Economía

¿Unos tipos al 8%? Powell pone en duda su hoja de ruta: estas son las previsiones de los expertos

  • Powell defendió que es probable que los tipos deban ser más altos

Wall Street ya no tiene dudas, los próximos pasos de la Fed son ahora un misterio. Los mercados llevaban meses rumiando la idea de que Jerome Powell se saltaría su hoja de ruta marcada en diciembre para ir más allá en el endurecimiento de los tipos para contener a la inflación. El propio presidente confirmó que esta es la opción principal ahora mismo en su última intervención ante el Congreso. Durante el acto afirmó que "es probable que el nivel final de los tipos de interés sea más alto de lo anticipado anteriormente" dada la fortaleza de la economía de EEUU. Ahora, con el 'dot plot' en un segundo plano, los expertos se han lanzado a intentar anticiparse a la gran pregunta: ¿qué hará la Fed?

En la hoja de ruta de la Fed se preveía que los tipos acabarían el año 2023 en el entorno de entre el 5% al 5,25%. Además los miembros de la Reserva Federal apuntaban a unos niveles siempre superiores al 4% en 2024. La mayoría de los miembros afirmaban que se mantendrían por encima del 3% en 2025. Solo un 'halcón solitario' afirmaba que la Fed necesitaba unos tipos al 5,5% sine die. Sin embargo la mayoría coincidía en que el techo estaba en las cifras de 2023, una marca que ahora está en entredicho.

En su intervención el pasado mes de febrero, Powell optó por ver el vaso medio lleno y celebrar que la inflación estaba cayendo, dando por buenas las medidas que habían tomado hasta entonces. Aun así, admitió que los precios no se habían moderado hasta el ritmo que esperaban, y dejó la puerta abierta a endurecer un poco más la política monetaria si los datos indicaban que la inflación se resiste a caer.

Y por esa puerta abierta se han empezado a colar los directivos más 'hawkish' de la Fed, que creen que, efectivamente, los datos están siendo mucho peores de lo que esperaban para estas alturas.

El primero en disparar fue Neel Kashkari, presidente de la Fed de Minneapolis, que apostó por subir los tipos hasta el entorno del 5,25%-5,5%, 25 puntos básicos más de lo que esperaba el 'dot plot'.

A esas declaraciones les siguieron las de John Williams, presidente de la Fed de Nueva York, que apostaba igualmente por elevar los tipos de interés hasta el 5,25%-5,5% a finales de año.

E incluso los más 'dovish', como Raphael Bostic, de Atlanta, creen que "habrá que subir los tipos de interés hasta un rango de entre el 5% y el 5,25% y dejarlos ahí hasta bien entrado 2024", rechazando de plano la expectativa de que empezara a haber recortes de tipos a finales de este mismo año.

Lo que sí parece estar claro es que la próxima reunión va a tener sobre la mesa una subida de medio punto, hasta ese 5%-5,25%, como ya han sugerido el propio Powell, la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester (que dijo haberlo pedido ya en la reunión de febrero), o el de la Fed de San Luis, James Bullard. Una subida así de brusca hasta lo que se pensaba que sería el pico final del año haría muy probable alguna subida más. Y Powell ya lo estuvo avanzando en su discurso de ayer: "Habrá que subir los tipos más de lo previsto".

Los expertos apuntan a un 6%

En la jornada del jueves, BlackRock ya ha salido a la palestra para defender que este mismo año veremos unos tipos al 6%. De hecho, el analista Rock Rieder ha avisado que toca acostumbrarse a este nuevo techo porque "hay una posibilidad razonable de que los suban a esos niveles y los mantengan durante un periodo prolongado".

El experto defendió que "esto se debe en parte al hecho de que la economía actual ya no es tan sensible a las tasas de interés como la de décadas pasadas, y su resiliencia, aunque es una virtud, complica las cosas para la Fed".  Respecto al camino para llegar a este punto, dan por hecho que habrá una subida de 50 puntos básicos esta misma reunión de marzo que se producirá los días 21 y 22.

Por su parte, la analista Dominique Dwor-Frecaut, antigua asociada de la Reserva Federal de Nueva York, se mantiene firme en su audaz postura de hace un año: según ella, la Fed necesita subir su tipo de interés de referencia al 8%, frente al nivel actual del 4,5%-4,75%, para estabilizar la inflación, y aún podría conseguirlo.

Goldman, por su parte, dejó claro antes de las palabras del presidente que su escenario es el 5,5%. "Así que creemos que otros 75 puntos básicos (hasta el rango 5,25%-5,5%) a partir de aquí sin recortes hasta 2024 parece un resultado más probable". El economista de Bank of America Michael Gapen, a pesar de que no daba una cifra concreta apuntaba a que "el techo será más alto de lo que apuntan las estimaciones del mercado".

Mohammed Apabhai, estratega jefe de Citi para Asia Pacífico, veía los tipos en el 6%. Aunque ese camino podría ser más accidentado de lo que pensamos, pues apostaba por "recortes este año", pero "después de que la Fed saque su lado más agresivo" una posibilidad que, según defendía el experto "el mercado aún no está contemplando".

Por su parte, el Steven Blitz, economista senior de TS Lombard, ha avisado en declaraciones a la CNBC de que las subidas de tipos de interés "no van a parar" hasta que Powell "vea una recesión" o "aumente el desempleo". Ex experto manifiesta que "no hay una tasa máxima, no tienen ni idea de donde se asienta la inflación".

Todo depende de la solidez con la que aguante la economía de EEUU. Un ejemplo de esto son las cifras de vacantes de empleo publicadas en el día de hoy. Estas han bajado, pero han sido mejores de lo esperando con 10.824 millones de ofertas de empleo. Si esta clase de datos se siguen sucediendo, la Fed tendrá vía libre para pisar el acelerador frente a la inflación, mientras que un eventual golpe en el mercado laboral, los salarios o una amenaza de recesión pueden obligar a dar marcha atrás y limitar las alzas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud