Economía

Powell abre la puerta a volver a subir los tipos 50 puntos básicos: "Habrá que incrementarlos más de lo previsto"

Jerome Powell, en el Comité de Banca del Senado. Foto: Reuters

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha anunciado que el banco central está dispuesto a volver a subir el ritmo de las alzas de tipos si la inflación persiste, volviendo a los aumentos de 50 puntos básicos si es necesario. Un tono 'hawkish' con el que quiere dejar claro que la Fed no piensa dar por solucionado el problema antes de tiempo, y que ha provocado una reacción inmediata a la baja en los mercados.

En el discurso de política semianual ante el Comité de Banca del Senado, el presidente de la Fed advirtió de que los datos "han sido más fuertes de lo esperado", lo que significa que "es probable que el nivel final de los tipos de interés sea más alto de lo anticipado anteriormente. Si la totalidad de los datos indicara que se justifica un endurecimiento más rápido, estaríamos preparados para acelerar el ritmo de las subidas de tipos", concluyó.

En concreto, Powell puso el foco sobre el sector servicios, en el que los precios se resisten a bajar pese al frenazo en la categoría de bienes. "Para restaurar la estabilidad de precios, necesitaremos ver una inflación más baja en este sector, y es muy probable que haya cierto debilitamiento en las condiciones del mercado laboral", dijo.

Wall Street ha reaccionado a estas palabras con una caída inmediata, mientras que los operadores ya asumen un pico máximo en los tipos del 5,61% para este año y una subida de medio punto para la próxima reunión del 22 de marzo.

Miedo a una inflación persistente

Powell ha pronunciado estas palabras en un contexto donde todo el foco de los mercados está puesto en la Fed. La Reserva Federal ha entrado en una fase clave de su ciclo de subidas de tipos. Desde marzo de 2022 la institución monetaria optó por iniciar una subida incansable de los tipos de interés y una reducción del balance. Empezando el año con los tipos en el 0%, arrancó con una subida de 25 puntos básicos, seguida de tres incrementos consecutivos de 75 puntos, uno de 50 puntos y, finalmente, uno de 25 en la última reunión. En total, 450 puntos básicos repartidos en ocho subidas en lo que ha sido una de las mayores alzas en un breve espacio.

Esta última cita fue especialmente clave debido a que, no solo se confirmó la desaceleración de estas alzas, sino que en la rueda de prensa posterior a la misma el presidente de la Fed afirmó que solo quedaban "un par de alzas más" para dar por cerrado el ciclo. La idea de la Fed sería mantenerlo un tiempo en el entorno de entre el 5% al 5,25% durante todo este 2023 y empezar con leves bajadas en 2024.

Sin embargo las dudas han crecido desde esta reunión. La inflación se ha mostrado más resiliente de lo esperado. El último dato del IPC en Estados Unidos muestra una caída de solo una décima hasta el 6,4%, rompiendo la racha de moderación y desatando la incertidumbre de los mercados sobre la posibilidad de una Fed más agresiva. La inflación subyacente también ha mostrado una débil caída de solo una décima al situarse en el 5,6%. Por su parte, diversos miembros del comité, como Raphael Bostic, presidente de la institución de Atlanta, han pedido dejarlo en un entorno superior al 5% "hasta bien entrado 2024".

El pasado mes de febrero, Powell sacudió a Wall Street en unas declaraciones en las que tocó el tono 'dovish' y el 'hawkish' a partes iguales: celebró la bajada de la inflación sin que provocara una subida del desempleo, pero advirtió de que los datos no estaban siendo tan positivos como esperaban, y que no descartarían subir los tipos más de lo previsto si los precios no bajaban al ritmo deseado. El miedo ahora es que el 'aterrizaje suave' de la economía se atasque y haya que mantener los tipos más altos durante mucho más tiempo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud