Francisco de la Torre Díaz

Economista e inspector de Hacienda del Estado (SE). Exdiputado en el Congreso

Lo que no puede ser no es, y, además, es imposible. Si todo el mundo quiere vivir en el mismo barrio, los precios de los pisos allí inevitablemente subirán. Las dos únicas formas, en una economía de mercado, de reducir los precios son aumentar la oferta y reducir la demanda. Todo esto es elemental y poco discutible. Y esto no es sólo teoría económica, es simplemente experiencia de vida. En los muchos años que he vivido de alquiler, mi arrendamiento más barato fue en la playa de Cambrils, cuando trabajaba en Reus. Durante diez meses al año, mi edificio estaba vacío. Eso sí, en Barcelona y en Madrid los alquileres, por el mismo número de metros cuadrados eran bastante más caros, pero los edificios no estaban precisamente vacíos.

El pasado domingo Joan Laporta, como en 2003, volvió a ganar las elecciones a la presidencia del FC Barcelona. Parece que fue ayer. Sorprendentemente, el jueves pasado una sombra del pasado, anterior a su presidencia, puede condicionar su mandato. El pasado jueves, el Barça perdía en Luxemburgo, y con él, el Real Madrid, el Osasuna y el Athletic de Bilbao. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea revocaba, en casación, una sentencia del Tribunal General de la Unión Europea. En consecuencia, se ratificaba la legalidad de la decisión de ayudas de Estado tomada por la Comisión Europea en referencia a estos cuatro clubes de fútbol. El resultado es que se ordena al Reino de España "que recuperase de los beneficiarios la diferencia entre el impuesto de sociedades abonado y el impuesto de sociedades que habrían debido abonar si hubieran tenido la forma jurídica de S. A. D., a partir del ejercicio fiscal de 2000 (artículo 4, apartado 1), salvo en el supuesto de que la ayuda debiera calificarse de ayuda de minimis (artículo 2)."

Donald Trump ha vuelto a ser declarado "no culpable" en un juicio de impeachment. Trump ya había perdido las elecciones y el principal riesgo para él era que ya no pudiese volver a presentarse. De momento, y gracias a la previsión constitucional de que el Senado debe aprobar la condena por 2/3, es decir en este caso, 67 votos si todos los senadores están presentes, a Trump no se le han exigido responsabilidades políticas por incitar el asalto al Capitolio.

Hace unos días, algunos economistas, encabezados por Thomas Piketty, hacían una propuesta revolucionaria a través de un manifiesto: "la anulación de la deuda pública en manos del Banco Central Europeo (BCE)". En menos de 24 horas, el vicepresidente del BCE, el español Luis de Guindos, señalaba que esta propuesta "no tenía sentido económico y financiero", además de ser contraria a los Tratados de la Unión Europea. Al día siguiente, la presidenta del BCE, Christine Lagarde insistía públicamente en el rechazo frontal del BCE a la propuesta.

"Los impuestos son el precio que pagamos por la Civilización. En la selva no existen", Oliver Wendell Holmes. Es una cita muy repetida, pero hoy en 2021 con la pandemia del Coronavirus haciendo estragos, es probablemente más cierta que nunca. De las peores consecuencias de la pandemia sólo nos protegen las normas de higiene, las restricciones y nuestro sistema sanitario. Es probable y muy deseable que en unos meses también nos protejan las vacunas.

Joe Biden es el presidente electo de Estados Unidos que más votos ha recibido en unas elecciones presidenciales. Este hecho parecería indicar un apoyo popular sin precedentes. Sin embargo, su rival Trump recibió en las elecciones de noviembre de 2020 más votos que cuatro años antes, cuando ganó las elecciones en el Colegio Electoral. No sólo es que Trump tenga muchos partidarios, es que una parte de ellos no reconocen la legalidad de las elecciones presidenciales. Incluso, algunos de ellos, alentados por el propio Trump, asaltaron el Capitolio, sede del Congreso de los Estados Unidos, impidiendo durante varias horas la proclamación de Biden como presidente electo.

“Es el mercado, amigo”. En realidad, la subida del precio de la luz es una cuestión de oferta y demanda. Si hay una restricción de oferta, porque no hace sol ni viento, apenas hay producción renovable. Por otra parte, si se necesita más energía eléctrica ante una ola de frío, entonces, la demanda aumenta. En estas condiciones, y teniendo en cuenta que la práctica totalidad de la energía eléctrica hay que consumirla cuando se produce, sólo se puede esperar una subida del precio de la luz.

"Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la Tierra." Así concluyó Abraham Lincoln su famoso discurso de Gettysburg en 1863. Ayer, una horda de trumpistas asaltó el Capitolio, la sede del Congreso de los Estados Unidos. Lincoln es el fundador del "Grand Old Party", el partido republicano, y también el presidente que mantuvo la Unidad de los Estados Unidos frente a la secesión de los estados sudistas. El miércoles pasado, los partidarios del último presidente republicano tomaban el Capitolio al asalto.

Sin salud no hay economía. Por esa obvia razón, la Pandemia del Coronavirus además de una serie interminable de tragedias, también ha supuesto un desastre económico sin precedentes en el mundo entero. Pero, dentro de este desolador panorama, algunos datos resultan sorprendentes. Por ejemplo, en el momento en que escribo estas líneas, el bono español a diez años, cotiza en negativo. Esto quiere decir que hay inversores que pagan por colocar a diez años su dinero en deuda española. ¿Esto es un índice de enorme confianza en la economía y la Hacienda española, falta de mejores alternativas o que todo el mundo se ha vuelto loco?

Donald Trump no quiso renovar en 2018 a Janet Yellen como presidenta de la Reserva Federal, banquera central de los Estados Unidos. Ahora Yellen será la encargada de lidiar con la herencia económica de Trump como nueva secretaria del Tesoro de los Estados Unidos. Como solía repetir Josep Pla, citando a Montaigne, “la vida es ondulante” es decir, como decimos otros, la vida da muchas vueltas.