Hacienda ha pagado 699 millones de euros a BBVA por el ajuste en el fondo de comercio de su filial de Estados Unidos realizado antes de su venta. Según la contribución fiscal del banco correspondiente a 2020, el tipo nominal del gravamen por Sociedades en España es el 30%, pero debido a ciertos efectos y singularidades, principalmente el deterioro de la franquicia norteamericana, no ha provocado un gasto. Todo lo contrario, ha supuesto una devolución neta en caja por dicho importe.

Bankia, a pesar del dinamismo comercial que ha registrado sobre todo la recta final de año pasado, ha perdido más de 300.000 clientes como consecuencia de la pandemia y de la subida de la comisiones a los clientes menos vinculados para mejorar la rentabilidad.

BBVA prosigue con sus medidas de ajuste antes de lanzar su plan de despidos masivos de trabajadores en España antes de que termine el primer semestre de este año, una medida en la que no se descarta que se aplique un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Mapfre logrará unos ingresos de 106 millones de euros con la venta de varios solares en Madrid para la construcción de viviendas, una operación que espera cerrar a lo largo de este año. La aseguradora selló un acuerdo con Gestilar a finales de diciembre para traspasarle distintos terrenos en Vallecas y Getafe, en el marco de la operación más importante de Build ad Rent sellada en nuestro país. Según avanzó elEconomista, Gestilar se ha comprometido a revender los pisos que construya a DWS -gestora controlada por Deutsche Bank- por 240 millones. La finalidad será el alquiler, según el proyecto que cuenta con 75.000 metros cuadrados.

CaixaBank ha propuesto una nueva estructura de direcciones territoriales en el marco del proyecto de fusión con Bankia, un día después de que el consejo de administración aprobara la cúpula del grupo resultante.

CaixaBank, tal y como estaba previsto inicialmente debido a sus exigencias en la negociación, copará la cúpula directiva del grupo resultante de la fusión por absorción con Bankia. El nuevo campeón nacional contará con un equipo que apenas varía y que solo se han modificado algunos cargos con el fin de dar entrada a un número limitado de ejecutivos del grupo nacionalizado. Tres de sus 11 directivos, además del presidente.

BBVA ha dado un paso atrás en el proceso de transformación digital durante la pandemia. Tras años de crecimientos con su estrategia tecnológica no solo redujo el ritmo de aumento de las transacciones que realizan los clientes a través de los canales a distancia en España, sino que el valor económico las mismas bajó con respecto al total en 2020.

CaixaBank y Bankia van ultimando detalles sobre la operativa y funcionamiento del grupo resultante tras la fusión, que se cerrará oficialmente en marzo. Una de las últimas decisiones que han adoptado ha sido, además de configurar el equipo directivo en el que no estarán los máximos hombres de confianza de José Ignacio Goirigolzarri, la ampliación de los horarios de atención al público en las oficinas de la entidad nacionalizada, con el fin de homegeneizar las condiciones laborales.

Empresas

José Sevilla, el consejero delegado de Bankia y que ha hecho tándem al frente de la entidad junto a José Ignacio Goirigolzarri desde que ambos llegaron al banco en el 2012, no estará en la cúpula directiva de la futura CaixaBank que nazca de la fusión de ambas entidades y seguirá su trayectoria cuando se cierre la operación. Pero, tampoco formarán parte del equipo del grupo integrado otros máximos directivos, como son el consejero ejecutivo y director de Personas, Medios Tecnología, Antonio Ortega; el secretario del consejo, Miguel Crespo; y la directora de Comunicación, Amalia Blanco.