Bolsa, mercados y cotizaciones

El rebote coge consistencia y la bolsa ya mira objetivos que están a un 8,6%

Foto: iStock
Madridicon-related

El mercado ha recogido bien las últimas reuniones de los dos grandes bancos centrales mundiales -BCE y Fed-, principal catalizador en los últimos meses para las bolsas. El parón, posiblemente definitivo, de las subidas de tipos a uno y otro lado del Atlántico es la calma que los inversores venían echando en falta estas semanas, tras una corrección en la renta variable (y la fija) que ha vuelto a abrir una oportunidad de entrada en los principales índices bursátiles globales.

Ahora, los alcistas han empezado a construir esa señal de mercado necesaria para poder hablar técnicamente de un "agotamiento vendedor". Y es que, por primera vez en 14 semanas, la bolsa europea va camino de cerrar sobre los máximos de la semana anterior, que es lo mínimo exigible para confiar en que un eventual rebote sea considerado un contraataque alcista con ciertas garantías de éxito.

"En Europa, al cierre de esta semana se deberían superar los 4.082 puntos del EuroStoxx 50 y los 14.933 del Dax", incide Joan Cabrero, analista técnico y estratega de Ecotrader, quien señala que superando dichos niveles sí daría credibilidad a los toros.

Por su parte, el Ibex 35 ha continuado en las últimas horas haciendo los deberes para dar validez al rebote. En primer lugar al mantenerse sobre los 8.918 puntos, que es donde cerró el viernes pasado. Y en segundo, porque está ya en disposición de superar su directriz bajista, que pasa por los 9.200 enteros.

En este contexto, las compras realizadas tanto en uno como en otro índice en los niveles de cierre de este jueves dejarían una atractiva ecuación rentabilidad-riesgo para quien quiera tomar posiciones ahora, al ser el riesgo de caída (4% hasta el soporte de los 8.800 puntos) muy inferior al potencial que por técnico ofrece el selectivo, que tiene un recorrido del 8,6% hasta los 10.100 puntos, que "es el objetivo que tiene entre ceja y ceja desde hace meses el selectivo, lo cual supondría recuperar niveles donde cotizaba el selectivo español antes del Covid crash", señala Cabrero.

En el caso de la bolsa de referencia en el Viejo Continente, el riesgo de caída hasta esos soportes es también de un 4%, mientras que la recompensa, que sería volver a los máximos previos a la crisis de Lehman Brothers en los 4.600 puntos, estaría a un 9% de distancia, siendo igual de gratificante la entrada ahora para un inversor. Eso sí, "el objetivo a valorar de cara a un posible rally de Navidad estaría más abajo, en los 4.500 puntos", señala el experto. Tanto es así que ayer se recomendó comprar títulos de Acciona, Amadeus e Infineon en la cartera modelo de Ecotrader, elevando la exposición a bolsa hasta el 70%.

"En los comentarios tras la reunión de la Fed se percibió un sesgo de línea dura, pero también que están cómodos con las condiciones financieras actuales, por lo que el listón para nuevas subidas sigue alto, y eso es en lo que parecen haberse centrado los mercados", explican en Fidelity. En abrdn esperan que "la Fed actúe con cautela y en caso de que la actividad y la inflación se mantengan en niveles incómodos, vuelvan a endurecer la política monetaria pese a que los mercados estén en dificultades".

Mientras, en Europa, el último dato de inflación, correspondiente al mes de octubre, marcó la cifra más baja desde julio de 2021, en el 2,9% interanual, por debajo de lo previsto. Sin embargo, el crecimiento del PIB a esta orilla del Atlántico apunta a una recesión técnica en los próximos trimestres, lo cual abre la puerta a un escenario estanflacionista.

"Seguimos infraponderando EEUU y Europa aunque mejoramos nuestra visión del mercado estadounidense ante la solidez de su economía y el impacto de la IA; sin embargo, las valoraciones estadounidenses ofrecen un precio perfecto, lo que las hace vulnerables a una revisión a la baja de las expectativas de crecimiento", explican en Wellington Management. "En Europa las valoraciones están en niveles atractivos y cada vez estamos más seguros de que el BCE ha llegado al final de su ciclo de subidas ante el enfriamiento de la economía. Pese a esto, la debilidad de los beneficios empresariales y los ajutes a la baja de la rentabilidad no llevan a ser pesimistas", agregan desde la gestora.

En este sentido, el S&P 500 se puede comprar ahora a un PER 2024 de 17,4 veces mientras que el EuroStoxx 50 solo exige 11,4 veces. "Si es cierto que el ciclo de subidas de tipos de interés ha llegado a su fin, los datos históricos nos indican que podría ser un buen momento para que los inversores vuelvan a incluir la renta variable en sus carteras; si atendemos a los periodos anteriores a los que la Fed dejó de subir los tipos, la rentabilidad media de la bolsa global los siguientes 300 días fue del 11,8%", calculan en Capital Group.

Los resultados corporativos logran cumplir las expectativas

Además de la política monetaria, los inversores estos días también están muy enfocados en analizar la temporada de resultados, que ya ha superado su ecuador. Aunque en esta ocasión, las expectativas no se habían puesto tan altas como en ocasiones pasadas, la mejor noticia para el mercado es que se están superando esas previsiones. El BPA (beneficio por acción) presentado está un 8% por encima del estimado antes de comenzar la temporada en Wall Street. "En Europa los beneficios están quedándose un 7% por debajo del mismo periodo del año pasado, lejos del 13% de caída que se esperaba", explican desde Bank of America. "Las empresas europeas expuestas a mercados emergentes registran datos particularmente débiles, en especial los beneficios por acción en Alemania y Francia", agregan desde el banco estadounidense, que señalan a los países periféricos europeos (Italia y España), donde están encontrando las mejores temporadas de resultados hasta la fecha durante el tercer trimestre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud