BBVA Research, el departamento de estudios y análisis del grupo financiero, empeora su previsión de la economía por el coronavirus. La entidad, que al inicio de la crisis estimó una caída del PIB para 2020 de entorno al 8%, determina ahora que el descenso será mayor, de hasta el 11,5%, por la mayor duración del confinamiento y la caída del consumo. Además, el banco prevé que la tasa de paro se sitúe en el 17% a cierre de este ejercicio.

Las entidades bancarias españolas prevén endurecer los criterios de concesión y condiciones del crédito a las empresas este tercer trimestre del año, una vez se terminen de distribuir los préstamos concedidos a través de los avales del ICO. El mensaje de la banca española es claro: se cierra el grifo ante el empeoramiento de la economía y el mayor riesgo percibido, tal y como se desprende de la Encuentra sobre Préstamos Bancarios publicada este martes por el Banco de España.

Los créditos avalados por el ICO para dar pulmón a las empresas, pymes y autónomos afectados por la pandemia han doblado el negocio de la banca española en este segmento con respecto al periodo precrisis. Las entidades financieras concedieron préstamos a las compañías en abril por un volumen de 53.342 millones de euros, una cifra que no alcanzaban desde diciembre de 2011 (56.800 millones de euros), antes de la crisis financiera que llevó a la reestrucutación del sector bancario y a cerrar el grifo de la financiación para asumir menos riesgo.

El fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre las renegociaciones de las cláusulas suelo pone en jaque los acuerdos a los que la banca está llegando con los clientes que tienen hipotecas ligadas al IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios) para evitar litigios. La justicia europea determinó en la sentencia que se conoció ayer que no se opone a las novaciones que las entidades realizaron con los clientes en materia de cláusulas suelo, pero sí señala que deben ser los tribunales españoles los que analicen caso por caso si en esos pactos se dio falta de transparencia. En el caso de que los jueces nacionales consideren que las renegociaciones fueron abusivas, los clientes podrían recuperar lo pagado de más por la existencia de estas cláusulas en sus contratos hipotecarios.

El Banco Santander ha lanzado su primera hipoteca cien por cien online para reactivar el mercado, tras el parón por el confinamiento. El nuevo producto, que ha empezado a comercializar este jueves, abarata el precio de la hipoteca, que en el segmento a tipo variable se sitúa el primer año a 1,59% TIN y a partir del segundo, a euribor+0,79%. El precio a tipo fijo es del 1,30% TIN a 15 años y del 1,70%, a pagar en 30 años.

Nuevo golpe judicial para la banca. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) abre la puerta a nuevos litigios por las renegociaciones de las entidades con los clientes que tenían cláusulas suelo para evitar demandas. Según el tribunal europeo, los jueces nacionales debe revisar si estas renegociaciones son transparentes y el consumidor estaba informado de lo que suponía firmarlas. La sentencia supone un golpe a la decisión del Tribunal Supremo de 2013 que cerró la puerta a reclamar a aquellos clientes que habían firmado novaciones de los contratos hipotecarios con cláusulas suelo. Ahora, el TJUE permite a estos usuarios acudir a los tribunales.

Las entidades españolas devolvieron el año pasado 2,5 millones de euros a los clientes a través de las reclamaciones interpuestas por los usuarios ante el Banco de España. Según informa el organismo, el 80% de las solicitudes fueron resultas a favor de los usuarios. Concretamente, la banca recibió en 2019 un total de 14.638 reclamaciones, un 25,7% menos que en 2018. La cifra se estabiliza tras la avalancha de quejas de los últimos años y se sitúa a niveles de 2012, antes de que la sentencia de las cláusulas suelo disparara los asuntos a 34.600 en 2013 y que el fallo sobre los gastos hipotecarias, elevara las reclamaciones a 40.100 en 2017.