Tras el boom de los avales ICO puestos en marcha por el Ejecutivo durante los primeros meses de la pandemia y gestionados por las entidades para dar liquidez a empresas, pymes y autónomos, llega la sequía de préstamos. La banca ha concedido en los últimos meses de 2020 hasta un 20% menos de crédito que en el mismo periodo de 2019.

Bankinter ha anunciado este viernes cambios en la estructura organizativa de la entidad. El banco que encabeza María Dolores Dancausa ha sustituido al director general de Evo Banco, Enrique Tellado, por Eduardo Ozaita. Tellado era consejero delegado del banco digital desde 2014 y hasta antes de que Bankinter lo adquiriera en mayo de 2019, fecha en la que pasó a ser director general y el cargo de consejero delegado lo ocupó Dancausa.

La banca va camino de cerrar 2020 con el logro de mantener la morosidad a raya, a pesar de la crisis sanitaria. Según los últimos datos publicados este viernes por el Banco de España, el sector financiero cerró noviembre con un ratio de morosidad del 4,57%, misma tasa que el mes anterior, y el nivel más bajo desde el año 2009.

Openbank, el banco cien por cien online del Santander, inicia el año con nuevas bajadas en los precios de sus hipotecas, tanto en el segmento a tipo fijo como a tipo mixto. La entidad marca territorio en un mercado que ya terminó 2020 y arrancó el ejercicio con rebajas de precio en estos préstamos por parte de las entidades, con el objetivo de animar la venta tras la menor financiación dada a lo largo del año pasado por la crisis sanitaria.

Bankinter afronta 2021 con el principal foco puesto en la salida a bolsa de su negocio asegurador Línea Directa. La consejera delegada, María Dolores Dancausa, que en ocasiones anteriores había adelantado su intención de que la aseguradora debutara en el parqué en el primer trimestre del año, antes de la junta de accionistas, reconoce ahora que la fecha dependerá del Banco Central Europeo (BCE). "No podemos manejar fechas, porque no depende de nosotros sino del supervisor", ha asegurado este jueves durante la rueda de prensa virtual de presentación de resultados de 2020.

Bankinter ha cerrado 2020 con un beneficio neto de 317 millones de euros, un 42% menos que el ejercicio previo debido a las provisiones que ha tenido que realizar para cubrirse de los riesgos del coronavirus, pero supera las perspectivas del mercado, que esperaba un resultado de 286 millones de euros. La bolsa ha reflejado positivamente los resultados de la entidad, que ha liderado las subidas del Ibex 35 cerrando con un avance del 4,31%.

Bankinter cerrará el ejercicio 2020 con unos beneficios de 286,2 millones de euros, un 48% menos que en 2019, según la previsión del consenso del mercado de Bloomberg. El banco será el primero en dar inicio a la temporada de resultados de la banca, con la presentación de sus cuentas el 21 de enero. Los analistas apuntan a que la entidad se ha visto finalmente obligada a incrementar las provisiones en este cuarto trimestre para cubrirse frente a los futuros impagos en créditos que deje la pandemia y los deterioros, que oscilarán en una horquilla de entre 100 y 120 millones de euros.

La banca mejorará los resultados del cuarto trimestre del año apoyada en la mejora de los ingresos por comisiones, que crecen hasta un 6% frente al segundo trimestre, fecha en la que el sector obtuvo los peores resultados en facturación del año por el impacto que dejó el confinamiento total durante la primavera.

La banca española da carpetazo a 2020 con unas pérdidas de 5.500 millones de euros a causa de la crisis sanitaria, según las estimaciones del consenso del mercado. Pese a los números rojos, las entidades han logrado ir reconstruyendo ganancias en los dos últimos trimestres del ejercicio y reducir su resultado negativo en un 50%, frente al pico máximo que alcanzaron a cierre del primer semestre, en plena eclosión del coronavirus, con unas pérdidas conjuntas que superaron los 11.200 millones.

Standard & Poor's retrasa para la primera mitad de 2022 la entrada del grueso de la morosidad en la banca española a causa del impacto que pueda dejar la crisis sanitaria en las empresas y familias españolas. La agencia de calificación, no obstante, prevé que el ratio de mora no alcance los niveles de la última crisis económica, que en 2013 llegó a situarse en torno al 13%, y que se sitúe entre el 9,5% o el 10% como máximo, frente al 4,5% actual. "Pensamos que, en nuestro escenario central, el impacto de la crisis en el balance de las entidades puede ser manejable", aseguró Luigi Motti, responsable de Análisis de Instituciones Financieras EMEA de S&P Global Ratings durante la presentación de hoy del 'Informe Global Perspectivas 2021'.