Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed confirma la ralentización: sube 25 puntos básicos los tipos hasta máximos de 2007

  • Es el octavo ajuste desde que se inició el ciclo en marzo
  • En este periodo, las subidas ascienden a los 450 puntos básicos
  • Los efectos de la restricción monetaria ya se notan en la economía

La Reserva Federal (Fed) ha cumplido con el guion, elevando los tipos de interés en solo 25 puntos básicos, llevándolos al entorno de entre el 4,5% y el 4,75%. Con esta subida, los costes de financiación se sitúan en su nivel más alto desde 2007. Según su último comunicado, reconocen que la inflación ha descendido, pero no lo suficiente.

Además, la Fed abre la puerta a más subidas de tipos, que "serán apropiadas" para lograr una orientación de su política lo suficientemente restrictiva para lograr el objetivo de estabilidad de precios, en el 2%, detalla el comunicado. Con este último ajuste, el banco central da un paso atrás en la envergadura de las subidas desde la anterior de 50 puntos básicos y baja aún más desde los 75 puntos básicos de noviembre. En todo caso, desde que emprendió el ciclo de restricción, ya ha elevado el precio del dinero en 450 puntos básicos, lo que tendrá en cuenta de cara a futuras ocasiones, matiza el organismo.

Por otro lado, se mantienen sin cambios los planes de reducción del balance, reinvirtiendo los principales de la deuda que venzan, a excepción de 95.000 millones de dólares cada mes, entre bonos del Tesoro y títulos hipotecarios.

En su posterior rueda de prensa, el presidente de la Reserva Federal ha explicado cuantas alzas más quedan. Powell ha afirmado que "estamos hablando de un par de subidas de tipos de interés más". En ese sentido, ha proseguido alegando que "aún queda recorrido para la subida de tipos".  Además, ha incidido en que los tipos se mantendrán altos durante todo el año y sin bajadas. "Si la economía evoluciona según nuestras previsiones, no será apropiado bajar los tipos este año", 

El presidente añadía que la institución está "fuertemente comprometida" con la reducción de la inflación y añadió que "sin estabilidad de precios, la economía no funciona para nadie". A pesar de ello, Powell celebra los datos de la inflación recientes, pero afirma que aún es muy pronto y que la Fed "necesita más datos para asegurarse de que la subida de precios se reduce de forma sostenida". 

El presidente ha añadido que "reducir la inflación probablemente conllevará una tasa de crecimiento por debajo de la media y un enfriamiento del mercado laboral", ha avisado Powell durante su intervención. No obstante, también ha indicado que el mercado laboral continúa vigoroso.

Tras su rueda de prensa, en la que ha abierto la posibilidad a que estemos rozando el final del ciclo de subidas, los mercados han reaccionado con euforia, pasando de pérdidas a alzas del 2,24% en el caso del Nasdaq 100 o del 1,28% en el del S&P 500.

La hoja de ruta de la Fed se mantiene intacta por el momento. Según su Dot Plot, publicado en la reunión de diciembre, la institución esperaba entonces que a lo largo del año los tipos fueran subiendo hasta situarse entre el 5% y el 5,25%. Sin embargo, lo llamativo de este documento no fue tanto la cifra de la subida sino el tiempo que la economía viviría con estos niveles en el precio del dinero. La hoja de ruta apuntaba a un 2023 completo en dichos niveles y que en 2024 solo bajasen hasta el 4%.

A lo largo del 2022, la Reserva Federal emprendió una de las subidas más rápidas y agresivas de la historia. Powell empezó el año con los tipos en el 0%, un 'status quo' que rompió en marzo, cuando el alza fue de 25 puntos básicos. Después, vinieron los 50 puntos básicos y cuatro incrementos consecutivos de 75 puntos básicos. Ya en diciembre el banco central decidió dar un pasito atrás con 50 puntos básicos de subida. Ahora, baja una marcha más, con el cuarto de punto. En total, 450 puntos básicos de diferencia divididos en 8 subidas. Todo ello para contener una inflación que se ha ido arraigando tras los estímulos de los bancos centrales por la pandemia, una crisis de suministros y la guerra de Ucrania.

Tras elevar el precio del dinero en ocho ocasiones, los efectos de la política restrictiva del banco central ya se perciben en cierta medida en la economía. Este miércoles y a lo largo de la semana se han ido conociendo datos macroeconómicos que reflejan un enfriamiento del mercado laboral y que justifican esa moderación en los ajustes. Sin embargo, la Reserva Federal (Fed) sigue calificando la situación del empleo como sólida, aunque sí advierte un estancamiento del consumo y de la producción. 

Lo que sí ha recogido hoy la encuesta de ADP de empleo es una cierta debilidad en la creación de puestos de trabajo. Este mes se han creado 106.000 nóminas no agrícolas, una cifra que contrasta con lo que sucedía un año antes, cuando esa cifra ascendía a los 350.000 empleos. Por otra parte, el aumento de los salarios se ha moderado, lo que contribuye al control de la inflación. Asimismo, el mercado inmobiliario está corrigiendo, ya que el precio de la vivienda ha caído por quinto mes consecutivo, según el Índice Case-Shiller de noviembre.

Paralelamente, la inflación se ha moderado pese a que sigue triplicando el objetivo de estabilidad de precios. El Índice de Precios al Consumo (IPC) se situó en diciembre en el 6,5%, el último dato disponible en Estados Unidos. La tasa de inflación es dos puntos porcentuales inferior a la de marzo, en el 8,5%, cuando la Fed inició el ciclo de subidas. Esta moderación se viene produciendo desde verano, desde julio. Todo ello no implica, como especifica la Fed, que se hayan acabado los ajustes. 

¿Qué hará ahora la Fed?

A falta de unos minutos para que arranque la comparecencia de Powell, lo que sí se ha confirmado, por ahora, son las expectativas del mercado el alza efectuada. El consenso de Bloomberg daba por hecho con una probabilidad del 90% que la subida de tipos sería de 25 puntos básicos, tal y como ha acabado sucediendo. Respecto a los análisis que planteaban los expertos, todos partían de la base de esta subida y apuntaban a que esta reunión podría arrojar algo de luz sobre los próximos movimientos de la institución.

"Esperamos que Jerome Powell mantenga la puerta abierta a una pausa en las subidas de tipos en la reunión de marzo, sujeta a las perspectivas tanto de la inflación como de la actividad económica real", defiende François Rimeu, estratega senior de La Française AM. Por su parte, Thomas Hempell, responsable de estudios macroeconómicos y de mercado de Generali Investments sostiene que "la hoja de ruta de diciembre sugiere nuevas subidas en marzo y mayo". Tiffany Wilding, Economista para América del Norte, y Allison Boxer, Economista, en PIMCO, creen que Powell mantendrá un perfil duro, sin dar pie a una relajación pronto.

Por otro lado, Jonathan Pingle, el economista jefe de UBS en el país, defiende que a pesar de que el mercado cada vez tiene más confianza en un Fed más laxa, "es demasiado pronto para una pausa". Posición con la que se alinea Ellen Zentner, economista jefe de EEUU para Morgan Stanley, que explica que "hay una clara desconexión con el mercado" porque "es probable que estos niveles de tipos de interés se mantengan durante mucho tiempo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud