La banca española remonta las pérdidas millonarias que les generó el año pasado el impacto de la pandemia, al dotar provisiones extraordinarias (más de 7.600 millones en el primer semestre de 2020) para cubrirse de los futuros impagos por la crisis y hacer frente (Santander y BBVA) al deterioro de los fondos de comercio de las filiales extranjeras. Las entidades cotizadas cerrarán los seis primeros meses del año con unas ganancias de 8.000 millones de euros, según el consenso del mercado de Factset, frente a los números rojos de 11.400 millones de un año antes.

A pesar de la fuerte reducción de plantilla en el sector financiero español llevada a cabo desde la última gran crisis, hay entidades que han incrementado su plantilla en el último lustro, unas de forma orgánica y otras, por la adquisición de otros bancos y su expansión internacional. CaixaBank (sin contar la fusión con Bankia), Bankinter y Liberbank son los tres bancos cotizados que han elevado sus plantillas entre 2015 y 2020, frente al descenso del resto de grupos. El mayor crecimiento lo ha protagonizado Bankinter, que ha duplicado el número de empleados en cinco años a través de las compras.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, aseguró este jueves ante el juez que instruye la caída del Popular, José Luis Calama, que el organismo vio una intencionada manipulación en las provisiones que liberó la entidad de créditos problemáticos que no estaban vigilados por el Banco Central Europeo (BCE).

Bankinter y Abanca son los dos grupos bancarios que más han incrementado sus carteras de crédito en los últimos años, gracias, en parte, a la compra de otras entidades. Concretamente, el banco gallego, ha elevado su saldo crediticio desde 2015 a 2020 un 54%, hasta situarlo en los 39.500 millones de euros a cierre del pasado ejercicio.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, aseguró esta mañana que aún hay muchas incertidumbres a futuro para salir de la actual crisis. Durante su intervención en las jornadas bancarias organizadas por el IESE, apuntó a que aún existe el riesgo de que la crisis pase a convertirse en financiera y acabe con una restricción del crédito por parte de la banca. A su juicio, la combinación del riesgo de crédito junto con la reticencia de las entidades a utilizar los colchones de capital, ante el miedo de que esto pueda penalizarlas en el mercado, "podría llevar a la restricción del crédito". Algo que, matizó, de momento no se está produciendo pero que "no deja de ser un riesgo potencial hacia el futuro".

La línea de avales ICO por 40.000 millones de euros habilitada para que las empresas realicen inversiones que mejoren su productividad, así como para la adaptación de instalaciones o le ayuden en la transformación digital apenas ha tenido aceptación casi un año después de su puesta en marcha. El Gobierno nacional habilitó esta medida a inicios de julio del ejercicio pasado, y según los últimos datos publicados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), solo se ha consumido el 14,8% de la línea. Concretamente, de los 40.000 millones de euros, las compañías han obtenido 5.900 millones de euros en forma de avales, aunque la financiación total dada por al banca -al igual que la línea ICO de 100.000 millones para la liquidez, se tramita a través de las entidades- asciende a 7.600 millones de euros.

CaixaBank y los sindicatos han alcanzado hoy un acuerdo para llevar a cabo el mayor ERE de la historia en la banca española, que finalmente se saldará con 6.452 salidas, todas ellas voluntarias, y 1.839 menos que las inicialmente planteadas por el banco. En total, ajustará el 14% de la plantilla. Ambas partes han protagonizado una semana intensa de negociaciones, que se inició el martes (día en el que expiró el plazo de consultas), prosiguió el miércoles hasta la madrugada, y se extendió a la tarde de este jueves, hasta terminar de atar todos los flecos. La entidad cuantifica en 1.900 millones, según lo previsto, y permitirá el ahorro de costes estimado de 770 millones.

El Banco Central Europeo (BCE) abre la puerta a que las entidades de la zona euro recuperen el reparto del dividendo, vetado desde el estallido de la pandemia. La presidenta del organismo, Christine Lagarde, aseguró ayer que si la situación económica y financiera no se agrava, algo para lo que no hay visos en la actualidad, las entidades podrán volver a retribuir a sus accionistas a partir de octubre. Este mensaje tuvo un rebote directo en la cotización de las entidades españolas, que abrieron la jornada con subidas.

Las hipotecas verdes -aquellas que bonifican el interés, ofrecen tipos más bajos o eliminan la comisión de apertura si la vivienda es eficiente energéticamente-, han pasado de estar ausentes en los escaparates de los bancos a ser una realidad en tan solo tres años, y ya hay siete entidades que las comercializan. Bankinter ha sido el último grupo en unirse, reforzando así su gama de productos sostenibles en línea con los criterios ESG, y lanzó ayer la Hipoteca Casa Eficiente.

El Banco Santander lidera el ranking del volumen de crédito entre sus comparables mundiales. La entidad cerró el ejercicio pasado con una cartera crediticia por 904.092 millones de euros, protagonizando el sorpasso a HSBC, hasta 2019 a la cabeza, y ganando la carrera a los grandes bancos a nivel global. El grupo cántabro amplía la diferencia por el liderazgo en préstamos y cumple con la historia de crecimiento que trata de trasladar a los accionistas gracias a su capacidad para seguir incrementando el negocio principal del banco, impulsado por su diversificación geográfica y por su empeño en seguir asignando capital para hacer crecer el balance.