Víctor Ventura

Redactor de elEconomista

Joe Biden ya es el 46º presidente de los EEUU. Unos diez minutos antes de lo previsto, el veterano demócrata prestó juramento en un acto tranquilo pero atípico, lleno de medidas de seguridad y distanciamiento por el covid. En su discurso de investidura, el mandatario no se refirió en ningún momento a Trump, pero celebró que "la democracia de EEUU ha sobrevivido a su prueba más dura" y prometió que el país "está de vuelta en el mundo", para reparar alianzas y liderar de nuevo a la comunidad internacional.

Cuatro años después de prometer que la "matanza americana" terminaría "aquí y ahora", Donald Trump se dispone a abandonar la Casa Blanca a primera hora del miércoles, cinco horas antes de que Joe Biden tome posesión como 46º presidente de los EEUU. Detrás deja 25.000 soldados de la Guardia Nacional desplegados por Washington -una escena digna de Bagdad o Kabul-, un récord histórico de desaprobación, una mayoría demócrata en las dos Cámaras del Congreso, dos impeachments, una deuda pública desbocada y un legado que ha cambiado el mundo y que marcará un antes y un después en la historia de su país y de la globalización.

El mal estado de las infraestructuras en EEUU es uno de los temas que todos los presidentes ponen en algún momento sobre la mesa en sus mandatos, y que normalmente no suele ir muy lejos. Pero la necesidad de un fuerte estímulo económico para reactivar el empleo tras el covid puede ser el desencadenante perfecto para empujar al Congreso de EEUU a gastar por una vez. Y las cifras de las que se habla pueden ser enormes: varios billones de dólares para renovar carreteras, puentes, vías o aeropuertos y construir centrales de energía renovable.

El Gobierno británico tiene sobre la mesa una decisión muy dura que puede marcar un antes y un después en la economía del país. Después de un año aciago para las cuentas públicas de toda Europa, el Reino Unido se debate estos días entre dar por terminadas las ayudas a los más desfavorecidos o extenderlas, sacudiendo por completo el gasto público del país. Una decisión en la que el ministro de Hacienda, Rishi Sunak, que quiere darlas por terminadas el próximo día 31 de marzo, se enfrenta a la oposición, a parte de sus compañeros de Gabinete y a diputados de su propia bancada.

Uno de los principales argumentos para el Brexit era que las regulaciones europeas estaban asfixiando a las empresas británicas, y que sin ellas podrían florecer hasta niveles nunca vistos. Ahora que la salida de la UE ya es una realidad, el Gobierno británico está tratando de encontrar algún punto en el que aprovechar su recuperada soberanía y justificar todo el proceso. Y el primer tema que está sobre la mesa, según informa la prensa británica, es la regulación de horarios laborales europea, que el Ejecutivo de Boris Johnson estaría pensando modificar.

Casi un año después del primer juicio contra Donald Trump, Washington vive un 'déjà vu'. Este miércoles, la Cámara de Representantes aprobó por primera vez en la historia la segunda imputación formal de un presidente, en este caso por insurrección tras el intento de golpe de Estado ocurrido la pasada semana. Un acto sin precedentes que el mandatario alentó en un discurso minutos antes de que sus seguidores, a los que se dirigía, asaltaran el Capitolio y provocaran cinco muertos en el caos que desataron. El resultado de la votación fue de 232 a 197 votos: a la unánime mayoría demócrata en la Cámara Baja se le sumaron diez republicanos y otros cuatro se abstuvieron, en una muestra de la brecha que está empezando a romper el Partido Republicano y que puede llevar a Trump a ser condenado en los últimos instantes de su presidencia.

Tras varias semanas sin hablar a los periodistas, el presidente saliente de EEUU, Donald Trump, ha hecho unas breves declaraciones a la prensa antes del que será uno de sus últimos actos como mandatario. Trump ha defendido su mitin el pasado 6 de enero, en el que animó a cientos de seguidores a "marchar al Capitolio" minutos antes de esas mismas personas asaltaran el Congreso, y ha insistido en que fue "totalmente apropiado".

La tercera gran burbuja del bitcoin parece haber llegado al momento de la verdad. La criptomoneda registra pérdidas del 20% esta semana después de tres meses de subida fugaz en los que llevó a cuadruplicar su precio, en lo que BofA tildó de "la madre de todas las burbujas" en un informe del pasado jueves. Un alza y caída en el que destaca el efecto del 'tether', el 'token' que sostiene el mercado de criptodivisas y que es el principal artífice de su crecimiento.