El impacto del covid-19 ha vuelto a disparar la preocupación de los españoles por su situación laboral. Según el último Eurobarómetro publicado este viernes, y correspondiente a los meses de julio y agosto, un 47% de los españoles eligió el desempleo como uno de los dos principales problemas que encara su país, muy por encima del 28% de media en la UE. E incluso casi alcanzó a la salud, la principal preocupación con un 50%.

La crisis de covid-19 vuelve a confirmar que la historia no se repite, pero rima. Esta recesión no se parece a la de hace una década en sus causas o en las respuestas que ha generado. Pero, como sucediera tras la debacle financiera, el fantasma de una recaída sobrevuela Europa, mientras instituciones y analistas muestran su preocupación por los potenciales efectos secundarios en el tejido empresarial y el empleo.

El fondo de recuperación continúa con su tortuoso y complicado proceso de ensamblaje. El acuerdo histórico de los líderes de julio sirvió para romper tabúes y fijar el nivel de ambición. La UE pedirá prestada la cifra récord de 750.000 millones de euros, un endeudamiento sin precedentes, que luego ofrecerá a los países como ayudas no reembolsables y préstamos para superar la crisis causada por el covid-19.

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea al cargo de Economía, Valdis Dombrovskis, pronto pasará el relevo del dosier de Finanzas a la irlandesa Mairead McGuinness. A cambio, el letón sumará también Comercio a sus competencias. Pero antes de deshacerse de la parte de mercados financieros, Dombrovskis se despidió con un megapaquete legislativo en áreas que han sido dos de sus principales frentes de batalla durante los últimos años: la construcción de una unión de mercado de capitales en Europa y el desarrollo de las finanzas digitales en la Unión.

El fondo europeo de recuperación de 750.000 millones de euros, que ultiman los Estados miembros y el Parlamento Europeo, llegará con condiciones. Los países tendrán que presentar reformas para desbloquear la ayuda. Pero la condicionalidad podría ir incluso más allá, dado que el artículo 9 incluido en la propuesta podría llevar a la suspensión de los desembolsos si los países no cumplen con las metas fiscales que les marca la Comisión Europea.

economía

El BCE lleva tiempo alertando sobre las mismas faltas en la zona euro. La moneda común necesita completar la unión bancaria con una garantía de depósitos común. Y debe añadir una capacidad fiscal para absorber shocks asimétricos. El nuevo fondo de recuperación de 750.000 millones de euros, bautizado como Próxima Generación Europa, se parece mucho a lo que echa en falta la zona euro. En particular, el nuevo Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia, que canalizará los 360.000 millones en préstamos y un 80% de las ayudas a fondo perdido (312.500 millones)

Economía

Europa está acostumbrada a crisis de todas las dimensiones y periodos con todas las turbulencias. Las hipérboles y los superlativos suelen poblar discursos y artículos. Sobre todo al principio de cada año o a la vuelta del verano, cuando se levanta la vista para otear las prioridades y desafíos para los próximos meses. El estallido de la pandemia del covid-19 no solo ha dado uno de los mayores vuelcos a la agenda de la UE en comparación con el arranque del año.

El acuerdo que cerraron los líderes europeos a las 5.30 de la mañana tiene tantas interpretaciones como lectores. Así suele suceder con las conclusiones de las cumbres europeas. Tras cinco días de duras negociaciones, presiones y concesiones, quedan algunos claros vencedores, como el húngaro Viktor Orban, pero nadie sale derrotado con un pacto que, como todos participantes coincidieron, no solo es bueno sino histórico para Europa. "También lo es para España", resumió tras el encuentro el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Economía

Los líderes de la UE se quedaron esta mañana a 30 minutos de haber concluido la cumbre más larga de la historia del bloque. La cita de Niza, en el año 2000, continuará manteniendo la marca. Sin embargo, el resultado obtenido en la primera cumbre presencial desde el confinamiento, tras cinco días de intensas negociaciones, ha pulverizado precedentes y marcará un antes y un después en la historia de la UE. Los jefes de los 27 Ejecutivos consiguieron cerrar el acuerdo del fondo de recuperación frente a la crisis del covid-19, y atar el presupuesto plurianual para los próximos siete años. En total, unos 1,8 billones de euros hasta 2027, el mayor paquete económico en siete décadas de historia de la UE, para dar respuesta a la recesión más profunda desde que nació el proyecto comunitario.| Todas las reacciones al pacto histórico.

Los líderes europeos, reunidos en Bruselas desde el viernes, iban camino de hacer historia. La cumbre para aprobar el fondo de recuperación frente a la crisis del covid-19, y para cerrar el presupuesto plurianual para los próximos siete años, tenía posibilidades de superar a la de Niza del año 2000 como la más larga en siete décadas de historia de la UE. Un encuentro único para atar una respuesta sin precedentes a la mayor recesión desde que nació el proyecto comunitario, y la pandemia más seria en el último siglo.