraordinaria en ese mes con el objetivo de poder levantar la restricción.

La decisión del BCE de anular esta remuneración a los socios forma parte de una batería de medidas tomadas por el organismo para que las entidades pudieran afrontar con mayor holgura la crisis del coronavirus. Así, apuntó que la cancelación del dividendo ayudaría a los bancos a servir a la economía a través de la financiación a las familias y empresas.

El supervisor destacó que los bancos no podrían aprovechar los efectos positivos de estas medidas para aumentar la remuneración variable de la cúpula. Tan solo unos días después exigió adecuar los bonus de los banqueros a la circunstancia actual, lo que llevó a que muchos directivos renunciaran a la remuneración variable este año, entre ellos los del Santander, BBVA, el Sabadell o CaixaBank.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

José Manuel
A Favor
En Contra

Muchos accionistas necesitan los dividendos para complementar maltrechas pensiones o para ayudar a hijos o nietos durante esta crisis sanitaria y económica. Este hecho social tan evidente es obviado por los directivos del BCE, quienes, ellos sí y solamente para ellos, tienen unos grandes sueldos y prebendas de todo tipo que son intocables y van siempre al alza a costa de los impuestos de los demás y son insensibles a las estrecheces económicas de millones de pequeños accionistas. Los que toman las decisiones de prohibir, que no aconsejar, a las entidades bancarias que cotizan en Bolsa a repartir dividendos en 2020, y quizás en 2021, muestran una tremenda arrogancia, depotismo y abuso de poder, además de no tener ningún tipo de sensibilidad social. Solamente miran por ellos mismos sin pensar en los demás, sobre todo quienes más necesitan estos dividendos para sobrevivir durante la crisis.

Puntuación 7
#1
Usuario validado en elEconomista.es
fjavihz
A Favor
En Contra

No comprendo como en una economía de "libre mercado" se pueden forzar las decisiones de una empresa para solucionar los problemas políticos generados por unos cuantos berzotas. No comprendo porqué un accionista tiene que financiar a la fuerza el gasto suntuario de sus compatriotas.

Puntuación 1
#2